www.madridiario.es
Los 'diputados Gürtel' se aferran al escaño

Los 'diputados Gürtel' se aferran al escaño

domingo 28 de febrero de 2010, 00:00h
El PP aguantó estoicamente en 2010 todo el peso del caso Gürtel. A pesar del levantamiento del secreto de sumario y de las revelaciones sobre hasta qué punto estaban presuntamente implicados cargos públicos del partido en la red de sobornos, los populares, con Esperanza Aguirre al frente aguantaron el chaparrón. La situación se complicó cuando los tres diputados de la Asamblea imputados se negaron a dejar su escaño en el parlamento regional, a pesar de haber sido repudiados por su formación.
El año comenzó con el PP preparándose para paliar los efectos del levantamiento del secreto de la segunda parte de la investigación. Una segunda parte que se hizo pública a principios de abril y que colocó en el centro de la trama de favores, regalos, prevaricación y blanqueo de dinero, en el centro de la trama a Arturo González Panero, Jesús Sepúlveda, Ginés López y Guillermo Ortega, ex alcaldes de Boadilla, Pozuelo, Arganda y Majadahonda, respectivamente. Todos habrían recibido, según la investigación, dinero en metálico, coches, viajes o, incluso, regalos como el pago de un viaje de bodas. Los municipios, incluido Madrid capital cuando Alberto López-Viejo era concejal en él, eran clave en la red.



En estos municipios, como en las consejerías del Gobierno de la Comunidad de Madrid, se habrían 'troceado' contratos públicos para adjudicarlos en cantidades menores a las empresas del cabecilla de la trama, Francisco Correa, sin pasar por concurso público. Pese a los indicios, el Gobierno de Esperanza Aguirre negó siempre que existiese una 'lista Gürtel' a través de la que Alberto López-Viejo, organizador de los principales actos de la presidenta, obligase a las consejerías a contratar las sillas, la megafonía, la iluminación o los paneles publicitarios de los eventos a precios desorbitados. El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, enfrentado a Aguirre por el 'caso del vómito' y el supuesto espionaje, aprovechó para atacar a la presidenta.

A la luz de las nuevas revelaciones, y con PSOE e IU exigiendo a Aguirre responsabilidades ("Es imposible que usted no supiera nada", denunció Gregorio Gordo, coordinador general de IU), el PSM solicitó imputar a 45 altos cargos del Gobierno de Aguirre (entre ellos su vicepresidente, Ignacio González) que habrían sido colaboradores necesarios para estas adjudicaciones, bien firmando contratos, bien autorizando el pago de facturas. El Ejecutivo correspondió denunciando a Tomás Gómez, secretario general de los socialistas, por "denuncia falsa".

Pero la segunda parte del sumario reveló algo más: las sospechas, difundidas ya con anterioridad, de financiación ilegal del Partido Popular en la campaña de 2003 a través de Fundescam, la primera de Esperanza Aguirre cuando Pío García Escudero aún era el responsable del PP de Madrid. La presidenta advirtió que esta acusación no era en ningún modo nueva y consiguió, en una maniobra sorprendente, desviar la atención al soltar en sede de parlamentaria la frase lapidaria "Yo destapé el caso Gürtel", que dio pie a toda una cascada de bromas, frases y acusaciones en las redes sociales en forma de #aguirrefacts.

Imputados en la Cámara
Francisco Correa, imputado como presunto cabecilla de la trama Gürtel.Con todo ello sobre la mesa, incluida la parte que afectaba a la vertiente valenciana del caso (los famosos trajes de Francisco Camps y la posible implicación del tesorero nacional del partido, un Luis Bárcenas sustentado por Mariano Rajoy), los ya ex diputados del PP en la Asamblea de Madrid se negaron en rotundo a dimitir y a abandonar la protección que les concede el hecho de ser cargos electos y aforados. Esperanza Aguirre les pidió durante el debate en la Cámara que se fueran, pero ni aún así. PSOE e IU insistieron por ello en la "vergüenza" de tenerles sentados en la casa de los madrileños y votando, además, en el mismo sentido que lo hacía el PP. La oposición les persiguió demandando sus declaraciones de bienes, pero éstos eludieron el control. Esperanza Aguirre exigió al PSM que, si quería transparencia, empezase por expulsar a los imputados que tenía en sus filas.

La tercera parte del sumario Gürtel se hizo pública en noviembre; en ella se añadía más leña al fuego (implicando al actual alcalde de Boadilla, resumiendo como Correa trató de proteger sus fondos en Suiza y asegurando, de nuevo, que las consejerías de la Comunidad de Madrid tenían una lista para contratar con la trama), pero su importancia se diluyó a la espera de que empiece de forma definitiva el juicio contra los encausados. Enzarzados entre acusaciones, PP y PSOE se acusaron de financiarse ilegalmente. Los populares llevaron incluso ante el Tribunal de Cuentas a Tomás Gómez y los suyos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.