www.madridiario.es

Diario de una pesadilla 9 de junio

martes 09 de junio de 2020, 11:00h

Resulta que el cocodrilo del Nilo que vieron en Simancas, podría ser una nutria. Mientras un policía local asegura haber visto un cocodrilo de un metro y medio; los expertos que acudieron a la zona aseguran que se podría tratar de una nutria. Entre una nutria y un cocodrilo hay diferencia. Con la nutria el susto sería menor que con el reptil. Ahí sigue la polémica… que si son galgos o podencos. El caso es que este asunto ha hecho cambiar el contenido de la wikipedia hasta el punto de añadir que fuera de su hábitat se ha encontrado un ejemplar en Valladolid. ¡Las noticias que vuelan! Ahora solo hace falta que sea verdad.

Y volviendo a nuestra realidad, cada vez menos oscura, esta semana se están produciendo muchos encuentros entre padres e hijos. Muy emotivos todos. Eso sí, abrazos con mamparas, besos con mascarillas en el mejor de los casos después de haberse hecho un test PCR. Nada tan intenso como antes pero sí con más carga emocional. Y los niños más pequeños que ya están en el cole. Ellos se adaptan rápidamente a la nueva realidad con mascarilla y distancia entre pupitres. Copiar ya no será una opción.

Madrid levantará para el otoño un nuevo hospital de emergencias dedicado en exclusiva a las pandemias, la presente y las futuras. Tendrá más de mil camas y constará de tres pabellones de 7.400 metros cuadrados cada uno. La Comunidad se prepara así frente a posibles brotes del Covid-19 que está claro que no desaparecerá en breve de nuestras vidas.

Y la fiscalía que quiere cerrar el capítulo del 8-M mientras el forense del juzgado de instrucción número 51 de Madrid señala en su informe definitivo que tanto el ministro de Sanitad como el director del Centro de Coordinación de Alertas Sanitarias, “subestimaron la gravedad del coronavirus y su fulminante desarrollo”. Se tomaron decisiones drásticas tarde. Una semana antes hubiera evitado el voluminoso número de contagios y algunas de las pérdidas humanas, hoy irreparables.

Pero miremos al futuro, atrás queda lo que debimos hacer y no hicimos, ahora toca lo que haremos. Se impone la distancia de seguridad y las mamparas en los trabajos. Nos vamos adaptando al consumo en las terrazas y a los camareros con mascarillas; a las citas previas, a los codos, a las videollamadas y a no besar a los amigos. El miedo está en los ojos de todos. Superar esa sensación de que te la juegas al salir de casa, va a costar. Todos sin exclusión, necesitaremos terapia.

Mientras tanto, las “fake news” como ese cocodrilo que avistaron en Valladolid nos hacen olvidar el lugar en el que nos encontramos. “Que la verdad no te chafe una buena historia”, solían decir los directores de periódicos de antes. Y en esta ocasión, así ha sido. La noticia del cocodrilo era divertida e inquietante. Nos fascinaba a todos pero parece que no es cierta. Ahora, ¿qué bicho vio el policía municipal de Simancas? Un hombre acostumbrado a los sucesos, no creo que se haya dejado llevar por la imaginación. Ahora, esto me inquieta. El caso es tener siempre el corazón encogido…¿Estamos ante una nueva criatura? La imaginación, a los que nos gusta la ficción, se nos dispara. El monstruo del lago Ness se ha quedado muy en el pasado. Ahora toca el río Pisuerga. Nos pilla más cerca y es más nuestro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios