www.madridiario.es
Los príncipes y el mendigo

Los príncipes y el mendigo

sábado 21 de julio de 2007, 00:00h
Dos noticias han saltado a los medios de comunicación que han dejado perplejos a unos y escandalizados a otros. Ambas han sido portadas de distintos periódicos, revistas y demás. La primera en aparecer, “la policía tirotea a un indigente en Barajas”, muestra la foto de dos agentes de la autoridad -uno de ellos con un casco de motorista en la cabeza- encañonando a un mendigo de 35 años tirado en el suelo. Es negro, tenía la vivienda en la T-1 de este aeropuerto desde hace muchos meses  y todas sus pertenencias,  en un carrito de los que  usan este medio de transporte para pasear sus equipajes. Este ciudadano nacido en Ghana,  y que desde hace un tiempo estaba de “inquilino” en Barajas, formaba parte del paisaje del aeropuerto madrileño, sin que a nadie le pareciese anormal la mendicidad ni que un ser humano se viese atrapado, por las circunstancias que sean, en el centro del desarrollo de la capital,  en un lugar situado entre los primeros del mundo por el número de viajeros recibidos y de personas que viajan a otros puntos del planeta desde este símbolo de la prosperidad de una región de la Unión Europea que llega a muchos, pero a otros no, entre ellos al mendigo Washington. Me impactó mucho la noticia y la foto de un ciudadano caído que debería estar de pie si los policías de las pistolas hubiesen conocido de la existencia del mendigo, que quizá desarrolló delirios propios de su propia vida en el momento de encontrarse con los que le abatieron, o si las administraciones, todas en general, hubiesen actuado con diligencia y no se hubiesen dejado llevar por la costumbre de acostumbrarse a la realidad. La otra noticia, la decisión de un juez, alertado por la Fiscalía General del Estado, de secuestrar 'El Jueves' por publicar un dibujo de los Príncipes en postura sexual con una nota en la que se mofa de los 2.500 euros que ha prometido Zapatero en fomento de la natalidad y de la capacidad de trabajo de los miembros de la Casa Real. Qué duda cabe que ambas noticias son impactantes, pero existen, además,  varias diferencias sustanciales entre lo uno y lo otro. Lo del mendigo de Barajas es un suceso que, lógicamente, fue recogido por todos los medios de comunicación, pero lo del despelote real es una portada provocativa y provocadora de un semanario satírico que,  como su propio nombre indica, se dedica a reírse de casi todo, con caricaturas que son verdaderos pasotes, y tiene la virtud de tener hasta las narices a los que reciben la caña de sus dibujantes y redactores. Para eso están este tipo de publicaciones. Es indudable que otra hubiese sido la dimensión  de la mofa si todos se hubiesen limitado a actuar con la normalidad con la que ha respondido la Casa Real: Silencio y queja a los de la revista, haciéndoles ver que se han pasado varios pueblos. Pero no, hay que ser más papistas que el Papa y regalar a los Príncipes un gesto que quizá no deseaban y que, sin duda,  traerá cola en las próximas semanas. Si más gente se escandalizase con la noticia del mendigo, la sátira de 'El Jueves' habría llegado a sus lectores habituales y no a medio mundo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios