www.madridiario.es

¿Cómo gestionar una crisis en tu empresa?

lunes 25 de febrero de 2019, 09:53h

Las empresas tienen altas y bajas, estas últimas situaciones donde la empresa desmejora su gestión, muchas veces son temporales por temas inherentes a los ciclos de la compañía, pero otras veces las crisis son generadas por factores que hacen difícil su recuperación y que necesitan algo más de experiencia para salir adelante.

Como empresario, has de saber que si has agotado todo lo que está a tu alcance, intentando que tu empresa mejore sus problemas de liquidez, lo más sano es conseguir ayuda profesional que te proporcione asesoría y permita que tu empresa salga de la crisis.

¿Qué es un concurso de acreedores?

El concurso acreedores se trata de un proceso que está previsto por la ley mediante el que una empresa en crisis y que ha perdido su capacidad de solventar los compromisos de pago contraídos con todos sus acreedores, puede o no resolver su problema de liquidez y salvar a su empresa.

¿Quiénes son los acreedores de una empresa?

Los primeros son sus empleados, luego están los proveedores, el banco y, finalmente, las instituciones financieras.

¿Qué se puede encontrar en el proceso de concurso de acreedores?

Una situación común en la que haya una incapacidad para pagar y sea algo temporal, ya que los pagos se generan, pero con retraso.

En tales casos, probablemente sea suficiente con hacer una reestructuración de las deudas con los bancos y otras instituciones. Esto hace que tu negocio se catalogue como viable y con grandes posibilidades de salir a flote.

Otras veces, el problema es tan profundo que necesita la toma de decisiones drásticas, como reducción de plantilla y otras reestructuraciones para conseguir salvarla.

Cuando los administradores de la empresa detectan estas situaciones de insolvencia temporal, ya se hace necesaria una acertada gestión de crisis que pasa por dar el paso adelante hacia el concurso de acreedores voluntario.

Para eso cuentan con un plazo bien definido por la ley que, de no cumplirlo, puede quedar determinada en la fase de calificación, la culpabilidad de los administradores con las respectivas sanciones económicas y legales.

Hasta ahora ha quedado claro que cuando hablamos de concurso de acreedores voluntario, el proceso lo lleva adelante la misma empresa. Ahora bien, es importante conocer que hay casos donde un acreedor que se ve afectado por la falta de pago, sea él quien inste al concurso. Este proceso lleva el nombre de concurso necesario y también está contemplado en la ley.

La necesidad de contar con un buen consultor jurídico

Ante esta situación, donde es necesaria la puesta en marcha de la gestión de crisis, es importante considerar la contratación de un consultor jurídico ya que es el profesional cualificado para atender problemas legales como éstos.

¿Por qué es importante contar con un consultor jurídico?

Porque la empresa está atravesando por una serie de problemas producto de muchos factores y entre ellos puede estar la carencia de asesoría preventiva. Por lo tanto, y en adelante, mientras menos errores se cometan, más rápido podrá superar la mala situación tu empresa.

¿Cómo? Con la ayuda de un profesional que conozca las normas y leyes por las cuales se rigen las compañías, lo cual les da la capacidad de hacer ver a los empresarios los posibles errores y faltas que deben evitar cometer en todo momento. Es una figura que se puede contratar de forma temporal, mientras que los precios por sus servicios son 100% negociables entre las partes.

El consultor jurídico contempla entre sus funciones la asesoría en cuanto a si lo que necesita tu empresa es un concurso de acreedores voluntario o por el contrario un concurso acreedores necesario.

Hablemos de las ventajas que obtiene dicho acreedor para conseguir el pago de sus deudas cuando han transcurrido al menos seis meses sin recibir pagos o en casos menos frecuentes y cuando la deuda está vencida.


  • El proveedor, de no conseguir el pago total, al menos recibirá un porcentaje mayor que el resto.
  • Los administradores de la empresa son sustituidos por los administradores concursales.

Si los bienes de la empresa resultan insuficientes para saldar las deudas, existe la posibilidad de que los administradores de ésta, respondan con sus bienes, partiendo de la presunción de culpabilidad.

¿Cómo gestionar una crisis en tu empresa?
Ampliar