www.madridiario.es

Me quedo corto (día 2)

martes 03 de septiembre de 2013, 21:02h

Segundo día de rodaje. Cada vez tomo más consciencia de que ser productor significa desempeñar una serie de funciones de lo más disparatadas, hablar con gente de muy diversos campos profesionales, lidiar con conflictos singulares... Voy a poner varios ejemplos:

- Hoy teníamos que rodar la secuencia del cementerio. Imagine el lector mi sorpresa cuando, el señor que lo regenta, me dice que hay un entierro a las 11,30h (tendríamos que empezar a las 9). "Que quiere que le diga, se ha muerto una señora canaria y...". Al final, la siempre resolutiva directora de producción, Carmela Martinez Oliart, ha conseguido resolver el asunto, de manera que hemos podido grabar sin problema.

- En la finca en la que trabajamos se ha caído el wifi. Además de todas las complejidades que ello entraña a nivel de producción, siento en mi nuca la ira de Constantino Mediavilla, director de Madridiario que espera tener esta columna lista para publicar media hora antes de cuando la estoy enviando. Al final, me descubro yendo a una cafetería del pueblo de al lado (en la televisión del local, las noticias dicen que Extremadura es la región de España donde menos conexión 3G hay, que me lo digan a mí) donde, misteriosamente, el wifi vuelve a desaparecer. Ante mi desesperación, el dueño de la cafetería llama a una vecina, una tal Ana de Escocia (no es ningún pariente de la reina de Inglaterra, es una señora que ha decidido jubilarse en la localidad extremeña de Aljucén y que, amablemente, me deja sentarme en su salón, junto a su perro Óscar, para hacer uso de su internet).

- Teo, el actor de 9 años que interpreta un papel en nuestro corto, hoy no tiene que rodar en el cementerio, así que me olvido que soy productor y saco mis dotes de babysitter. "¿Quieres qué vayamos al cine, Teo? Podemos ver la última de Pixar, Mostruos University", le pregunto yo con voz dulce. "No, prefiero Guerra Mundial Z", me contesta él con sequedad. Al final, acordamos una película que nos contenta a los dos, El llanero solitario, pero no soy yo quien lo acompaña, sino Arturo Valls, que entre rodaje y rodaje le quedan las dos horas y media libres suficientes para ver esa cinta que se muere de ganas por ver.

Final del día. De nuevo estoy agotado. Ha sido muy extraño ver a todo el equipo entre las tumbas del cementerio, el grito de "¡Acción!" en un camposanto... extraña paradoja. El equipo parece seguir estando contento (benditos ellos, cómo aguantan el calor), y la directora, con sonrisa de oreja a oreja permanente, dice estar cada vez más encantada con los resultados que se están obteniendo. Yo, como productor, no puedo estar más feliz viéndola así.

Hoy me quiero despedir con un epitafio anónimo que me ha hecho especial gracia, y que suelto a algún miembro del equipo en los cambios de plano para animarles un poco y que sigan trabajando con tan buena disposición. Dice así: "Aquí yace mi mujer, fría como siempre lo ha sido".

Me quedo corto (día 1)

El Grupo Madridiario se cuela en el rodaje de 'Epitafios'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios