www.madridiario.es
Los gays denuncian al obispo de Alcalá

Los gays denuncian al obispo de Alcalá

Por MDO/E.P.
lunes 16 de abril de 2012, 00:00h
La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y el Colectivos de Gays de Madrid (COGAM) presentarán este martes una denuncia conjunta ante la Fiscalía Provincial de Madrid contra las palabras del Obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, en la homilía de Viernes Santo por "provocación a la discriminación y al odio" a las personas homosexuales.
Según estas asociaciones, el prelado "relacionaba la homosexualidad con la corrupción, la prostitución y el abuso, anteponiendo el prejuicio a la realidad de la diversidad afectiva y sexual y en definitiva cometiendo presuntamente un delito de Provocación a la Discriminación y al Odio, contenido en el artículo 510 del Código Penal". Con anterioridad, la FELGTB ha presentado un escrito ante el Consejo de Administración de RTVE, puesto que la homilía fue retransmitida por televisión, y una queja ante la Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano.

El obispo de Alcalá de Henares ha negado que sus palabras fueran homófobas. Así, ha explicado que "algunos juegan a confundir conceptos, de modo que acusan, ilícita e ilegalmente, de homofobia a quien afirma el desorden de dicha inclinación y de dichos actos". "Es una cuestión de estrategia: confundir conceptos para confundir a la opinión pública", ha apostillado. Reig Pla ha afirmado que lo que explicó el Viernes Santo responde al magisterio de la Iglesia Católica, ya que ésta "enseña que hay que distinguir entre las personas que siente inclinación sexual hacia el mismo sexo, la inclinación sexual propiamente dicha y los actos homosexuales".

"Respecto a las personas con atracción sexual hacia el mismo sexo la Iglesia enseña que deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta", ha destacado. "Más aún, la Iglesia acoge a todos los que, en esta situación, se acercan solicitando ayuda. Otra cosa bien distinta es la inclinación propiamente dicha (objetivamente desordenada) y los actos homosexuales (intrínsecamente desordenados)", ha añadido.

Sin embargo, en lo que se refiere a la inclinación de dichas personas, "aunque en sí no sea pecado, constituye sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral y este motivo la inclinación misma debe ser considerada como objetivamente desordenada". Con respecto a los actos sexuales entre personas del mismo sexo, el prelado recuerda que la Iglesia afirma que "son intrínsecamente desordenados, contrarios a la ley natural, ya que cierran el acto sexual al don de la vida, no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual y pueden recibir aprobación en ningún caso".

El prelado ha insistido este lunes en sus tesis, en una entrevista concedida a 'Religión en libertad'. Incide en que muchos casos de personas que sienten atracción hacia otras del mismo sexo "pueden ser resueltos positivamente, con una terapia apropiada, especialmente si la práctica de actos homosexuales no se ha enraizado".

"Con la ayuda de la gracia de Dios y acompañados por sacerdotes, orientadores y catequistas y ayudados, en su caso, por profesionales, las personas con orientación sexual hacia el mismo sexo pueden vivir en castidad (dominio de sí); no sin combate, pero la vida de todo cristiano que quiere vivir según la voluntad de Dios implica batallar contra las propias concupiscencias hasta el mismo día de la muerte", ha agregado.

Por su parte, profesionales del mundo de la Psiquiatría han rebatido este lunes las declaraciones del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, después de que éste defendiera que los homosexuales pueden cambiar su orientación sexual mediante una "terapia apropiada", asegurando que "no tiene sentido hablar ni de curación ni de terapia ya que no se considera una enfermedad".

El psiquiatra José Cabrera ha recordado que "la homosexualidad no está etiquetada como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es el máximo organismo sanitario del mundo". En los mismos términos se ha referido el jefe de del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Jerónimo Saiz, quien ha recordado que "no hay tratamientos estrictamente aplicables" a la homosexualidad.

"Lo del obispo hay que enmarcarlo dentro de una postura ideológica", según ha explicado Saiz  ya que "desde el punto de vista médico y científico no se puede sostener". Este experto ha reconocido, no obstante, que antiguamente había quienes se pensaban que la homosexualidad tenía tratamiento porque se creía que se trataba de una "anormalidad que se debía corregir".

En cambio, "lo que se da en la actividad de la Psiquiatría son otras cuestiones como el temor de ser homosexual", ha reconocido este experto, quien ha afirmado que se trata de un "motivo de consulta en adolescentes o en personas con un carácter obsesivo, que lo viven con duda, inseguridad o culpa".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios