www.madridiario.es
Inaugurado el segundo 'túnel de la risa'

Inaugurado el segundo 'túnel de la risa'

lunes 30 de junio de 2008, 00:00h
Las líneas de Cercanías C-3 y C-4 atravesaron Atocha el día 9 de julio para llegar hasta Nuevos Ministerios, Chamartín, Colmenar Viejo y Alcobendas-San Sebastián de los Reyes. La nueva conexión permite reducir el tiempo de viaje hasta 10 minutos.
En la inauguración de la nueva conexión entre Atocha y Chamartín, creada con la intención de descongestionar el llamado primer 'túnel de la risa', la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, destacó que el nuevo túnel pretende ser "el del orgullo y la modernidad".

Acompañada por la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre; el acalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; el alcalde de Parla, Tomás Gómez; el alcalde de Aranjuez, Jesús Dionisio, y la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, entre otras personalidades, la ministra fue quien hizo el primer recorrido en este túnel, en concreto entre Parla y Nuevos Ministerios.

Así, la línea C-4, con origen en Parla, prolongó su recorrido y llega desde entonces a Nuevos Ministerios y Chamartín en 32 y 38 minutos respectivamente, para seguir luego a Fuencarral y Cantoblanco Universidad. En este punto la línea se bifurca en dos y, por un lado, va a hasta Alcobendas y San Sebastián de los Reyes y, por otro lado, hasta Colmenar Viejo.

Con el nuevo túnel, los trenes de la C-3, que parten de Aranjuez, llegan hasta Nuevos Ministerios y Chamartín en 50 y 55 minutos, lo que supone un ahorro de tiempo de 10 minutos con respecto al trayecto anterior, puesto que se evitan los transbordos que se hacían en Atocha.

"Ponemos en servicio algo más que un túnel. Dotamos a Madrid de una gran arteria de comunicación ferroviaria que conecta el norte con el sur de la Comunidad, y demostramos que cualquier proyecto es posible cuando hay un compromiso político", destacó Álvarez.

Cuatro años de trabajo
El nuevo túnel tiene una longitud de 8,5 kilómetros y para ello han sido necesarios cuatro años de trabajos, en los que se han invertido 550 millones de euros. Según la ministra, la ampliación "es un atractivo para los ciudadanos para ir en ferrocarril en lugar de en coche. Apostamos de esta manera por disminuir el impacto medioambiental".

Así, se calculó que de los 250.000 viajeros que al cabo del día hacían transbordo en Atocha, 150.000 se beneficiarían por la nueva infraestructura pues ya no tendrían que hacerlo para llegar al norte de la región. Además, otros 100.000 harían el transbordo más rápidamente. Asimismo, se pretendía descongestionar línea 1 de Metro.

Al término de la inauguración, la presidenta de la Comunidad se felicitó por la nueva infraestructura, "aunque no está del todo terminada", puntualizó. Recordó también que "la primera piedra se puso en 2003 cuando era ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos. Se han tardado demasiados años, pero más vale tarde que nunca".

Además, Aguirre reiteró que todavía no había "inversiones del Gobierno central en obra nueva en la Comunidad de Madrid", y que aún estaba por llegar "el Plan de Cercanías anunciado por (Rafael) Simancas y (Tomás) Gómez".

Por otro lado, los alcalde de Parla y Aranjuez se alegraron de la ampliación del Cercanías. "Este día significa que para el Gobierno de España, Madrid es una prioridad. Es una apuesta por el transporte público. Así los vecinos del sur de la región estaremos mejor comunicados con el centro de Madrid que muchos barrios y distritos de la capital", señaló Tomás Gómez.

Características de la conexión
Desde el punto de vista de la seguridad, en el segundo 'túnel de la risa' "se usarán por primera vez en Cercanías las medidas de seguridad que se utilizan en las líneas de alta velocidad", aseguró la ministra de Fomento. Hay salidas de emergencias cada 500 metros y permite la circulación de vehículos.

La nueva conexión tiene parada en  Nuevos Ministerios, cuyo vestíbulo se ha ampliado, creando un nuevo acceso en el entorno del complejo de Azca. Asimismo, el nuevo trazado tendrá también parada en Sol, pero será a partir de mediados de 2009, cuando entre en funcionamiento el nuevo intercambiador.

Con el nuevo túnel, se duplicó la frecuencia de servicios en el eje Castellana entre Atocha y Chamartín. Y también se mejoró la interconexión con la red de Metro al facilitar el transbordo directo con seis líneas.

Además, las estaciones están completamente adaptadas para personas con movilidad y comunicación reducida, con pavimento señalizador en borde del andén, ascensores con teclado en braille y voz, franja guía de orientación o doble pasamamos en barandillas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios