www.madridiario.es

Jose Enrique Ruiz Jiménez: director del TaylorMade Perfomance Lab de Madrid

“Creo que nuestros palos le pueden venir muy bien a un jugador como McIlroy”

“Creo que nuestros palos le pueden venir muy bien a un jugador como McIlroy”

Todos los ojos del mundo del golf y, sobre todo los relacionados con las grandes marcas de palos, tienen sus miradas en Rory McIlroy. El ex número 1 del mundo juega esta semana en China el HSBC Champions y en su bolsa podrían entrar el drive M2 y las maderas de calle de TaylorMade.

Rory McIlroy podría apostar por TaylorMade
Vote en la encuesta de Elperiodigolf

De esta manera . McIlroy atendería desde esta semana el Ok de Nike a poder jugar ya otros palos que no sean de su marca tras la decisión del gigante estadounidense de abandonar el segmento de palos y bolas de golf.

En la actualidad jugadores como Jason Day, Dustin Johnson Sergio García y más recientemente Jon Rham juegan TaylorMade, una nómina a la que se podría unir muy pronto Rory McIlroy y otros jugadores que han estado jugando en las últimas temporadas los palos y bolas de Nike.

Precisamente, el próximo mes de enero TaylorMade presentará su nuevo material -tanto palos como bolas- unos productos que “también ha tenido la oportunidad de probar ya Jon Rham”, asegura Jose Enrique Ruíz Jiménez, director del TaylorMade Perfomance Lab de la Ciudad del Santander, en Madrid, por donde han pasado, precisamente, tanto Jon Rham como Sergio García.

“Que McIlroy esté probando el driver y las maderas de calle de TaylorMade demuestra claramente la calidad de nuestros palos. Si con el driver de Nike ya pegaba muy largo, los resultados con el M2 serán espectaculares, seguro”.

“En enero saldrá el nuevo material de TaylorMade y todos nuestros jugadores lo van a disfrutar al máximo. Los M1 y M2 son unos palos que, gracias a su tecnología multimaterial y a la fibra de carbono, están teniendo un resultado excepcional, tanto a nivel profesional como amateur”.

Además, son unos palos que como el propio Sergio García asegura, “permiten pegar a la bola muy largo pero también poder `moverla´ sin problemas”.