www.madridiario.es
La maldición del despoblado de Valmores

La maldición del despoblado de Valmores

miércoles 31 de octubre de 2012, 00:00h
Junto al arroyo de la Vega, entre Olmeda de las Fuentes y Nuevo Baztán, las ruinas de lo en que un tiempo lejano fue la iglesia de Nuestra Señora de Valmores esconden el eco de una maldición entre la maleza y los sembrados. Un asesinato por despecho, un castigo divino, la huida de todo un pueblo... el latido de la leyenda es inevitable en este enigmático enclave de la Alcarria madrileña.
Hoy, Olmeda de las Fuentes, un verdadero laberinto de calles empinadas, se enmarca -al este de la Comunidad de Madrid- entre los municipios de la comarca de Alcalá. Lo sosegado de sus paisajes, el rumor del agua de sus fuentes o el carácter agradable y generoso de sus habitantes propiciaron que desde hace décadas se formara en este pueblo una colonia de artistas y pintores que buscaban alejarse del tumulto de Madrid.

Entre ellos, el madrileño Alberto Moreno reflejó en un mural formado por cuatro cuadros, que permanecen expuestos en el Ayuntamiento, la leyenda del despoblado de Valmores, el cual, según la creencia popular, sería el germen de la Olmeda. Esta historia, envuelta en el misterio, que alimenta el hecho de que sigan en pie las ruinas de la iglesia donde ocurrieron los hechos que se narran, fue recogida en las Relaciones Topográficas de Felipe II en 1576.

Moreno interpretó con maestría este relato (vea la imagen del mural ampliada); la leyenda de una maldición que obligó a los habitantes de Valmores a abandonar su aldea. En el primer cuadro, una mujer con rasgos diabólicos -identificada en las Relaciones como "una mujer principal"- ordena a un sicario el asesinato de la amante de su marido. Ésta -"una guarda del campo", según los cronistas- se esconde en la iglesia de Nuestra Señora de Valmores en busca de la protección divina. Sin embargo, no escapará a la muerte y recibirá una cuchillada mortal sobre la misma imagen de la Virgen.

Este asesinato, promovido por los celos y el despecho, sería la causa del éxodo de los habitantes de Valmores, que huyeron del castigo divino que asoló la aldea. En el último cuadro, la imagen de una próspera Olmeda marca un feliz desenlace a esta leyenda, que la creencia popular considera el origen del actual pueblo.

Sin embargo, el alcalde de la Olmeda y autor de un libro sobre la historia del municipio, Miguel Ángel Alonso, explica que los documentos encontrados sobre Valmores confirman que "la Olmeda y el despoblado coexistieron", por lo que tras el despoblamiento del primero, que las huellas históricas sitúan antes del siglo XV, "lo probable es que sus habitantes se repartieran entre Olmeda y otros pueblos cercanos como Pezuela de las Torres y Corpa", dice, y añade que la creencia popular de que Valmores es el origen de Olmeda de las Fuentes "no es cierta".

"Lo normal es que el despoblamiento de Valmores fuese consecuencia de una peste u otro tipo de epidemia, o quizá de una plaga de langostas", comenta Alonso, aunque no descarta que "se produjera algún hecho de las características que relatan las Relaciones Topográficas y que ambos hechos confluyeran y acabaran por despoblar el pueblo".

Lo cierto es que en la actualidad, en la ribera del arroyo de la Vega, a unos 400 metros de la carretera que une Olmeda de las Fuentes y Nuevo Baztán, las ruinas de la iglesia, junto a los restos de un molino y los de la ermita de San Blas guardan la verdad de esta leyenda y alientan la imaginación y la literatura.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.