www.madridiario.es

La transición energética, una oportunidad de inversión rentable

Por MDO
lunes 26 de julio de 2021, 14:10h

La lucha contra el cambio climático es una megatendencia transversal que se mantendrá incluso en periodos de crecimientos económicos bajos

La transición energética, una oportunidad de inversión rentable
Ampliar

¿Es posible ganar dinero sin perjudicar al medio ambiente? ¿Defender la sostenibilidad puede ser una oportunidad para aumentar los rendimientos del trabajo? En el contexto actual, la respuesta a las dos preguntas anteriores es clara: sí. La transición energética y los fondos relacionados con la lucha contra el cambio climático y la descarbonización son unos excelentes vehículos de inversión para aumentar el rendimiento de los ahorradores.

Entre las ventajas que tiene la transición energética para invertir en las bolsas mundiales, los expertos apuntan que se trata de una megatendencia transversal que va a mantener incluso en periodos de crecimientos económicos bajos. Al contrario de lo que sucedía hace décadas, hoy en día la sostenibilidad es una prioridad a nivel mundial y eso puede ser aprovechado por los inversores que tengan muy ojo para invertir en bolsa.

Tal y como se puede ver en el portal especializado Bolsa24, las empresas que operan en el sector de las energías renovables están experimentando en los últimos meses un importante empuje y crecimiento debido a los diferentes planes que han impulsado los gobiernos de todo el mundo para luchar contra el cambio climático y reducir el uso de materias primas contaminantes como el petróleo.

Un ejemplo de esta necesidad de ser eficientes y sostenibles se encuentra en la producción energética. El consumo energético es uno de los grandes emisores de CO2 al medio ambiente, por lo que producir energía de la forma más limpia y eficiente posible va a ser fundamental para afrontar el reto climático durante las próximas décadas.

En concreto y según diferentes análisis, de aquí a 2050 van a necesitar 43 terawatts para poder satisfacer la demanda mundial de electricidad cuando en 2020 sólo eran necesarios de 7,4, unas cifras que ponen de manifiesto y de relieve la importancia que va a representar la industria energética a la hora de encontrar nuevas fórmulas de producción más sostenibles.

Y esta necesidad de sostenibilidad es algo que va a ser necesario durante décadas. Ya no se puede volver a los métodos de producción tradicionales y de consumo del siglo XIX, ya que el futuro del planeta está en juego. Los desastres naturales que se viven en la actualidad, inundaciones como las de Alemania, lluvias torrenciales, deshielo,... son efectos del cambio climático y luchar contra él se ha convertido en una prioridad para los diferentes gobiernos de todo el mundo.

Al respecto, la Unión Europea (UE) ha basado su plan Next Generation EU por el que facilitará dinero a todos los países miembros para superar la pandemia en la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático, toda una declaración de intenciones. De este modo, sectores como el de la rehabilitación de viviendas y edificios en busca de construcciones menos contaminantes van a ser cruciales en esta transición energética, pero también otras industrias como la del motor, donde el vehículo eléctrico va a ser, sin ninguna duda, estratégico.

Por ello, los ahorradores e inversores no pueden perderse las oportunidades que ofrece la transición energética, un fenómeno global que hasta el año 2050 existe una previsión de inversión en esta megatendencia de más de 90 billones de dólares. Incluso China, uno de los países más contaminantes del mundo y que se había mantenido al margen en el área de la descarbonización, también se ha unido a esta revolución sostenible al anunciar que quería ser neutra en emisiones de dióxido de carbono en el año 2060.

Tenemos recursos finitos

Otro de los argumentos que defienden la oportunidad que representa la eficiencia energética y la inversión en empresas que operan dentro de ella es que la Humanidad tiene unos recursos finitos y la tendencia es hacer un uso mejor y más eficiente de esos recursos para contaminar menos. Y para lograr este objetivo, las ciudades también se tendrán que adaptar y empezar a ser inteligentes para generar ahorros en todos los campos posibles.

Por ello destaca la importancia del sector inmobiliario y las Smart Cities a la hora de luchar contra la contaminación y maximizar la eficiencia energética de todo tipo de construcciones, como las viviendas. Sobre si se tiene en cuenta que en 2100 el planeta contará con más de 11.000 millones de personas de las que el 90% vivirán en ciudades, unas ciudades que deben ser inteligentes para ser sostenibles.

Sobre este tipo de inversiones, Desde Fidelity Internacional señalan que la inversión ESG es más rentable y concluye que las empresas en la parte alta de una escala de calificaciones ESG superaron a las que poseen calificaciones más bajas.