www.madridiario.es

De vuelta al maltratado río Guadarrama

viernes 10 de julio de 2020, 19:20h

A pesar del Estado de Alarma, se han seguido produciendo agresiones a este río en forma de vertidos de residuos de construcción y demolición sin que se tomen medidas eficaces para atajar el problema.

Una vez más, y ya van unas cuantas, las circunstancias nos obligan a volver a tratar en esta sección los graves problemas de conservación que padece el río Guadarrama. Desde hace ya demasiado, vemos como cada poco tiempo los ecologistas denuncian la aparición de nuevos vertidos de escombros ante la aparente pasividad de las Administraciones públicas implicadas. Un goteo constante de atentados ecológicos contra el Guadarrama que se localizan en Móstoles, Arroyomolinos, Navalcarnero y Villaviciosa de Odón, lo que hace más difícil aun de entender que todavía no se haya puesto remedio a esta situación.

En las ocasiones que hemos tratado aquí la degradación del río Guadarrama, lo hemos hecho poniendo el foco en los problemas que causan los residuos o los vertidos de aguas residuales sin depurar en un ecosistema tan frágil como es un río. Pero llegados a este punto, es el momento de poner sobre la mesa alguna solución, aunque sea una tarea de los municipios antes señalados, la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Comunidad de Madrid. Dejando a un lado el grado de responsabilidad legal de cada administración, es urgente crear una comisión con representación de cada una de ellas para abordar de una vez por todas y de forma global el maltrato que sufre el río Guadarrama en esta zona en concreto de la comunidad autónoma. Una comisión en la que indudablemente deberían estar también presentes las ONG ecologistas y colectivos de vecinos.

En plena era de lo digital, los sistemas de videovigilancia online son sin duda una herramienta clave en todo este asunto. Su instalación, puede ayudar a identificar a los desaprensivos que vierten si ningún miramiento los miles de kilos de escombros en los márgenes del Guadarrama que ya estamos hartos de ver en las noticias. Estas cámaras de vigilancia pueden servir tanto para tomar nota de las matrículas de los vehículos, como para avisar de inmediato a la policía local, Guardia Civil o Agentes Forestales, cuerpos que pueden realizar la oportuna denuncia de los hechos y sus responsables. Además, los ecologistas han propuesto que se cierren los accesos a los puntos en los que se vienen realizando los vertidos, lo que sumado a la videovigilancia, debería ser suficiente para poner punto y final al problema.

Pero es indiscutible que la sociedad también puede y debe cumplir un papel principal en todo este asunto. Estoy seguro que en más de una ocasión alguien ha visto cómo se dejaban allí esos escombros impunemente. Eso no puede seguir así. Todos tenemos la obligación de dar cuenta de los hechos a las autoridades públicas y no lamentarlo después muy indignados ante familiares, amigos o incluso medios de comunicación. Lo que se está destruyendo ante nuestros ojos es un patrimonio natural único y de todos, que no se nos olvide.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios