www.madridiario.es

Las ganas

lunes 16 de diciembre de 2013, 08:10h

Lo que ha pasado con el proyecto Eurovegas ha sido como el cuento de la lechera. No sé quién o quiénes han sido los responsables del enquistamiento que ha finalizado con la despedida de nuestro país a través de un comunicado del magnate octogenario pero lo cierto es que yo soy de las que lo siento.

Siento que algo que se presumía como grande para Madrid se esfume de esta forma. El papanatismo generalizado tampoco ha ayudado mucho. No hemos parado de leer y escuchar todos a profetas de la moral insultando al proyecto desde todos los ángulos posibles, amenazando con dinamitarlo desde todos los foros disponibles a base de mala prensa y críticas.

Aún mantengo latente el dolor en mis sentimientos de madrileña, por la patosa publicación de primeros de septiembre, contando en portada nacional aquellos "votos asegurados" de los miembros del COI antes de la votación, que nos iban a dar la "victoria segura" a los JJOO que finalmente se llevó Japón. ¿Cómo es posible llegar a ser tan torpes como para tirar tanta piedra a nuestro propio tejado? Así somos por aquí; y es que a listos no nos gana nadie. Entre nuestros pecados fijos nacionales, contamos siempre con el de la destrucción de antemano de lo que sea que suene a éxito ajeno.

Las razones reales del adiós las desconozco, pero Adelson se debió molestar de manera especial a raíz de las promesas del presidente en primavera, momento en que al parecer Rajoy le aseguró que cumpliría con todas sus peticiones. Y tal como son los tiempos del presidente, no debió pasar nada. En septiembre seguían estancadas las conversaciones lo que precipitó un gran desencuentro público entre Gobierno y Comunidad, que llevó a todos a estar a la gresca. Madrid reclamó a Rajoy la urgencia necesaria para dibujar el marco legal para Eurovegas.

Las nuevas peticiones de Adelson y su multinacional hace dos semanas suenan, en mi opinión, a una gran hartura por una larga espera sin respuestas que debieron sonarle a ninguneo de un largo año que, junto a su enfado y sentimiento de humillación de hombre poderoso, han sentenciado definitivamente el proyecto de ocio.

La exigencia principal ha sido la de asegurar que ni los posibles cambios en la legislación comunitaria ni que un posible cambio de partido en el Gobierno regional y/o estatal tumbasen el proyecto. Imposible de conceder. Pero lo curioso es que alguien se extrañe de esta exigencia. Asusta embarcarse en nada serio por aquí, cuando desde la oposición amenazan con tumbar todo lo firmado en cuanto el sistema pendular político que sufrimos, cambie su rumbo y titular de nuevo.

Y me cuestiono que si aquí se cumple aquello de "querer es poder", o lo que es lo mismo, si pueden cambiar la ley para permitir que un grupo como Bildu forme parte del Congreso Nacional. ¿Por qué no se puede permitir que cambie la ley para dejar fumar en Casinos para este proyecto? ¡Ahh, Adelson no es del entorno etarra; que son los únicos que pueden exigir, junto con los separatistas del Gobierno catalán a nuestro gobierno nacional, con garantías de ser siempre escuchados y atendidos!

Este es el panorama de gran despropósito en que nos movemos.

Mientras unos excusan su oposición con el no nos lo podemos permitir, respondo que son los sindicatos los que no se pueden sustentar, ni los gobiernos de las CCAA los que son inasumibles y estos además no nos ingresan una sola divisa exterior. Si argumentan la crítica por el aumento de prostitución o mafia, opino que vamos sobrados solitos, sin haber aterrizado aquí Adelson. Cuando la piedra de choque es la ley del tabaco, yo creo que cada adulto decide y hace lo que quiera mientras sea legal y comprar o fumar, lo es. Mientras nadie obligue a nadie a ir o estar por la fuerza en un lugar donde admitan fumadores.

Pero la tristeza es que nos quedaremos sin espectáculos de primera línea, sin actuaciones de grandes artistas internacionales, grandes magos, danza o espectáculos circenses como se pueden ver cada semana en todos los hoteles de las Vegas, sin tener por ello que estar entregados al vicio y la vida libidinosa que parecía lo único en cuestionarse de algo ilusionante para todos, que ya no será.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios