www.madridiario.es

Almeida: el cómplice necesario

sábado 12 de septiembre de 2020, 10:03h

Martínez Almeida es cómplice de las políticas de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ponen en peligro la salud y la recuperación económica de Madrid.

El Gobierno municipal de Madrid, encabezado por José Luis Martínez Almeida, enfrentó el miércoles pasado su primer ‘Debate sobre el estado de la Ciudad’, tres meses después de que todos los grupos municipales firmaran los ‘Pactos de la Villa’. A día de hoy podemos afirmar que ese ‘pacto’ en lugar de servir para mejorar la ciudad de Madrid está sirviendo para que el alcalde lave su imagen, se muestre como una persona de consenso ante las posturas provocadoras de su compañera de partido y presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y obtenga como premio, ser designado portavoz nacional del Partido Popular. Pero no nos engañemos Martínez Almeida y Díaz Ayuso son dos caras de la misma moneda y mantienen una complicidad total. Si bien pueden diferir en las formas no lo hacen en el contenido de sus políticas.

Desde la llegada del PP, con sus socios Cs y Vox, al Gobierno municipal el Ayuntamiento de Madrid no ha desarrollado políticas activas para mejorar la vida de la gente y se ha limitado, en la mayoría de los casos, a ejecutar intervenciones que ya habían sido aprobadas por el equipo de gobierno anterior y que estaban en expediente de tramitación, a arremeter contra el tejido asociativo barrial, que ha levantado despensas solidarias y redes de apoyo para ayudar a las personas más vulnerables, a dejar sin sus puestos de trabajo a cerca de 1.000 familias que venden en el Rastro desde hace décadas, ceder terreno público, solicitado por entidades educativas, para estacionamiento de coches - tanto el que había sido demandado por el CEIP Juan Zaragüeta para el disfrute del alumnado en el distrito de Hortaleza y que se le ha entregado a la empresa Iberdrola como el que se pretende llevar a cabo en el barrio de San Fermín en el distrito de Usera , eliminar 232 iniciativas aprobadas en presupuestos participativos, ignorar a los Foros Locales o diseñar una tarjeta monedero que deja fuera a la población que más la necesita.

Frente al abandono de los barrios, sobre todo de los ubicados en los distritos del Sur, el alcalde de Madrid si se preocupa de agradar a los empresarios madrileños tal como reivindica mediante el pacto ‘Madrid Futuro’ que firmó con ellos y se suma a la campaña de supuesta alarma creando un Plan Integral contra la Okupación y una oficina municipal antiokupas. Los datos reales no señalan un mayor número de ocupaciones en la ciudad, desmienten que sean de primera vivienda y apuntan a que la mayoría de las okupaciones son inmuebles propiedad de la banca.

Así mismo, Martínez Almeida apoya sin fisuras las políticas de la Comunidad de Madrid que están agravando la crisis sanitaria y económica en Madrid. Es notorio la falta de contratación de profesionales sanitarios y rastreadores – tal como se demuestra, por ejemplo, con la falta de médico en el Centro sanitario de Abrantes en Carabanchel- la improvisación, falta de personal y dejación de funciones en la apertura de los centros educativos o la no medicalización de las residencias de mayores. Todo esto ocurre con el silencio del alcalde.

El alcalde madrileño tendría que verse en el espejo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien desde el primer momento puso personal e infraestructura municipal al servicio de la lucha contra la pandemia y apoyó las iniciativas populares que se desarrollaron en los barrios barceloneses y ahora, con la apertura del año escolar, ha ofrecido a la comunidad educativa 230 espacios públicos (equipamientos municipales, jardines plazas, etc) para que puedan ser utilizados en horario lectivo para usos educativos. Sin embargo, parece que prefiere que se sigan degradando los barrios con más carencias y dejarlos abandonados de inversiones municipales.

Es necesario y urgente generar procesos unitarios que desde la diversidad del trabajo generen confianza y esperanza para obligar al Ayuntamiento de Madrid a invertir en las necesidades reales de la población, aminorar el desequilibrio teriitorial entre el Norte y el Sur de la ciudad y frenar las agresiones al tejido asociativo de los barrios.

Luis Nieto Pereira

responsable de Servicios Públicos de Podemos Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios