www.madridiario.es
Las sillas de madera, un clásico que sobrevive al paso del tiempo
Ampliar

Las sillas de madera, un clásico que sobrevive al paso del tiempo

martes 20 de agosto de 2019, 15:58h

La moda en el mundo de la decoración es muy cambiante y prácticamente encontramos estilos para cada década. Y es que al entrar en una vivienda es muy fácil identificar si cuenta con mobiliario actual o mobiliario de los 2000 o de los 90. Pero hay una constante que se repite en cualquier época porque nunca pasa de moda: el mobiliario de madera.

Los muebles de madera, especialmente las sillas, son los favoritos por la mayoría de hogares de cualquier generación. Tanto si se opta por sillas de madera rústicas o por sillas de madera modernas, ambas son un valor seguro que permite disfrutar durante años de unas sillas resistentes y en perfecto estado de conservación. Es por ello que las sillas de madera son especialmente elegidas en negocios de hostelería, aunque también ganan peso en los hogares familiares.

Las tendencias en mobiliario de madera, como podemos ver en este enlace, van en la línea de una mayor apuesta por las sillas de madera en sus diferentes versiones, como pueden ser las sillas de madera Talaya Ambrona. Estas sillas de madera en diferentes colores y elaboradas con maderas de diferentes árboles son la solución más recomendable a nivel decorativo en la actualidad, tanto para viviendas como para negocios de hostelería.

Pero, ¿por qué nunca pasan de moda las sillas de madera?

Los defensores de las sillas de madera como elemento decorativo y de uso habitual pueden citar decenas de ventajas que aporta la madera como material de una silla, pero quizás las más interesantes son las que se muestran a continuación:

Ambiente acogedor

La madera es uno de los materiales más recomendables cuando se trata de crear un ambiente agradable y acogedor. Es ideal para negocios de hostelería para hacer sentir a los clientes que están como en casa y por supuesto para disfrutar de un comedor familiar acogedor en casa. Es algo que solo la madera puede aportar, ya que otros materiales como el metal o derivados del plástico resultan mucho más impersonales y artificiales.

Toque atemporal

La madera es un material atemporal y que nunca pasa de moda. Lleva acompañando milenios al ser humano en sus viviendas y seguirá haciéndolo en un futuro. Además de porque se trata de un material que proporciona un ambiente acogedor, la madera es un material que se mantiene actual con el paso de los años y que envejece muy bien. Con esto se evita la renovación continua de las sillas del negocio o del hogar por haber comprado diseños en otros materiales que son muy modernos en el momento de comprarlos pero que a los 5 años ya desentonan y dan una imagen pasada de moda.

Resistencia y durabilidad

Si existe un material resistente y duradero es la madera. Si bien depende del tipo de madera elegida para las sillas que se adquieran, la realidad demuestra que una silla de madera puede pasar años y años sin sufrir ningún tipo de daño de importancia. Otros materiales pueden oxidarse, perder en gran parte su color original o sufrir otro tipo de daños que no tendrían lugar en una silla de madera. Es una apuesta segura a largo plazo para disfrutar de sillas durante muchos años sin preocupaciones.

Limpieza rápida y sencilla

Si por algo se caracterizan las sillas de madera es por lo rápida y sencilla que resulta su limpieza. No es necesario el uso de productos químicos potentes y en la mayoría de los casos tan solo es necesario el uso de un desinfectante con un limpiador tradicional. En el caso de querer sacarle un mayor partido a la madera, también es posible usar algún abrillantador jabonoso para que luzca como el primer día. En cualquier caso, su limpieza se realiza sin complicaciones y sin esfuerzo.

Ligeras y manejables

Las sillas de madera se pueden manejar con gran facilidad de un sitio a otro debido a que son ligeras y su peso es aceptable para cualquier tipo de persona. No son pocos los establecimientos de hostelería y familias que han comprado sillas metálicas por querer transmitir una imagen más moderna y se arrepienten rápidamente cuando tienen que manejar y cargar las sillas en el día a día. Además, sillas demasiado pesadas pueden caerse y causar daños a personas en situaciones de vulnerabilidad, como los niños o las personas mayores.

Como se puede apreciar es fácil comprender el motivo por el que las sillas de madera siguen siendo un clásico en hogares y negocios, un material atemporal, versátil y de calidad que gusta a todo el mundo.