www.madridiario.es
Policías judocas

Policías judocas

Por Mª Carmen Cruz Martín
viernes 19 de junio de 2009, 00:00h
La violencia de género es una lacra contra la que luchan todas las administraciones. Los agentes de Policía Local suelen ser los primeros en acudir en auxilio de las víctimas de violencia de género. Para saber cómo hacer frente a un posible agresor en un caso de violencia de género y saber cómo reducirle, las agentes femeninas aprenden técnicas de defensa personal.
María es agente de las Brigadas Especiales de Seguridad de la Comunidad de Madrid (BESCAM) en Rivas-Vaciamadrid. Pertenece a la unidad contra la violencia de género, por lo que en alguna ocasión que otra tiene que enfrentarse a un agresor.

Pero no tener la fuerza o el tamaño de un hombre no es sinónimo de que no pueda hacerle frente. Y más gracias al curso de 'Defensa personal policial femenina y violencia de género' que imparte la Academia de Policía de la Comunidad de Madrid.

"Este curso consiste de dotar a las agentes femeninas de las herramientas y técnicas necesarias para poder reducir a un hombre. Se trata de suplir la fuerza que podría tener un varón con la técnica", explica el director de estudios de la Academia de Policía de la Comunidad de Madrid, Alberto Albacete.

Durante el curso, que tiene una duración de 30 horas, las agentes -unas 20 por curso- aprenden diversas técnicas de defensa personal, de control del estrés que produce una agresión, medidas de autoprotección, se refuerza la autoestima de la mujer, así como se enseña a intervenir en lugares cerrados y cómo negociar.

Asimismo aprenden a utilizar cualquier herramienta que se tenga a mano como instrumento para defenderse. Así, "un bolso, un móvil o un bolígrafo puede ser tan útil como el grillete o el bastón policial para reducir a una persona.  Eso sí, nunca se usará para golpear a alguien", insiste Albacete.

Además de las técnicas, "enseñamos también que hay que tomar algunas precauciones cuando se va por la calle como mirar bien antes de abrir el cochepor ejemplo, o no llevar el bolso cruzado en el pecho porque si te intenta robar, la agresión será mayor porque al tirar del bolso te pueden arrastrar", explica la monitora del curso, Rosa Sola que además de cinturón negro es también policía foral en Navarra.

"Veo muy útil este curso tanto a nivel profesional como personal", dice una de las alumnas. "Nos enseñan los puntos débiles de los hombres y vemos cómo con una pequeña luxación es posible controlar a un hombre que te dobla el tamaño", añade otra de las pupilas de Rosa Sola.

Formación en violencia de género

Y este curso no es el único relacionado con la violencia de género que se oferta en la Academia de Policía. Los agentes reciben formación a través de "dos cursos: básico y avanzado, en los que reciben formación en habilidades sociales para saber cómo tratar tanto a la víctima como al agresor, sobre los aspectos legales de la violencia de género y la protección judicial a la víctima, o la asistencia integral que ofrece la Comunidad en estos caso, entre otras cosas", señala el director de estudios.

Gracias a esta iniciativa, unos 200 agentes reciben formación en este área para mejorar la respuesta policial ante las situaciones de riesgo que sufren las víctimas de malos tratos.

Estos cursos se enmarcan dentro de un convenio firmado entre la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior y la de Consejería de Empleo y Mujer en 2008 que tiene por fin ofrecer mayor protección a las víctimas de la violencia de género. Según este acuerdo, habrá (y de hecho ya hay), unidades dentro de las BESCAM especializadas en este tema.

Además de estos cursos en violencia de género, la Academia de Policía forma en muchas otras materias como delitos informáticos, inglés, cursos de piloto, resolución de conflictos vecinales, en derecho penal, propiedad intelectural, alcoholemia o falsificación de documentos, entre otras.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios