www.madridiario.es
El arte de 'tocar madera'

El arte de 'tocar madera'

jueves 05 de febrero de 2009, 00:00h
A falta de empleo, buenos son los cursos. Esa es, más que nunca, la filosofía de entidades como Área de Formación, que se dedica a enseñar oficios a desempleados y colectivos en riesgo de exclusión. Madridiario ha visitado un taller donde 30 alumnos aprenden los secretos de la carpintería.
En un momento en que el mercado laboral se encuentra prácticamente estancado, las oficinas de empleo y las entidades que se dedican a la inserción laboral demandan, cada vez más, formación para sus alumnos. "Ofrecemos cursos gratuitos a colectivos con problemas, con especial incidencia en los distritos más próximos (Carabanchel, Latina, Usera y Villaverde), pero también en colaboración con otras entidades de ámbito regional", explica la coordinadora del centro, Pino Campillo.

Así, por ejemplo, la Agencia Antidroga o la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI), dependiente de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, derivan a esta entidad a numerosas personas con objeto de conseguir su inserción sociolaboral. Y, tal y como señalan desde la ARRMI, "el nivel de implicación de Área de Formación es espectacular".

Además de ofrecer formación en su sede, la entidad deriva a parte de sus alumnos a talleres situados en otras zonas de la región. Uno de ellos es una carpintería situada en un polígono industrial de Humanes, que se dedica a la fabricación de futbolines y mesas de billar. En el taller, sin embargo, se producen objetos que no se comercializan, desde escritorios artesanales hasta pérgolas o mesas de juegos, pasando por juguetes y toda clase de pequeños objetos de madera. Son los resultados de las prácticas de los alumnos que se forman en el oficio en esta nave, que ellos podrán llevarse como recuerdo  o, en el caso de haber sido fabricados en equipo, se sortearán entre sus miembros.

Algunos, como Luis, que tiene 32 años y un hijo en camino, llegan aquí a través del Servicio Regional de Empleo. Otros, como cuatro jóvenes que han entrado aquí por primera vez con el mundo prelaboral, vienen derivados desde sus centros de ejecución de medidas judiciales. "Aquí no solo aprenden carpintería y restauración, sino a tratar con un jefe, con los compañeros, a seguir la disciplina de un horario y a comportarse de forma adecuada, aunque el clima sea relajado", apunta Juan Loeches, uno de los profesores.

Incluso, algún alumno ha podido 'colocarse' en alguna de las empresas del polígono, que de vez en cuando se acercaba a pedir mano de obra, aunque últimamente no ocurra con tanta frecuencia "por la crisis", dice José Boal, otro de los profesores. Para S., una de las alumnas derivadas por la ARRMI, la carpintería ha sido todo un descubrimiento. "Al principio no me gustaba, pero poco a poco le voy cogiendo el tranquillo", dice sonriente. Cuando cumpla su medida, piensa buscar algún trabajo relacionado con el oficio. "A ver si hay suerte", concluye.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios