www.madridiario.es
Las cosas de la política

Las cosas de la política

martes 24 de mayo de 2011, 00:00h
Conocidos los resultados de los comicios del 22 de mayo, las cosas de la política siguen siendo las grandes protagonistas. El PP de Esperanza Aguirre se llevó un buen número de votos y 72 parlamentarios, algunos más que en 2007. Teniendo en cuenta que la Asamblea de Madrid ha crecido 9 escaños más, por el incremento de la población, el PP arrasa, sin duda, pero con menos apoyos que hace cuatro años.

El PSM de Tomás Gómez obtiene el peor resultado de la historia del socialismo madrileño. Cuenta con 36 diputados, algunos menos que en las pasadas elecciones autonómicas, lo que significa una derrota sin paliativos, porque con un parlamento más amplio, su presencia es aún menor. IU, que se queda más o menos como estaba respecto al número de votantes, sentará a 13 de los suyos en otros tantos sillones del salón de plenos de Vallecas, dos más que en 2007.

La gran sorpresa es la entrada de una nueva fuerza política en la Cámara autonómica. El partido de Rosa Díez, UPyD, consigue 8 escaños. El cabeza de lista de esta formación, Luis de Velasco, es un antiguo militante del PSOE y alto cargo en el primer Gobierno presidido por Felipe González.

Estos son los datos y todo lo demás es verborrea. Volvamos a las cosas de la política. En el PP de Madrid, todavía con la miel del triunfo en los labios, algunos se entretienen en analizar concienzudamente las razones del hecho de que Aguirre supere a su amigo Alberto Ruiz-Gallardón, de nuevo alcalde de la capital de España, en más de 40.000 votos. Se supone que esto se tiene en cuenta pensando en posibles batallas de futuro entre los dos amigos con más carisma en el PP. Alberto y Esperanza envenenan los sueños de muchos populares.

La política de las cosas es otra cuestión. En el PSM, las cosas de la política están en primera línea de combate. Tomás Gómez, el invencible, responde a los que le exigen responsabilidades por dejar el partido como unos zorros después de ganar las primarias y enfrentarse al jefe Zapatero, que prefería a Trinidad Jiménez, señalando: Pío, pío que yo no he sido.

Los críticos encabezados por el todavía diputado socialista Cesar Giner le piden que convoque un congreso extraordinario del PSM y que deje su sillón de mando en el partido al fracasar su proyecto. Tomás pasa de todo y dice que la crisis es la culpable de que Zapatero enojase a los españoles, también a los madrileños, con sus recortes sociales y demás medidas que han caído como puñaladas en los colectivos de funcionarios, jubilados y trabajadores en general.

El líder del nuevo socialismo madrileño considera que el PSOE ha bajado en todas las comunidades y que todos los socialistas en puestos de dirección han entendido el mensaje de los votantes, que, a su juicio, es de desafecto a unas siglas que tienen más de 100 años de historia y muy pocos de prácticas que nada tienen que ver con la izquierda.

Obviedades, lugares comunes y palabras vacías forman parte del lenguaje de la clase política en general. En fin, que seguimos como estábamos, con una nueva Asamblea de Madrid, con cuatro partidos en vez de tres, pero sin centrarnos en la política de las cosas. Nos gustaría saber si el PP nos recortará más todavía, si el PSM se arrepiente y está dispuesto a pedir que se eche marcha atrás en las medidas antisociales del Gobierno de Zapatero, que es lo que pide IU. De UPyD, hasta que no sepamos de qué píe cojea será difícil juzgar lo que hace. La sensación es que Luis de Velasco está más inclinado a la izquierda.

Mientras que sus cosas centren el debate político y ocupen una parte importante de su tiempo, el de la clase política, nuestras cosas, las de los ciudadanos, tienen que esperar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios