www.madridiario.es
20 aniversario de su muerte: Buero en la memoria
Ampliar
(Foto: Ros Rivas)

20 aniversario de su muerte: Buero en la memoria

miércoles 29 de abril de 2020, 10:50h

El dramaturgo Antonio Buero Vallejo falleció el 29 de abril de 2000 a los 83 años. Había nacido en Guadalajara el 29 de septiembre de 1916. Buero Vallejo fue, seguramente, el escritor más influyente en la dramaturgia española de la segunda mitad del siglo XX.

Poco después de ser liberado de las condenas que sufrió tras el final de la Guerra Civil -llegó a estar condenado a muerte- Antonio comenzó a escribir teatro en 1947 aunque no estrenó hasta dos años más tarde. El 14 de octubre de 1949 es una de las fechas históricas de nuestro teatro: se estrena en el Español Historia de una escalera. Con este drama Buero había ganado el premio Lope de Vega del Ayuntamiento de Madrid. Y con una sola obra el autor se consagró en nuestra escena. No debemos olvidar al gran Cayetano Luca de Tena, director de ese montaje.

Historia de una escalera es, desde mi punto de vista, uno de los textos más desesperanzadores contra el franquismo, sin citarlo. Los protagonistas son vecinos de una comunidad que se relacionan en los rellanos de la escalera. Vemos como por ellos va pasando el tiempo pero a ellos no les pasa nada, no han mejorado nada. Sus esperanzas, sus anhelos, sus sueños, se han desvanecido en una sociedad paralizada.

Tras el primer estreno vinieron, seguidos, otros que obtuvieron también grandes triunfos: En la ardiente oscuridad (1950); La tejedora de sueños (1952) o Madrugada (1953). En la primera década tras el estreno de Historia… Buero llevó a las tablas otras diez obras, no todas acogidas con la misma suerte. Ya casi al final de esa década, en 1959, asomó su teatro inspirado en los acontecimientos históricos españoles: Un soñador para el pueblo, sobre el Motín de Esquilache. Después vendrían El sueño de la razón (1970), sobre Goya o La detonación (1977) sobre el suicidio de Larra. Entre todas ellas, un escalofriante drama maldito sobre las torturas, La doble historia del doctor Valmy, que, escrito en 1968, no se pudo estrenar en España hasta 1976.

Tras la desaparición de la censura, Buero Vallejo se adentró en problemas morales y sociales de nuestro tiempo pero en sus últimos veinte años de vida estrenó siete obras más. La última, Misión al pueblo desierto (1999) fue un empeño personal del entonces director del Español, Pérez Puig, que quería celebrar el cincuentenario del primer estreno del autor en ese escenario. Allí comenzó y allí terminó porque fue también la última vez que vimos a Buero, muy debilitado, dirigirse al público tras el estreno. Seis meses después, fallecía.

A pesar de su importancia en la dramaturgia española contemporánea, Historia de una escalera no es una obra excesivamente representada en los teatros comerciales. La última vez se montó en 2003 para la reapertura del teatro María Guerrero tras las reformas que sufrió. En ese mismo teatro hemos la última reposición de Buero, El concierto de San Ovidio, hace tan solo dos años con dirección de Mario Gas.

Recordar un aniversario como el vigésimo de su desaparición puede ser oportuno para reivindicar, nuevamente, la importancia política y dramatúrgica de Antonio Buero Vallejo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios