www.madridiario.es

Nueva liberalización de horarios en los comercios madrileños

Una declaración responsable bastaría para abrir una tienda

Una declaración responsable bastaría para abrir una tienda

Por MDO
jueves 13 de octubre de 2011, 00:00h
Los comercios medianos —de hasta 750 metros cuadrados— podrían subirse al carro de la libertad absoluta de horarios si el Gobierno regional materializara esta recomendación, recogida en un informe de Economía. Además, bastaría con una declaración responsable para abrir un comercio, que de esta forma no tendría que esperar a conseguir las licencias necesarias.
Más rapidez para montar un negocio y menos restricciones para abrir cualquier día, a cualquier hora: esa es la receta que podría aplicarse en los próximos meses para facilitar la actividad de los comerciantes de la región. El departamento que dirige Percival Manglano ha trasladado este jueves al Gobierno regional un informe que sirva como base para tomar nuevas medidas de dinamización del comercio, un sector que se ha convertido en una especie de refugio contra la crisis. Al menos, en lo que a creación de empleo se refiere, con un 34% más de ocupados en el sector en la última década.

La hoja de ruta sigue en la misma línea que las anteriores medidas aprobadas por el Gobierno de Esperanza Aguirre, primero con la Ley de Modernización del Comercio de 2008 y después a través de la 'Ley de Medidas Liberalizadoras'. Consisten, básicamente, en más libertad de horarios y menos trabas para crear un nuevo negocio. Lo primero se potenciará permitiendo la libertad total de horarios a las medianas superficies (negocios de hasta 750 metros cuadrados). Lo segundo, con la eliminación de trámites burocráticos para iniciar la actividad.

Así, según avanzó el vicepresidente primero, Ignacio González, bastaría con una declaración responsable de que cumple —y va a seguir cumpliendo durante todo el tiempo que dure la actividad— con toda la normativa vigente. Este documento iría acompañado de una autoliquidación —una tasa, cuyo importe está por determinar— para obtener una autorización provisional mientras se obtienen las licencias necesarias, un trámite mucho más lento.

Según González, la Comunidad aún no ha calculado cuánto se reduciría el tiempo necesario para iniciar un negocio, ni cuál sería el impacto real de esta medida en la economía. El vicepresidente aseguró que estas medidas no supondrían tampoco una merma en las competencias ni en los ingresos que perciben los ayuntamientos por estos trámites. La intención de la Comunidad es poner en marcha estas medidas, a través de modificaciones en la ley si es necesario, antes de que termine el año.

Temor por la libertad horaria
La 'licencia exprés' es una reclamación histórica de la patronal empresarial de Madrid CEIM y sus asociados. Tanto la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM) como la Confederación de Comercios y Servicios (CECOMA) y la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) respaldaron la medida al conocerla este jueves. También lo hizo la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED). Sin embargo, la liberalización horaria no ha caído igual de bien.

El presidente de COCEM, Hilario Alfaro, declaró su "sorpresa" porque el Gobierno de Esperanza Aguirre no haya informado ni consultado al sector. Salvador Santos, máximo responsable de CECOMA, quitó hierro a la cuestión asegurando que la libertad de apertura ya existe y solo se suma a esta a los comercios más pequeños, que podrán competir con los grandes abriendo las horas que deseen. "La 'licencia exprés' es lo más relevante porque lo que no puede ser es que abramos un negocio y tengamos que tardar años en recibir la autorización", zanjó.

Aunque Esperanza Aguirre ha asegurado que la norma no obliga a abrir a quien no quiera hacerlo, la secretaria general del Sindicato de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO ha exigido al Ejecutivo que dé marcha atrás a cualquier intento de estirar los horarios. Los comercios pequeños y familiares, alerta el sindicato, no pueden competir con los grandes, que, a su vez, recurren a la contratación con "bajos salarios" o contratos temporales. Lorenzo Amor, presidente de los autónomos, advirtió que la libertad de horario, lejos de beneficiar al pequeño comercio, puede dar lugar a un trasvase de cuota de mercado y empleo “donde el pez grande se coma al pequeño y el empleo que crea el gran comercio se destruya en el pequeño".

La asociación de consumidores FACUA también lo rechaza porque "puede fomentar el consumo irracional e impulsivo". En la Asamblea de Madrid, tanto PSOE como IU creen que la liberalización perjudica al pequeño comercio. UPyD considera la medida "interesante aunque no una "panacea" para solucionar el desempleo. La Confederación Española de Comercio (CEC), ha solicitado no solo a Esperanza Aguirre, sino al presidente del PP, Mariano Rajoy, que la medida no se lleve a término por  significar "un aumento de la cuota de mercado de las grandes empresas de distribución comercial a costa de la de los pequeños y medianos establecimientos".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios