www.madridiario.es

Gallardón visita el enlace de Las Tablas con la M-40 y la conexión entre las avenidas de la Ilustración y Ventisquero de la Condesa

Los barrios del norte tendrán garantizada la movilidad con seis infraestructuras municipales y la ampliación del Metro

Los barrios del norte tendrán garantizada la movilidad con seis infraestructuras municipales y la ampliación del Metro

martes 28 de noviembre de 2006, 00:00h
Un distrito más accesible, más competitivo, más equilibrado en sus usos, más respetuoso con el medio ambiente y con mayor calidad de vida para sus vecinos. Esta es la realidad actual de Fuencarral-El Pardo gracias a las actuaciones que el Gobierno municipal ha llevado a cabo en los últimos años y que se concretan sobre todo en seis proyectos, cuatro de ellos ya terminados. Precisamente, Ruiz-Gallardón ha comprobado, este martes, cómo avanza la construcción de las dos actuaciones pendientes: el enlace de Las Tablas con la M-40 y la conexión entre las avenidas de la Ilustración y de Ventisquero de la Condesa.

En Fuencarral-El Pardo, un área estratégica para el desarrollo de Madrid, el Ayuntamiento ha ampliado las vías de servicio de la A-1 y su conexión con Sanchinarro y Las Tablas; ha construido los enlaces de Montecarmelo con la calle Costa Brava; ha prolongado la avenida de Ventisquero de la Condesa, y ha construido el enlace de Sanchinarro con la M-40. “En total “, según ha detallado el alcalde, “son seis proyectos que, junto a la extensión de la red de Metro en este distrito que está acometiendo la Comunidad de Madrid, reforzarán la cohesión territorial de la zona Norte" y la calidad de vida de los 100.000 nuevos residentes que suman los nuevos barrios de Arroyo Fresno, Montecarmelo, Las Tablas y Sanchinarro, en los que se construirán 37.141 viviendas. 
 
La conexión de Las Tablas con la M-40, con una inversión de 36,9 millones de euros, prestará servicio a un barrio que contará con más de 12.000 viviendas y 37.000 vecinos, y también a la Ciudad de las Comunicaciones de Telefónica, un campus empresarial de más de doscientos mil metros cuadrados, muy cercano al eje financiero de la Castellana. “Se trata de un tramo de 4,6 kilómetros que, además de eliminar complejos trenzados y cruces, comunicará, a través de la M-40, a este barrio con toda la ciudad, incluido el aeropuerto de Barajas”, según ha explicado Ruiz-Gallardón.
 
En tres meses, la ampliación de los carriles de la M-40, tanto de su tronco como de las vías de servicio, y nueve estructuras (de las que ya sólo queda por concluir un viaducto de 288 metros) permitirán mejorar la movilidad y la seguridad de los 140.000 vehículos que diariamente transitan por este punto. Aunque el plazo de ejecución es de 22 meses, el alcalde ha  informado que el Ayuntamiento irá abriendo todas aquellas estructuras que tengan autonomía funcional, “como ya hicimos en septiembre con la conexión entre Las Tablas y la Ciudad de las Telecomunicaciones”. 
 
El otro proyecto que ha visitado el alcalde es la conexión subterránea entre las avenidas de la Ilustración (actualmente, parte de la M-30) y Ventisquero de la Condesa, cuya prolongación y conexión con la M-40 entró en servicio hace un año. Las obras, que comenzaron en abril de 2005 y tienen un presupuesto de 73,6 millones de euros, avanzan a buen ritmo y concluirán en el plazo previsto de 24 meses. “Estamos hablando de un eje de 3.465 metros que unirá la M-30 con la M-40, de los cuales 1.454 serán completamente subterráneos, otros 1.429 rampas de acceso y 582 viario en superficie”, ha declarado el alcalde.

En la construcción de esta nueva infraestructura, compuesta por dos túneles unidireccionales y con dos carriles por sentido, se ha garantizado la máxima seguridad con la instalación de más de 400 dispositivos de control en la obra y en los edificios próximos, y con la inspección y certificación ante notario del estado de los inmuebles del entorno. En estos momentos, el tramo de los túneles bajo losa ya está construido, y la parte que se trabaja en mina en uno de los sentidos está igualmente terminada. Además, ya se ha realizado el 60 por ciento del proyecto de urbanización en superficie, que incluye la plantación de 713 nuevos árboles, frente a los 283 afectados por las obras, o la creación de tres equipamientos para juegos infantiles.

Todo el conjunto entrará en funcionamiento en abril de 2007, como estaba previsto. En ese momento, la desaparición de la barrera entre el Norte y el Sur del distrito que actualmente constituye la avenida del Cardenal Herrera Oria beneficiará directamente a los 27.000 vecinos de Mirasierra, a los 25.000 que residirán en Montecarmelo y a los 9.000 de Arroyo Fresno, así como a los 51.000 ciudadanos del barrio del Pilar. “Se estima que este eje será utilizado diariamente por 30.000 vehículos que se ahorrarán 350.000 horas anuales, lo que disminuirá la contaminación acústica y ambiental”, ha indicado el edil para terminar el acto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios