www.madridiario.es

La recuperación de los jardines

miércoles 21 de junio de 2017, 10:25h
No hay un olor en el mundo tan característico como el de la hierba mojada en verano, sobre todo a principios del mes de junio, cuando aún quedan todas las vacaciones por delante para poder disfrutar y desconectar. Muchas familias, aprovechando el buen tiempo, pasan largas horas en sus terrazas y jardines, haciendo las comidas allí, acomodando el espacio, conjugando la funcionalidad con el diseño, algo en lo que está especializada la empresa Paisajismo Pía
La recuperación de los jardines
Ampliar

Y es que el concepto de jardín ha evolucionado. Ya no es concebido exclusivamente para los niños, ahora también es un espacio de disfrute de los adultos. O quizá es que los niños de antaño se han hecho mayores y el olor a hierba mojada en verano les transporta a los ochenta, a cuando aún todo estaba por hacer.

No debería ser difícil que los adultos y los niños compartiesen espacios, pero llevarlo a la práctica puede ser más complicado. Contar con un equipo de profesionales capaces de entender las necesidades de cada uno de los grupos, ser capaces de crear dos ambientes distintos pero cohesionados, encontrar la armonía entre lo práctico y lo elegante es importante para poder sacar el mayor partido posible al jardín o al patio de la casa y que forme parte natural de la vida de la familia.

Paisajismo Pía se ocupa de esto y de más. La compañía tiene como filosofía integrar todos los elementos de la casa y del hogar para su uso y su personalización. Asimismo, hace unos años, también, el jardín se podía concebir como un espacio más ornamental, - sobre todo para las familias sin hijos -, hoy por hoy, se han quitado todas las espinas a las rosas y se ha vuelto a recuperar como seña de identidad, tanto de la casa como de todas las personas que viven en ella, sin renunciar a lo estético.

Y así lo entiende esta compañía que hace proyectos tanto residenciales como urbanos y desde lo clásico hasta lo moderno o exótico, como los tan demandados jardines japoneses.

Si se piensa, tener un jardín sólo casi como decoración es privarse de tomar un refresco al aire libre, es privarse de una cena de verano, de que los niños aprendan a hacer el pino y dar la voltereta…es privarse de recordar con cariño ese olor a hierba mojada cuando pasen más de 20 años.

Así como en las ciudades, tanto grandes como pequeñas, se está rediseñando el espacio público, para su recuperación, uso y disfrute de los ciudadanos, tampoco las casas se quedan atrás. Se recuperan patios de luces y se transforman en jardines, pequeños balcones se redecoran alegremente incorporándoles al juego de la casa, hasta las escaleras se vuelven más amables. ¿Cómo no hacerlo en un jardín?

Esta (re) evolución ya es imparable. Ciudades amables, ciudades sostenibles. Afortunadamente se ven cada vez más bicicletas en Madrid, aunque parezca a veces que sus conductores se estén jugando la vida, en realidad es una apuesta por una vida más sana, amable y libre de humos para todos.