www.madridiario.es

La EMVS ofrece compras 'exprés' de pisos a sus inquilinos

lunes 18 de febrero de 2013, 00:00h
La Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) ha ofrecido a los inquilinos de cinco promociones de vivienda social del corazón de la capital la posibilidad de comprarlas por 159.750 euros y con la condición de abonar el precio total en el momento de la firma de la escritura, como se desprende de las cartas enviadas a los vecinos y firmadas por el director de gestión de la sociedad, Pablo Olangua.
El ofrecimiento afecta a 120 residentes con contratos de arrendamiento en los inmuebles de la calle Madera, 24-26; Carrera de San Francisco, 16; calle Embajadores, 46; y calle San Cayetano, 8 y 10. La alcaldesa, Ana Botella, fue la que anunció este ofrecimiento descartando la búsqueda de nuevos compradores una vez que la inmobiliaria Renta Corporación desestimara la operación de compraventa por "razones estrictamente empresariales".

La EMVS presenta ahora sus condiciones a los inquilinos. La primera es la del precio, con  esos 159.750 euros, y la segunda pasa por que "el precio total de la vivienda, impuestos incluidos, deberá ser abonado en el momento de la firma de la escritura". Además, para poder acceder a la compra el arrendatario deberá contar con unos ingresos familiares ponderados no superiores 4,5 veces el IPREM; el saldo patrimonial no superará el límite máximo de ingresos multiplicado por 1,5 y no se tiene que ser titular, ni ningún miembro de la unidad familiar, del disfute de otra vivienda en todo el país. Hay excepciones a esta última cláusula, relativas a herencias y a sentencias judiciales de separación o divorcio.

Además, los interesados deberán estar al corriente de pago en la cuotas de alquiler y de comunidad. Una vez recibidas las cartas, se abre un plazo de 45 días para presentar la aceptación en la sede de la empresa. Tras ella, y con la documentación requerida, se procederá a la escrituración en el plazo de 30 días. Añaden en la EMVS que si trascurridos los 45 días no hay una manifestación expresa de adquirir la vivienda en propiedad, "se entenderá que se desiste del ofrecimiento sin que se mantenga ningún derecho a su adquisición".

Los inquilinos, agrupados en la plataforma ¡Yo no me voy!, han afirmado que las condiciones impuestas buscan premeditamente que no puedan ser compradas. El presidente de la plataforma de afectados, Alberto Romeral, ha señalado a través de un comunicado que tienen la sensación de que la carta estuviera diseñada "premeditadamente para que no se pueda acceder de ninguna manera a la compra de la casa". Denuncian igualmente que no se aclare el destino de los que no accedan a la adquisición de los pisos.

Al menos hay opciones
El portavoz municipal de UPyD, David Ortega, ha manifestado que considera positivo que "al menos exista" la alternativa de ofrecer la opción de compra a estos inquilinos.

No obstante, insiste en que lo prioritario es mantener el carácter social de estos arrendamientos , especialmente teniendo en cuenta que el "40 por ciento de los actuales inquilinos son personas mayores de 70 años, ciudadanos para los que dejar su casa, su barrio, sería un auténtico problema".

Ortega también ha reclamado al Ayuntamiento que explique qué quiere hacer con los inmuebles, cuál es el objetivo de esta oferta de compra a los inquilinos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios