www.madridiario.es

Diario de una pesadilla 27 de abril

lunes 27 de abril de 2020, 13:35h

Y los niños salieron de casa y se lo pusieron verdaderamente difícil a muchos padres. Algunos niños lo hicieron como los toros al salir de los toriles y se soltaron de la mano de sus padres, corriendo por la calle y poniéndoles a prueba sin estar entrenados. Salvo esas imágenes que se han producido en sitios puntuales, donde se han saltado las normas de distanciamiento, el resto han sido responsables y han estado una hora con ellos alrededor de su casa, regresando al confinamiento sin mayor novedad. Las imágenes que se han hecho virales son las mismas. La gran mayoría lo han hecho bien. No estaría mal hacer como en Francia y poner un horario a estas salidas para que no se produzcan todas por la mañana. Las autoridades apelan a la responsabilidad de cada padre para que sus hijos no se conviertan en foco de contagio. Según Simón, un paso atrás en la evolución de esta pandemia “podría ser mucho más duro que lo vivido hasta ahora”.

En Italia ya hablan de la reapertura de bares y cafeterías. En España, concretamente en Andalucía ya barajan la idea de reabrir los bares y restaurantes el 25 de mayo con nuevas medidas de convivencia entre personas y posiblemente mamparas de separación entre grupos. Este va a ser el problema. ¿Como se hace la vuelta a la normalidad con el Covid-19 entre nosotros? Por otro lado, si no se abren los negocios, la crisis del año 29 será pequeña comparada con la que se nos avecina. De modo que habrá que conjugar unos intereses y otros.

Todos los países tienen el mismo problema: aunar intereses sanitarios y económicos. Las autoridades belgas piden a su población que consuman más patatas fritas. No les piden que usen las mascarillas o que se queden en casa. Les piden a sus conciudadanos que coman más. Los productores de patatas están en números rojos y necesitan que aumenten el consumo porque si no deberán tirar a la basura toneladas de ellas y la ruina llamará a sus puertas. Tienen una gran cantidad de excedentes que ya se están empezando a perder.

Dicen que en Europa ha descendido el número de contagios de una manera esperanzadora para todos. Los países latinos somos ahora los que tenemos que hacer “la gran desescalada”. Palabreja que según el académico Darío Villanueva es absolutamente correcta.

Ahora, a esperar el resultado de las 36.000 familias elegidas para los test masivos que evaluará el Instituto de Salud Carlos III. Es casualidad que a nadie de mi entorno le haya tocado. Sería bueno que algunas de las familias elegidas hablaran. No se oye a ninguna. No es que yo dude ni mucho menos. No. Es que también se habló de que los médicos tendrían sus trajes sanitarios y mascarillas y me mandan varios videos del Hospital General de Ciudad Real. Uno de la neuróloga María Gudín diciendo que en treinta años de profesión no se ha visto tan desprotegida como en esta pandemia. No tienen el material protector necesario para atender a los pacientes y no contagiarse. Del mismo hospital habla una auxiliar y nos enseña su “EPi” y se trata de una bata de papel. Ella se echa alcohol y vemos en el video como traspasa hasta su brazo. La auxiliar denuncia que si fueran restos orgánicos de los pacientes, calarían a su brazo. Comprendo su indignación. ¡Basta de mentiras! Y protejan a nuestros sanitarios y personal de hospitales. Ya son muchos días para exigir la responsabilidad de los ciudadanos. ¿Y la de los políticos? ¿Dónde empieza y dónde acaba su responsabilidad? No queremos héroes, queremos profesionales convenientemente protegidos. Hoy lo siento pero ¡tengo un enfado! A pesar de todo ¡ánimo! ¡Sale el sol!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios