www.madridiario.es

La educación que los madrileños merecen

jueves 29 de abril de 2021, 07:00h

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4 (ODS4) señala la importancia de avanzar hacia una educación inclusiva, equitativa y de calidad y en la promoción de oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos. La educación inclusiva se preocupa, además de las personas con discapacidad, por los que están en desventaja social o comunicativa, que fracasan o que abandonan el sistema educativo prematuramente.

Es también la respuesta para los alumnos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), con dislexia, con dificultades de aprendizaje o incluso con un alto potencial. Por esta razón, en la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid, desde Ciudadanos defendimos la necesidad de atender correctamente a los alumnos con altas capacidades, quienes ahora, ya cuentan con un equipo de orientación específico en la Comunidad de Madrid. A diferencia de aquellos que solo piensan en modelos excluyentes, y no en modelos complementarios y coexistentes, nosotros creemos que es necesario que las escuelas ordinarias sean cada vez más inclusivas y también que sigan existiendo centros de educación especial.

Durante esta legislatura, nos hemos opuesto a que el PSOE aprobara una nueva ley de educación en las peores circunstancias posibles, porque una ley que, como ya ocurrió anteriormente, es conocida por el nombre de la ministra que la firma, da más protagonismo a los políticos y a sus ideologías que a la comunidad educativa. Y para demostrar nuestro rechazo a esta ley, defendimos en el Pleno de la Asamblea una Proposición No de Ley en defensa del castellano como lengua vehicular de la educación en toda España, algo que la LOMLOE ha eliminado del articulado en una concesión clara a los partidos nacionalistas.

Por otra parte, en lo peor de la pandemia, aportamos unas veinte medidas educativas de impacto al dictamen de la Comisión de Reconstrucción. Ahora deberíamos estar trabajando en la puesta en marcha de esas medidas, con las que defendíamos la dotación de recursos adicionales a aquellos centros que escolarizan a alumnado vulnerable, las tutorías en pequeños grupos, la formación de los docentes y la profesionalización de los equipos directivos de los centros, entre otras cosas.

Y este mes deberíamos estar presentado enmiendas a la ley maestra de la educación madrileña, una ley de corte más político que educativo, una especie de anti ley Celaá. Queríamos asegurar que la nueva ley apueste de manera decidida por la correcta financiación de la escuela concertada, para que no haya barreras que impidan que algunos alumnos puedan acceder a estos centros, para que sea verdaderamente gratuita y transparente. Porque no queremos que la educación concertada siga siendo un motivo de polémicas, sino una opción que no dé lugar a más enfrentamientos.

Nuestras propuestas para los próximos dos años que defiende nuestro candidato a la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, están alineadas con el ODS4, y buscan sacar la educación madrileña de la mediocridad y llevarla a las primeras posiciones de PISA. Para ello, queremos apostar por la innovación y la inclusión educativa, la transformación digital y la personalización del aprendizaje para desarrollar el máximo potencial de todos los alumnos.

También nos queremos centrar en la equidad, invirtiendo en la educación financiada con fondos públicos, mejorando las infraestructuras y garantizando la gratuidad de libros, materiales y dispositivos, sin olvidarnos de la importancia de poner fin a la brecha digital y de la universalización y gratuidad de la educación infantil.

La calidad educativa es otra de las grandes apuestas de Ciudadanos. Queremos centros educativos seguros frente a la COVID-19, manteniendo los profesores de refuerzo, ratios bajas que favorezcan la atención a la diversidad y la prevención de la violencia de género, así como la protección contra la LGTBIfobia para una mejora de la convivencia que ayude a acabar con el acoso escolar.

Y, por último, impulsaremos el aprendizaje a lo largo de la vida, fomentando la FP en su modalidad Dual, invirtiendo en la educación de personas adultas y poniendo el foco en titulaciones y certificados de profesionalidad con alta inserción, incentivando al tejido empresarial para su implicación en esta apuesta.

Estamos convencidos de que estas son las medidas que necesita la educación madrileña para que los estudiantes de esta generación concluyan con éxito sus estudios y accedan a mejores puestos de trabajo, de modo que el paro juvenil no se convierta en un lastre para el futuro de nuestra región. Porque, como dijo Nelson Mandela, la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo, y por supuesto para garantizar un futuro mejor a nuestros niños y jóvenes, y por extensión, a todos los madrileños.

Eva Bailén

Profesora y número 14 de la candidatura de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios