www.madridiario.es

Especulación urbanística en la alta montaña madrileña

lunes 15 de abril de 2019, 07:55h

El próximo 16 de abril es una fecha marcada en rojo en el calendario de muchos vecinos de Cercedilla. Ese día los terrenos de monte público que hace casi 99 años se cedieron a la Sociedad Eléctrica del Guadarrama (hoy Adif) en el Puerto de Navacerrada y Camorritos deben volver a sus legítimos propietarios, los ayuntamientos de Cercedilla y Navacerrada.

A día de hoy, todavía se desconoce lo que sucederá con todas esas viviendas de lujo que se localizan en Camorritos y los bloques de pisos que se construyeron en la cima del Puerto de Navacerrada. Los consistorios implicados guardan silencio a la espera de que la gestora forestal de esos terrenos, la Comunidad de Madrid, se pronuncie y dé una solución a un problema que viene de lejos, muy lejos y que nunca se ha querido afrontar pese a que las condiciones por las que se cedieron en su día esas enormes parcelas en monte público destinadas a la construcción del ferrocarril que une Cercedilla con el Puerto de Cotos y sanatorios de altura, nunca se cumplieron.

400 viviendas afectadas

En total son 85,5 hectáreas sobre las que se edificaron a lo largo de los años -la Sociedad Eléctrica del Guadarrama no tuvo escrúpulos en vender parcelas a terceros- 100 chalés de lujo en Camorritos y 300 apartamentos en el Puerto de Navacerrada. Lo que marca la normativa regional aplicable a este caso es la reversión de los terrenos a sus legítimos propietarios para su posterior renaturalización, lo que se traduciría en el derribo de todas las viviendas para su posterior recuperación paisajística. Pero eso no va a ocurrir, al menos es lo que piensa el que firma estas líneas. La opción que a día de hoy parece más lógica y menos lesiva, a pesar del daño que se ha causado impunemente al paisaje serrano, es la permuta de terrenos.

Estaríamos hablando por tanto de que los propietarios de las viviendas afectadas ‘compensen’ a las administraciones públicas con otros terrenos de igual valía a los que se ocuparon en su momento. Si apostamos por esta vía, podría ser una buena opción para, por ejemplo, crear una plataforma de afectados por todo este embrollo que desembocara en la compra del Pinar de Los Belgas, en el Valle del Paular, una joya que ahora mismo está en manos privadas y que de esta forma pasaría a gestionarla el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Aunque parece ser que el precio de aquella zona es prohibitivo, no siendo la primera vez que se ha tanteado su compra.

¿Y la estación de esquí de Navacerrada?

Si esta opción no fuera viable, ya sea por su coste o por no ser válida desde un punto de vista legal al tener que ser unos terrenos que se encuentren dentro de los límites de los municipios serranos de Cercedilla y Navacerrada, se podría barajar la opción de comprar la estación de esquí del Puerto de Navacerrada. Soy consciente de que esta vía no está exenta de polémica por todas aquellas personas que opinan que la estación está bien donde está, pero si tenemos en cuenta los pocos días al año que abre sus pistas al público y lo beneficioso que sería para el entorno natural la restauración del monte que ocupa, creo que las cosas caen por su propio peso, ahí tenemos el caso de Valcotos. Sería muy interesante poderse parar a reflexionar sobre esta opción con la calma y la amplitud de miras debidas; podríamos estar hablando de la estación al completo o algunas de sus pistas, por ejemplo.

Lo que sí que está claro es que en aquellos terrenos cedidos hace casi un siglo en los que se hallen edificios abandonados, deberían ser demolidos sin miramientos. Que esa es otra, la situación actual del Puerto de Navacerrada, una de las ‘puertas de acceso’ al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama deja muchísimo que desear por la cantidad de edificios en ruinas que se pueden ver, la suciedad que se acumula por doquier, socavones del tamaño de cráteres lunares en las calles, etc. Así que, poner solución a este asunto de la cesión de terrenos que terminó en una especulación urbanística pura y dura debería servir de paso para darle al Puerto de Navacerrada el lavado de cara que desde hace tanto tiempo necesita y que no termina nunca de llegar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios