www.madridiario.es
Así será el aparcamiento de Santo Domingo

Así será el aparcamiento de Santo Domingo

Por Enrique Villalba
viernes 05 de junio de 2009, 00:00h
El aparcamiento para residentes de la plaza de Santo Domingo será subterráneo, tendrá 360 plazas y estará terminado a finales de 2010, si se cumplen los plazos previstos por el Ayuntamiento de Madrid.
Madridiario ha tenido acceso a los documentos de este proyecto municipal que pretende devolver a los vecinos el primer aparcamiento público de España. La obra de remodelación va a costar un total de 4,9 millones de euros y durará 12 meses. Es el último peldaño de un proceso de transformación que ha durado seis años.

Cuando esté terminado, el aparcamiento estará situado totalmente bajo rasante. Pasará de tener cinco a tres plantas y una capacidad de 360 plazas de aparcamiento para residentes, 8 de ellas para minusválidos (que contarán con sendas especiales adaptadas para un acceso más sencillo). El precio fijado por la empresa concesionaria por cada plaza asciende a 28.000 euros más IVA.

Se podrá acceder a pie por dos entradas con rampa o en ascensor. En coche, el acceso se resolverá por la rampa de la calle Jacometrezo, mientras que la salida es de nueva construcción y consiste en una entrada de trazado curvo situada en la cuesta de Santo Domingo, junto a la escalera de subida a la plaza. El diseño de la obra evita que se tengan que corregir, anular o demoler los arreglos de la obra llevada a cabo hace apenas dos años.

Historia movida
La historia constructiva de este aparcamiento ha sido inusualmente movida. Se construyó en 1959 en la plaza de Santo Domingo. Uno de sus cinco pisos emergía a la superficie. Este equipamiento sufrió dos ampliaciones en 1967 y 1979, con tres plantas subterráneas cada una, hasta alcanzar una capacidad de 567 plazas. Se habilitaron tres accesos: uno de entrada y salida a nivel de rasante en la plaza, una rampa de entrada por la calle de Jacometrezo -que además da acceso a garajes privados existentes en los edificios adyacentes- y una rampa de salida por la cuesta de Santo Domingo que estaba fuera de uso para reducir costes.

Con esta estructura urbana, los vecinos y visitantes perdieron la plaza, uno de los espacios públicos más valorados en la zona, en favor del automóvil. Esto degradó el barrio. Sobre todo, en los últimos años, cuando presentaba, según los propios técnicos municipales, un importante envejecimiento y falta de mantenimiento. Por eso, en 2003, el Gobierno municipal convocó un concurso para demoler la parte emergente del aparcamiento, reurbanizar la plaza y ampliar el espacio subterráneo para recuperar la plaza sin perder capacidad de ocupación.

Aluminosis
Las obras se adjudicaron en 2005 a la empresa Sando, aunque no se incluyó finalmente la ampliación, prevista en la calle Jacometrezo. En julio de 2006, la obra sufrió grandes modificaciones, lo que enlenteció la obra. Por un lado, las estructuras metálicas sufrieron muchos daños por aluminosis. Por otro, se ideó la reordenación de la plaza, dentro del proyecto de peatonalización de Callao y sus alrededores. El problema estructural se solventó y el acondicionamiento de la superficie de la plaza se llevó a cabo y fue presentado el 27 de abril de 2007.

Ahora quedan numerosos elementos pendientes de terminar. Bajo la plaza recuperada para el público hay una gran 'caverna' en la que hay que trabajar duro. Existen problemas de entradas de agua que hay que canalizar y erradicar para impermeabilizar el inmueble. Las reformas han hecho necesario crear un acceso peatonal, rampas de comunicación entre plantas, una rampa de salida, un núcleo de escaleras, locales técnicos y cuartos interiores del aparcamiento. Se deben mejorar los forjados y la estructura del aparcamiento, aunque la disposición del mismo, impide la entrada de máquinas y enlentece el proceso de obra.

Accesibilidad y teléfonos móviles
También es necesaria la dotación de instalaciones eléctricas, de saneamiento, alumbrado interior, extracción de monóxido de carbono (para lo que se van a habilitar zonas de ventilación natural y forzada), aseos (incluidos de discapacitados físicos), y de detección y protección de incendios. También se va a instalar una red que permita el uso de teléfonos móviles en el interior del subterráneo, se va a adecuar el complejo a la Ley de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas. Por último, se deben adecuar los acabados a la plaza y reordenar la distribución de movilidad de las calles y plazas anexas y modificar el esquema funcional del aparcamiento. Todo ello evitará futuros conflictos de circulación en el ámbito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios