www.madridiario.es

Logra la mejor combinación entre bisutería y vestidos de fiesta

Por MDO
miércoles 19 de septiembre de 2018, 09:39h
La bisutería es un verdadero arte, no solo por las piezas en sí mismas sino también por las combinaciones que se pueden hacer con la ropa.
Logra la mejor combinación entre bisutería y vestidos de fiesta
Ampliar

Una mujer que sepa vestirse bien debe saber escoger desde la joya que más le haga lucir hasta su correspondiente combinación con el vestido de fiesta más apropiado, por eso se afirma que la bisutería es todo un arte que es estudiado por los especialistas de la moda.


¿De dónde viene el aprender a combinar las dos cosas?

Si se revisan los textos de historia, se observa que la combinación de joyas y ropa data de tiempos muy antiguos.


Y es que ya desde la realeza de los faraones egipcios, existen imágenes que muestran cómo las princesas escogían las mejores joyas de acuerdo a su vestimenta u ocasión especial, de igual modo en la antigua Grecia y Roma, ambos imperios que marcaron su influencia en Europa hasta el día de hoy, las mujeres nobles tenían una amplia variedad de joyas de diferentes metales y piedras semipreciosas, que eran utilizadas de acuerdo al atuendo del momento.


Si las antiguas clases aristocráticas sabían cómo usar las joyas, de igual manera hoy en día hay que saber escoger bien la bisutería según la vestimenta que se use.


Basta con ver las presentaciones de los artistas famosos en la alfombra roja para apreciar el gran impacto que tienen las joyas que llevan puestas, incluso un collar bien seleccionado o un broche bien escogido puede transformar un vestido sencillo en toda una creación de alta costura.


Además de impresionar a los demás, las joyas también reflejan el tipo de personalidad de quien las lleva.


Esto es obvio, ya que escoger las diferentes piezas de bisutería va de acuerdo con los gustos, caprichos e intenciones de la persona que los va a usar, entonces no hay que restar importancia a la bisutería, al contrario, hay que sacarle el máximo provecho para atrapar miradas y ser el centro de atención en cualquier ocasión.


Lamentablemente, muchas mujeres creen que cualquier prenda luce con lo que sea, pero no es así y es que tal y como hemos explicado al principio, la bisutería es todo un arte que hay que aprender y dominar.


En Internet podemos encontrar tiendas de bisutería de diseño Ras, donde se muestra todo tipo de joyas, broches, cadenas, pulseras y demás accesorios de alta calidad, hechos con materiales realmente hermosos y creados por verdaderos joyeros, así que es momento de saber escoger la bien la bisutería de diseño que mejor hace juego con la vestimenta y crear un verdadero look.

Cómo combinar la bisutería y los vestidos de fiesta

El primer elemento que se debe tener en cuenta antes de comprar cualquier bisutería, es el color de la piel y cabello:

Pieles claras

Joyas claras y brillantes. Hay que tener cuidado de que tampoco sean demasiado brillantes porque pueden restar atención a la piel.

Pieles mixtas y oscuras

Joyas mates y de colores. Si la piel es muy oscura, se puede aprovechar la combinación con piedras semipreciosas de colores intensos para lograr un efecto de atención inmediato.


Ahora bien, podemos entrar en un auténtico conflicto entre la bisutería y los vestidos de fiesta, ya que ambos están diseñados para llamar la atención. ¿Cómo hacer que ambos se pongan de acuerdo y no haya un “conflicto” entre cuál de las dos llama más la atención?


Al respecto hay una regla básica de la cual se derivan las demás y es que la bisutería discreta va con una vestimenta llamativa, mientras que una bisutería llamativa va con una vestimenta sencilla, en esa justa proporción se pueden conjugar ambos elementos.


Las perlas, por su discreción y colores neutros, solían ser relacionadas con señoras mayores pero hoy en día han recuperado su justo valor, formando parte de los vestidos actuales, incluso queda bien con vaqueros, dándoles un toque original a cualquier prenda, así que cualquier mujer puede usar perlas según su buen criterio.


Después de que se haya escogido la bisutería, nunca está de más verse al espejo y ser honesta consigo misma.


Lo importante es nunca recargarse de joyas y aprender que menos es más. No es conveniente que la bisutería sea tan llamativa como para ensombrecer a quien la use, quien debe ser siempre el centro de las miradas.