www.madridiario.es
¿Dispuestos a hablar?

¿Dispuestos a hablar?

jueves 13 de enero de 2011, 00:00h
Leo que el Sr. Rajoy está dispuesto a hablar sobre la reforma de las pensiones con el Gobierno socialista. Tiene una curiosa forma de plantear el Sr. Rajoy su posición política, sin mojarse, como de costumbre. Habla pero no escucha, y cuando habla cae en enormes contradicciones: Hace dos años escuché al líder del PP defender la necesidad de reformar las pensiones, y ahora, una vez que el gobierno acepta el envite, el Partido Popular en conjunto se echa atrás, y critican la reforma. La última razón que esgrime el PP es que hoy por hoy, no existe urgencia para reformar las pensiones, a no ser que sea por una supuesta imposición de los mercados financieros. Como tantas otras cosas, el PP dice una verdad a medias, que es la peor de las mentiras.

Es cierto que si miramos hoy las cuentas de la Seguridad Social, su salud es envidiable y no hay motivo para su reforma. Esos buenos datos son gracias a la gestión del gobierno socialista: superávit cuando no un ligero déficit en los peores momentos de la crisis económica; y una dotación del Fondo de Reserva de la SS superior, por primera vez en la historia, a los 60.000 millones de euros.

Con todo, el planteamiento que hace el Gobierno es adelantar una reforma, la del sistema de pensiones, que es inevitable dada la evolución demográfica española: si hoy hay cerca de cuatro trabajadores por pensionista, dentro de 30 años las proyecciones demográficas sitúan la relación en 1,5 trabajadores por pensionista. Y si cuando se diseñó el sistema de pensiones, los jubilados disfrutaban de su pensión durante 10 años, hoy lo hacen durante más de 20 años. Así que si algo impone la reforma, es el sentido común, al menos para los que creemos en el actual sistema de pensiones: si queremos que perviva habrá de adecuarlo a la realidad demográfica actual, teniendo en cuenta que España es uno de los países con mayor esperanza de vida.

En ese contexto, si compartimos que la reforma es inevitable, lo lógico es adelantarla, hacerla de forma progresiva -el gobierno defiende un alargamiento progresivo de la edad de jubilación paulatino a partir de 2013 hasta finales de la década de 2020-, y con ello lograr una menor incidencia de la reforma sobre las pensiones del mañana.

¿De estas cosas estará dispuesto a hablar el PP?. Me temo que pese a los cantos de sirena de Rajoy, el PP, como siempre -ahí tenemos como precedente su no a la reforma de las pensiones hecha en los 80- volverá a quedarse en su sempiterno no a las grandes reformas. Esa es la triste historia de la derecha española.

 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios