www.madridiario.es
Más espacio para los peatones

Más espacio para los peatones

lunes 30 de noviembre de 2009, 00:00h
A finales de octubre, y después de seis años, la Puerta del Sol dejó de tener obras en su superficie. El Consistorio peatonalizó parcialmente este ámbito en una obra que duró seis meses y costó 4,6 millones de euros, financiados con dinero del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL). Con la reforma de la plaza de Callao y del último tramo de la calle de Preciados el Ayuntamiento también pudierpm liberar en esta zona 4.749 metros cuadrados.
El Ayuntamiento de Madrid peatonalizó toda la Puerta del Sol excepto el paso rodado que une la calle Mayor con la carrera de San Jerónimo y un acceso desde la calle de Alcalá que también amplió sus aceras desde Sol hasta la calle de Sevilla en 5.000 metros cuadrados. El espacio peatonal de la plaza pasó, con este proyecto, de 6.681 a 10.466 metros cuadrados. Un incremento del 36,1 por ciento de la superficie para peatones y un 83 por ciento del total. Esta nueva realidad permitió crear itinerarios peatonales a través de Arenal, Preciados, Carmen, Montera, Alcalá y Callao.

Además, la mejora de la accesibilidad en el entorno se culminó con el rebaje de ocho pasos de peatones y la creación de 400 metros de itinerarios para invidentes. También se sustituyeron 3 kilómetros de canalizaciones de servicios y se instalaron cuatro grandes farolas modernistas 'Príncipe Pío' y 22 columnas 'Princesa', que en su día fueron habituales en la Estación del Norte, la Gran Vía y Callao. También se plantaron 5 nuevos árboles, 17 bancos, 3 aparcabicis, 44 jardineras colgantes y 56 bolardos.

Estas fueron las últimas novedades conocidas pero no las únicas. El mes anterior, el Consistorio reorganizó los elementos ornamentales de la zona. Trasladó la estatua del Oso y el Madroño a su posición original frente al edificio de Tío Pepe, reubicó la estatua de la Mariblanca a la entrada de la calle del Arenal, y puso una nueva losa para reflejar el Kilómetro 0.

Reformas en la plaza de Callao
Las reformas de la plaza del Callao y del último tramo de la calle de Preciados, en el distrito de Centro, permitió al Ayuntamiento de Madrid liberar 4.749 metros cuadrados. Asimismo, se mejoró la accesibilidad, con el rebaje de 16 bordillos, y se crearon 454 metros de itinerario guía.

Se renovaron 16 bancos, cuatro aparcabicis con capacidad para 20 vehículos, nueve jardineras colgadas, 37 farolas con cien puntos de luz, siete quioscos, más de mil metros de nuevas canalizaciones de alumbrado, más otro millar para riego y medio centenar para los semáforos.

Además, las obras en la calle Jacometrezo y en parte de San Bernardo permitió crear un intercambiador en el que confluyen varias líneas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y el Metro. Con todos estos cambios, "Callao y su entorno representan al Madrid del siglo XXI, en el que modernidad y progreso se han convertido en sinónimos de espacios regenerados y recuperados para el peatón", según destacó Gallardón.

Fuencarral, también peatonal
En el mes de julio Fuencarral también se despidió del tráfico rodado entre la Gran Vía y la calle de Hernán Cortés. Desde entonces solo los vehículos de emergencias, los de servicios municipales y los de carga y descarga -en los horarios fijados por el Consistorio- tienen acceso a la zona convertida en territorio exclusivo de los peatones.

Esta obra, que costó casi 2,2 millones de euros procedentes del Fondo Estatal de Inversión Local, permitió que el peatón disponga casi en exclusiva del 91 por ciento de la zona, frente al 56 por ciento del que disponía hasta entonces.

Un espacio de 9.731 metros cuadrados en los que se plantó 39 árboles más y nuevo alumbrado. También se renovó el mobiliario urbano instalando sillas individuales en lugar de bancos 'tradicionales', y se reordenó el tráfico de la zona.

Plaza de Isabel II
En el mes de agosto de 2008 comenzaron los trabajos preparatorios de las obras de peatonalización de la plaza de Isabel II que todavía siguen paralizadas debido a que durante la mejora del Metro se encontraron una fuente y un acueducto del siglo XVII bajo la plaza de Isabel II.

En concreto, se trataba de la Fuente de los Caños del Peral, de más de 30 metros de longitud e ideada por el primer arquitecto del Monasterio de El Escorial, Juan Bautista de Toledo, y de un acueducto de ladrillo que surtía de agua al Palacio Real. Ambos estaban en un excelente estado de conservación.

Una vez puedan iniciarse los trabajos de peatonalización las zonas afectadas serán la misma plaza de Isabel II, el tramo final de la calle Arenal, la calle Arrieta desde Caños del Peral hasta Felipe V y la Costanilla de Los Ángeles. En total, se actuará sobre 9.350 metros cuadrados de terreno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.