www.madridiario.es

Ortodoncia invisible en Madrid, la forma más discreta de lucir una sonrisa irresistible

Por MDO
martes 25 de mayo de 2021, 10:44h

Cada vez se tiene más conciencia de que es necesario lucir una sonrisa bonita para sentirse bien con uno mismo. Las ortodoncias invisibles son un nuevo sistema de alineación de las piezas dentales que cada vez se implanta más, puesto que son discretas y bastante cómodas para los pacientes.

Ortodoncia invisible en Madrid, la forma más discreta de lucir una sonrisa irresistible
Ampliar

Lucir una bonita sonrisa depende no solo de una higiene dental exhaustiva y bien realizada, sino también de determinados tratamientos odontológicos que ayudarán a los dientes a estar alineados y en perfecta concordancia.

Lo ideal es acudir al dentista al menos una vez al año, para que el especialista revise la boca y confirme que no hay caries ni ningún otro problema. Si se busca una buena clínica dental en Madrid es importante tener en cuenta que esté formada por especialistas con experiencia, que transmitan confianza al paciente y que traten de forma amigable y cercana.

Es interesante también contar con una clínica dental en la que los precios estén perfectamente detallados y sean lógicos con respecto a los tratamientos. En suma, una clínica dental que aporte seriedad y que garantice los resultados deseados a sus pacientes sin trampa ni cartón.

Sonrisa perfecta con ortodoncia invisible

Entre los tratamientos más demandados en los últimos años para lograr tener una sonrisa perfecta se encuentran las ortodoncias, un sistema que consiste en la alineación de los dientes, así como en la mejora de la mordida del paciente. Su objetivo es restablecer el equilibrio en la forma y en la función de la boca y la cara. Pero la investigación odontológica no para y cada vez va a más, intentando además que esos tratamientos sean lo menos invasivos posible. Gracias a esa evolución, ahora se puede encontrar la ortodoncia invisible, que no es ni más ni menos que un tratamiento de ortodoncia consistente en unos alineadores transparentes.

Lo primero que hay que tener claro a la hora de buscar una ortodoncia invisible es la opinión profesional del especialista, es decir, el ortodoncista es quien debe tener la última palabra con respecto al tratamiento del paciente, puesto que su experiencia y su especialidad le harán recomendar a cada persona el tratamiento más adecuado según sus necesidades y su situación.

Si el profesional sugiere el tratamiento de ortodoncia invisible el paciente debe saber que este es un tratamiento muy poco invasivo, puesto que consiste en unas férulas o alineadores que se van haciendo a medida cada cierto tiempo, y siempre de forma personalizada y adaptada a cada persona. De esta manera, conforme se va abriendo y colocando los dientes de forma correcta se irán haciendo moldes nuevos.

Ventajas de una ortodoncia invisible

Entre las diversas ventajas de las ortodoncias invisibles se pueden destacar las siguientes:

Son muy discretas, por lo que muchas personas adultas que antes no querían colocarse brackets metálicos ahora podrán alinear sus dientes de una manera muy estética, puesto que los alineadores apenas son perceptibles.

El paciente puede ver cómo quedará su boca tras el tratamiento, ya que el sistema de ortodoncia invisible implica también una recreación en 3D de los resultados que se obtendrán. De esta forma la persona podrá corroborar la mejoría que se realizará.

Los alineadores son altamente cómodos, puesto que permiten que el paciente se los pueda quitar para comer y para lavarse los dientes. Además, se evitan llagas, pinchazos o rozaduras propias de los brackets metálicos.

El hecho de poder ser retirados tanto para comer como para la propia higiene hace que estos alineadores sean también más adecuados para las encías y la higiene bucodental en general, ya que permiten una limpieza totalmente normal de la boca y no se acumulará placa bacteriana en las encías.

Las revisiones de los alineadores son periódicas y el ortodoncista verá al paciente para conocer los avances del tratamiento y realizar los ajustes necesarios. Estas revisiones suelen ser más cortas que las de una ortodoncia metálica y se espacian más en el tiempo.