www.madridiario.es
Fin de semana en blanco

Fin de semana en blanco

lunes 18 de junio de 2007, 00:00h

Intenso fin de semana, lluvioso y fresquito en el ambiente. Fin de semana a toda marcha en lo político y en lo deportivo, que a veces coinciden. El sábado, la elección como alcalde de Alberto Ruíz Gallardón, un acto formal, muy institucional, sólo salpicado por el discurso ocurrente, y en algunos momentos intelectualmente gamberro, del portavoz de Izquierda Unida, Angel Pérez, que hace presumir una legislatura animada en el debate municipal. Concurrencia de personalidades en la tribuna pública; solemnidad y discurso programático en el caso del alcalde electo y sobrio en el de Pilar Gallego, portavoz del PSOE, a quien no la veo en esa tesitura durante los próximos cuatro años, y es posible que busque otra salida y que finalmente sea Oscar Iglesias quien se quede liderando el grupo socialista. Poco más en el orden político, salvo la sorpresa de Leganés, donde contra todo pronóstico, Guadalupe Bragado, del Partido Popular, fue elegida alcaldesa, gracias a que PSOE e Izquierda Unida no llegaron a un acuerdo e IU votó en blanco.

Me parece que es pan para hoy y hambre para mañana, porque mucho me temo que a Guadalupe Bragado le va a durar la alcaldía menos que un pastel a la puerta de un colegio, porque más pronto que tarde PSOE e Izquierda Unida terminarán poniéndose de acuerdo y presentarán una moción de censura contra la alcaldesa del PP, aunque yo no sé si eso lo entendería bien el electorado.

En el plano deportivo, Gallardón consigue su primer título de Liga como alcalde. Entiéndanme, el primer título del Real Madrid durante su mandato como regidor de esta Villa y Corte. Esta ciudad consumió anoche litros y litros de tila, pero mereció la pena, y el madridismo se echó a la calle para festejar el triunfo. La celebración en Cibeles, la imposición de la bandera y la bufanda a la diosa, fue un espectáculo antiestético, demasiado mecánico, pero valió la pena preservar el monumento de la euforia. Luego ocurrió lo que nunca debería pasar y casi siempre pasa, que se desata el gamberrismo, se desborda el alcohol y los energúmenos, los cafres, los imbéciles de siempre, la arman, la montan, se enfrentan a la policía, conforman una batalla campal y se hace un balance de heridos y detenidos, lamentable. Inadmisible, una vergüenza.

Fin de semana gris en el ambiente, pero en blanco en lo deportivo. La diosa Cibeles vuelve a mirar de reojo y con cierta sorno a su compañero de paseo, Neptuno, huérfano de acontecimientos. Quien sabe si el año que viene toca milagro.


Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios