www.madridiario.es
Casa de Campo, libre de humos

Casa de Campo, libre de humos

jueves 05 de julio de 2007, 00:00h
Madrid recupera para una Casa de Campo libre de vehículos, 76 años después de que esta zona verde fuera cedida por Niceto Alcalá Zamora, presidente del Gobierno de la República, e Indaleco Prieto, ministro de Hacienda,  al pueblo de Madrid y 61 años después de que fuera abierta al público tras permanecer siete años cerrada a causa de la Guerra Civil y los trabajos de retirada de bombas y material dejado por los contendientes.

 Precisamente aquel 1 de julio de 1946 en que se reabrió la Casa de Campo se fijó que quienes quisieran entrar a pie, caballo y bicicleta debían pagar 50 pesetas al trimestre y si pretendían hacerlo subidos a bordo de un automóvil la tasa municipal ascendía a 250 pesetas.

Desde entonces hasta el año 2003, los vehículos camparon, y nunca mejor dicho, por esta zona verde. Para muchos madrileños, esta posibilidad convirtió la Casa de Campo en el destino no sólo de fines de semana sino también de vacaciones estivales. Hace cuarenta años, era normal encontrar dos o tres coches aparcados y en sus cercanías mesas desplegadas, sillones y hamacas, neveras y hasta lámparas colgadas de los árboles que se encendían al llegar la noche.

Tras la muerte de Franco, los primeros equipos de gobierno democráticos comenzaron a acotar la invasión de los vehículos con cierre de caminos, troncos en los bordes de los caminos y multas a los infractores. La reducción de vehículos fue pareja al aumento de prostitutas, fomentado por el paso continuo de vehículos, al usarse la carretera que atraviesa la Casa de Campo como válvula de escape de miles de vecinos de Pozuelo y Boadilla.

Cuando en octubre de 2003, el Ayuntamiento decidió proceder al cierre de la Casa de Campo, las previsibles protestas de estos vecinos hicieron que el Ayuntamiento se limitara a cortar el tráfico los fines de semana y dejara siete horas de paso en los días laborables.

 Ahora ha llegado el momento de dar aquel paso que entonces las autoridades municipales, las mismas, no se atrevieron a dar. Se limitará el paso a aquellos equipamientos como el Zoo, el parque de Atracciones, el Recinto Ferial, el Teleférico o el Estanque que necesitan obligatoriamente un acceso rodado. El alcalde ha defendido la medida tanto por ecologismo como por su deseo de eliminar la prostitución de la zona. Es evidente que el primer objetivo lo logrará. El segundo, nos lo dirá el tiempo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios