www.madridiario.es

Presupuestos 2018: Una estafa a las mujeres

jueves 17 de mayo de 2018, 07:45h

Este año, el 8 de marzo ha supuesto un punto de inflexión y la lluvia fina de la revolución feminista ha devenido en una tormenta no solo movilizadora, también para concienciar a toda la ciudadanía y arrancar del miedo a tantas mujeres que padecen violencias.

Aquella jornada fue de la unidad frente al terrorismo machista y la brecha salarial, dos caras de la misma moneda. La falta de derechos de las mujeres en pleno siglo XXI no se sostiene. Este 8 de marzo ha supuesto un acelerón en la consecución de una sociedad igualitaria en la que la educación sea el instrumento fundamental.

Sin embargo, poco después, España se ha sorprendido, indignada y avergonzada tras hacerse pública la sentencia contra la denominada “Manada”, ese grupo de monstruos que violaron a una joven en la oscuridad de un portal de Pamplona durante las fiestas de San Fermín. Una joven que fue denunciante y se ha convertido en víctima de esta manada, pero también de un sistema judicial, que ha terminado siendo partícipe del terrorismo machista. El terrorismo machista existe porque hay quien lo jalea, consiente y mantiene como ha ocurrido en la Audiencia de Navarra, por ello debe corregirse esa sentencia e investigar y depurar responsabilidades en el caso del juez que emitió su voto particular.

Pero la sociedad española y la madrileña están tremendamente concienciadas y espontáneamente se lanzó a las calles para exigir una justicia de verdad. Posteriormente, el Primero de Mayo tuvo rostro, corazón, alma y gargantas de mujer. Con todo, inexplicablemente, el Gobierno da muestras permanentes de una preocupante sordera ante este clamor social.

Por eso ayer, CCOO y UGT volvimos a las calles en una alerta feminista, porque para abordar cambios inmediatos hay que dotar de medios económicos a los planes de igualdad. Con la reciente aprobación del proyecto de los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno de Mariano Rajoy y sus cómplices tacticistas han vuelto a cubrirse de gloria y evidenciar que su feminismo es simple postureo.

El pasado mes de noviembre se fijaron unos insuficientes 200 millones de euros para el Pacto de Estado contra la Violencia Machista, semanas después a hurtadillas, la cifra quedó rebajada a 80 millones. Los 120 millones de euros restantes serán asumidos por las comunidades autónomas (100 millones) y los ayuntamientos (20 millones). Estos presupuestos son una estafa a las mujeres y a la lucha contra el terrorismo machista. Son una estafa a las 60 mujeres y ocho menores asesinadas en 2017; son una estafa a las quince mujeres y tres menores que asesinadas en lo que va de año.

No podemos olvidar que las comunidades autónomas y los ayuntamientos tienen autonomía financiera para decidir sus gastos y no tiene ninguna obligación de utilizar estos fondos para dichos objetivos, ya que estas partidas no tienen un destino finalista.

Hacen falta medios económicos para combatir el terrorismo machista. En los estudios que desde CCOO de Madrid venimos realizando sobre las violencias machistas coincidimos plenamente con que las causas socioeconómicas son las que llevan a la violencia. Es el maltratador quien lleva el dinero a una casa en el que la mujer está en paro, aunque realizando gratuitamente las labores de un hogar convertido en cárcel, o bien, con un contrato temporal y precario, cuando no en la economía sumergida.

La mujer vive así un doble maltrato: físico y/o psicológico y económico. Las políticas de austeridad y los recortes presupuestarios son caldo de cultivo de este desolador escenario de violencia y asesinatos, algo de lo que en la Comunidad de Madrid, que vive un implacable proceso de desmoronamiento, ni siquiera se puede plantear debatir.

Es la educación el pilar desde el que debe sustentarse una sociedad igualitaria y en valores. El problema presente y de cara al futuro es que cerca del 30 por ciento de la adolescencia y juventud actuales consideran la violencia de género una “conducta normal”. No es posible que se haya incrementado en más del 35 por ciento la violencia machista en el último año entre jóvenes y adolescentes.

Los hombres no podemos dejar solas a las mujeres en esta lucha. No consiste en ayudar, tenemos que participar activamente en el movimiento feminista desde cualquier ámbito. Hay que armar a las mujeres para que escapen del maltrato diario silencioso; hay que armarlas para que desde jóvenes sepan la importancia de la independencia económica. Los hombres no podemos ser cómplices de actitudes machistas, de neomachismos, ni micromachismos. Es también nuestro deber denunciar y, si en nuestros círculos conocemos actuaciones agresivas, invitar a que se pida ayuda para controlar la agresividad.

Por eso, la movilización permanente está servida. No existe vuelta atrás en la lucha feminista.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.