www.madridiario.es

Crítica feroz

jueves 06 de febrero de 2014, 08:18h

De un largo tiempo a esta parte observo cómo de manera habitual en diversos medios de comunicación, todos nacionales, se ataca sistemática y constantemente a Madrid en cualquier vertiente que sea el tema de la supuesta noticia que se trate.

¿Se habla de turismo?. Siempre otros tienen más y mejor turismo que el que nos visita en Madrid. ¿Se habla de limpieza?, siempre imágenes de suciedad en Madrid, y centros históricos niquelados en otras grandes ciudades, por supuesto.

¿Hablamos de precios caros?, la Plaza Mayor de Madrid les sirve de ejemplo, y si logran algo con lo que hacer hacer escarnio del malo, pues a machacar con ello a Madrid. Si hablamos de jóvenes, universitarios, drogas etc., sin comprobar estadísticas o datos fiables Madrid es siempre la cara negativa de la noticia, frente a otras ciudades como Barcelona que parece, a tenor de esta fea campaña orquestada, el centro del paraíso terrenal frente a nosotros.

Y llegados a este punto, mi reflexión es que criticar Madrid conlleva muchos riesgos porque en esta gran ciudad somos muchos y variados los que habitamos esto, no solo la alcaldesa o el presidente de la comunidad. No voy desnivelar esta balanza con nada que suene a halago o crítica feroz hacia estas dos figuras políticas regionales, sean de nuestro agrado o no. Eso no me interesa hoy ni un ápice más de lo que me interesa Susana Díaz la presidenta de la comunidad andaluza que, como su antecesor, recibió el mando en herencia sin ganárselo en las urnas. Así es la cosa, pero a diferencia percibo que a la nueva musa andaluza no recibe ella ni su región, estos constantes ataques que si soportamos en la capital de España, ninguneando nuestra ciudad a través de una campaña de descrédito político que nos afecta a todos.

Pero lo que si me consta es que decir Madrid esta sucia por culpa de la alcaldesa, no la hace ser más sucia o limpia de lo que es en realidad. Contar que todos estamos descontentos y no logra que esta ciudad se quede desierta, al contrario, cada día tengo la sensación de que más gente se quiere venir a vivir aquí, no sé si por nuestra costumbre aceptada de tirar las cáscaras de las gambas al suelo de los bares del centro, por nuestros cafetitos variados en gustos y nuestra oferta de "leche templada o caliente", la manía de hablar y comentar con todo el mundo de lo que sea y estemos donde estemos, eso tan nuestro de salir de trabajar tarde y quedarte un poquito más con los compañeros; pero sobre todo nuestra costumbre de ir cambiando de opinión sin tener planes preestablecidos cuando salimos de casa, haciendo de Madrid una ciudad viva, bulliciosa, amable y nada secesionista para con quienes quieren ocuparla con nosotros, a diferencia de otras menos cordiales y sin nuestros cielos multicolores al atardecer.

Si te hablan mal de Madrid no te engañes: mienten los que nos ponen peor.

España esta llena de ciudades maravillosas plena de historia y curiosidades, las pequeñas con sus ventajas y desventajas y las grandes, con las propias por su tamaño. Pero Madrid no es de los políticos, ni de los gestores de nuestra cordialidad, costumbres y pasado.

Criticar a Botella a degüello y sin descanso no es criticar Madrid. Los que lo hacen no saben que por aquí pasaron muchos...y pasaron.

Vale ya de usar excusas aludiendo a Madrid con imágenes engañosas cuando lo único que se pretende es desprestigio en base a temas políticos motivados por ocultos fines, que nada tienen que ver ni con los madrileños ni con esta ciudad que nos vio nacer y que probablemente nos vera morir.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios