www.madridiario.es
Y la vida sigue igual

Y la vida sigue igual

viernes 15 de mayo de 2009, 00:00h
Si ya lo decía Julio Iglesias, “unos que nacen otros morirán, unos que ríen otros llorarán…  la vida sigue igual”. Y es que Florentino Pérez se ha presentado otra vez en sociedad como candidato a la presidencia de la “casa merengue” y algunos periodistas (que más que periodismo deportivo parecen que se dedican a la prensa rosa), ya lo han catalogado  como el “mesías” y el “salvador”. Hay que recordar que esos mismos son los que también le “crucificaron” en la anterior etapa. Pero hoy no voy a contar la puesta en escena del candidato Pérez, porque ya le dediqué un artículo con el título de: 'Hola… Florentino', por lo que si no lo han leído les invito a que lo hagan.

Y como la vida sigue igual (algunos dirán que cualquier tiempo pasado fue mejor….) me quiero referir a la mayor chapuza que se ha producido en el mundo del deporte en los últimos años, y que no es otra que  la “OPERACIÓN PUERTO”. Lo que podía haber sido un logro, desenmascarando a los tramposos y el oscuro negocio del dopaje, se ha convertido en un cúmulo de sospechas y de calumnias contra los ciclistas, que algunos han tenido que pagar con la retirada y con un negro nubarrón tanto económico como profesional, sobre sí.

El todopoderoso director del Tour de Francia y propietario del 49 por ciento de las acciones de Unipublic organizador de la Vuelta a España, Proudhomme, ha decidido por una supuesta sospecha de CONI (Comité Olímpico Nacional Italiano) suspender de correr el Tour de Francia a Alejandro Valverde. Como el año pasado decidió suspender al nuevo Astaná y por lo tanto defender el “mallot amarillo” a nuestro Alberto Contador, porque anteriormente un equipo y corredores con licencia de Kazajistán habían dado positivo.

El dopaje es un negocio en el que se encuentran involucrados algunos directores, preparadores, entrenadores, médicos (supuestamente) deportivos, y cuyo eslabón final y juguete roto es el deportista. La actual legislación deportiva contempla una suspensión deportiva por un periodo de dos años, pero una suspensión moral de por vida. El ciclismo es el gran golpeado, junto al atletismo y la natación. Al ciclista se le trata como un delincuente, teniendo que informar en todo momento a donde va,  de dónde viene, con quién va, etcétera ¡Eso sí! ya se han suavizado los controles y no se pueden hacer controles sorpresas de madrugada.

Pero el dopaje se tiene y se puede erradicar de varias maneras, como por ejemplo: hacer controles desde juveniles; controles igual de exigentes en todos los deportes y digo todos; suspensión de por vida al deportista que se dope salvo que colabore en desenmascarar a los suministradores; cárcel para los prescriptores.  Y, por supuesto, que algunos no violen permanentemente el derecho a la presunción de inocencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.