www.madridiario.es
Pocas, tarde y mal entregadas

Pocas, tarde y mal entregadas

sábado 28 de marzo de 2009, 00:00h
Lo he dicho en alguna otra ocasión: el gobierno del Ayuntamiento de Madrid construye muy pocas viviendas públicas; y las pocas que termina, las termina tarde y mal. Quiero referirme al mal estado de muchas de las promociones de vivienda pública municipal que entrega el Ayuntamiento a sus adjudicatarios.

Resulta vergonzante ver cómo el Ayuntamiento de Madrid ha entregado viviendas públicas que han costado una millonada de euros, pero cuyo estado en su momento de entrega es deplorable. Me refiero a promociones como las de Pradolongo nº1, Ensanche Vallecas 4, 8, 16, etc, etc. Viviendas todas que se han entregado hace pocos meses y cuyos pisos, trasteros y zonas comunes ya sufren problemas de inundaciones cada vez que caen cuatro gotas, problemas relacionados con el mal funcionamiento de las luces en las zonas comunes, las bajantes mal terminadas, los pasillos desconchados, las puertas que no cierran, los ascensores a los que no llega la electricidad… en fin, una larga ristra de desperfectos que sufren los adjudicatarios y que como consecuencia, han visto convertido su sueño de comprar una vivienda pública, en una auténtica pesadilla.

Cuando he tenido la ocasión de visitar algunas de estas promociones y he visto con mis propios ojos los desperfectos y el mal estado en el que se han entregado las viviendas, no he dejado de preguntarme ¿cómo es posible que el gobierno municipal entregue viviendas tan mal acabadas? ¿cómo es posible que entreguen viviendas en las cuales nuestros gobernantes municipales nunca vivirían? ¿es que se consideran mejores que aquellos a los que gobiernan? Me temo que sí. Que la prepotencia les ha llevado a ser menos escrupulosos con el dinero público que con el suyo propio. Y esto es lo grave.

Porque no estamos hablando de ningún regalo. Los adjudicatarios compran las viviendas públicas, y, por tanto, el gobierno municipal no regala nada. Los adjudicatarios pagan los pisos, y de hecho pagan bastante en proporción a la renta que perciben. Hay que recordar que esos adjudicatorios no son sólo los clientes de esas promociones, sino también los accionistas del Ayuntamiento que las construye. La corporación madrileña se financia a través de los impuestos que pagan los ciudadanos, dinero con el que posteriormente financia el Ayuntamiento la construcción de las pocas y malas viviendas municipales que se construyen en Madrid. Por tanto, al entregar el Ayuntamiento de Madrid viviendas en un estado deplorable, lo que hace es fallar a sus clientes y accionistas, que son los madrileños. Nuestros gobernantes munícipes no son gente de fiar en materia de vivienda pública.

La última pregunta a hacerse es quien asumirá algún tipo de responsabilidad política por tal fracaso en la política de vivienda. Pero eso es harina de otro costal en un gobierno no acostumbrado a asumir responsabilidad política alguna.

Pedro Sánchez.
Concejal del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios