www.madridiario.es
Mucho más que chistes

Mucho más que chistes

Lograron que el lector esbozara una sonrisa o que meditara sobre lo que  denunciaban. Por ello, el Museo de Arte Contemporáneo ha querido homenajear a los humoristas gráficos de los últimos treinta años. 65 obras originales se exponen como reflejo de la autonomía de la que ha gozado la ilustración humorística para criticar la realidad española.

Géneros tan característicos de nuestra cultura como la sátira y la ironía han propiciado que el humor en prensa se haya desarrollado más rápido incluso que el periodismo tradicional. “El humor gráfico en España tiene un tradición tan larga casi como la prensa escrita, hay que tener en cuenta que en el siglo XIX el ochenta por ciento de la población era analfabeta y lo que entendían y leían eran las imágenes”, señala Moncho Alpuente, comisario de la exposición junto a José Cavestany.

Los organizadores de ‘La Prensa
Ilustrada 1976-2008’ reconocen que “todas las obras tienen independencia desde el punto de vista plástico, pero la mayoría incluso tienen validez sin el texto, conforman artículos de opinión o incluso editoriales por sí mismos”.

La selección de las 65 obras, que pueden verse en el cuartel de Conde Duque hasta el 7 de septiembre, recoge una gran variedad de estilos y técnicas en este período. En la primera parte, dedicada a la ilustración, el visitante encontrará los retratos de dos de los precursores de este arte, Loriga y Alfredo, las caricaturas de Sciammarella, las escenas taurinas de Anciones y el Madrid sombrío y lúgubre de Rodrigo. Lugar destacado ocupan también los dibujos abstractos de Santiago Cueto, el surrealismo de Juan Carlos Egullor  y, cómo no, el lápiz rápido con retoques en color de Fernando Bellver.

La evolución del género ilustrativo culmina con las viñetas y chistes expuestos en el segundo espacio. Dibujantes y humoristas como Summers, Goñi, Mingote, Miguel Mihura, Máximo, Forges, Gila, el director de La Codorniz Álvaro de la Igesia y Chumy Chumez con su humor negro se convirtieron en intérpretes de la sociedad desde las páginas de los diarios, alimentando la emergente conciencia social de la época.

El dibujo humorístico tuvo un momento clave en su historia cuando las tiras y viñetas abandonaron las últimas páginas de los diarios, donde compartían espacio con los pasatiempos o los números afortunados de la lotería, para colocarse junto a las noticias políticas más  noticias  apareciendo incluso, a partir de los setenta, en las primeras páginas de los periódicos.

Los dibujos expuestos en el Conde Duque son auténticos testimonios de la vida en la capital, reflejo de la transición, pasando por el destape de los setenta y la movida madrileña de los ochenta y llegan hasta las últimas críticas al gobierno de Aznar. Representaron una forma más de rebelarse ante los poderes públicos e inventaron las más variadas técnicas para burlar a la censura. No obstante, cabe destacar cómo el poder siempre se ha mostrado más benevolente con la sección de humor, “porque quizá no se tomaban tan en serio a los humoristas como a los escritores de artículos”, afirma Alpuente.

Publicaciones como la izquierdista Hermano Lobo, El Imparcial, Al Loro, Quevedos o La Golondriz, revista realizada más recientemente en recuerdo de la mítica La Codorniz, sirvieron de soporte a la obra de los artistas. A pesar del enorme éxito del que disfrutaron en un primer momento, la mayoría de ellas no sobrepasaron la década de los ochenta por la escasa tirada y la poca rentabilidad que obtenían ante la dificultad de conseguir publicidad.

Un caso diferente es el del popular semanal El Jueves, una de los pocas revistas de humor que sobreviven hoy en día.  “Su éxito se debe a que es chiste y cómic a la vez, conectó rápidamente con otra generación, con un humor más negro y un lenguaje mucho más pasado, más punky o bestia.”, argumenta Alpuente.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo que incluye la totalidad de la obra expuesta acompañada por los estudios de Moncho Alpuente y José Cavestany, completados con una reflexión sobre el humor en prensa desde el franquismo hasta nuestros días del crítico y escritor Felipe Hernández Cava, y del historiador Luis Conde, quien destaca cómo al principio en nuestro país  “las revistas  y  periódicos copiaban  lo  foráneo,  pero en  cuanto  le  cogieron  el  tranquillo,  no  había  más  que registrar lo que la gente hacía, buscaba y quería”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.