www.madridiario.es

Carmena, la liquidadora

jueves 13 de septiembre de 2018, 16:12h

Algunos pensaban que las fuerzas de la actual alcaldesa de Madrid iban a flaquear a la hora de repetir en su puesto; es de valorar que se esté planteando repetir cargo, considerando que sería casi octogenaria cuando finalizara su hipotético segundo mandato; hay quien piensa que va a hacerse un ‘Gallardón’ presentarse y a los pocos meses abandonar habiendo atado el gobierno de la ciudad más importante de España con Podemos, Ahora Podrán, o como se acaben llamando.

A mi juicio, Carmena está haciendo lo que hace un mal promotor inmobiliario: quebrar la empresa -Ahora Madrid SL- y al minuto dos constituir nueva empresa con otro nombre, pero los mismos apoderados y administradores. Por mucho que se empeñen en cambiar de nombre toda empresa que lidere Carmena, su sobrino, Rita Maestre, Marta Higueras, o José Manuel Calvo es la misma gestión nefasta que hasta ahora. Su política es una carga para los madrileños.

En el Proyecto Carmena falta gestión y falta capacidad de gestión -que se parecen, pero no es lo mismo-, lo que en las pasadas elecciones más criticaron: la ‘deuda ilegítima’, es lo único donde han hecho los deberes, y en parte, por la incompetencia de no emplear bien el dinero en inversiones; para ejemplo las 17 guarderías que prometieron en los presupuestos de 2017 y que hoy, a finales de 2018 no hay nada terminado.

Vergonzante es la técnica de despiste que han hecho con Valdemingómez. La izquierda Unida de Inés Sabanés lleva prometiendo desde 1999 que cerraría la Incineradora, una vez que la señora Sabanés se convirtiera en Delegada del ramo, nos cuenta que en 2025 la cerrarán. Promesas que nunca podrán cumplir por estar fuera de su legislatura; trabajar no sé, pero tirar balones fuera mucho.

Lo que sí han sabido hacer es maximizar lo poco a han hecho: han querido cambiar el escenario público que es lo que vemos todos los días. Para algunos que hayan cambiado el nombre a las calles, que en la cartelería de las Fiestas de San Isidro no aparezca ni un solo hombre y que nos hayan llamado guarros en la publicidad institucional acerca de la limpieza viaria es tener una alcaldesa maravillosa.

Que le pregunten a la Policía Municipal a ver qué tal Carmena, a los que vimos el esperpento del Open de Tenis, las ofensas pagadas con dinero público de Rommy Arce y sus titiriteros, ver la expulsión de la circulación en la Gran Vía para acoger a los manteros y preparar el cierre total en noviembre de este año sin aplicar medidas paliativas y en cambio presionar a cooperativas de viviendas, como las #443 familias en las Cocheras de Cuatro Caminos a ver si desistían de su proyecto para dar el gustado a sus hooligans. Antes, cuando se caía un árbol y mataba a alguien -desgracia absoluta- era culpa del PP, ahora la culpa la tienen los propios árboles y el viento del norte.

Mañana se inventarán otro nombre, pero no olvidemos que son lo mismo. Nos volverán a prometer 17 guarderías, y el cierre de Valdemingómez y demás.

Hay dos testigos claros en los que se ve que el apoyo que tenían está muerto: el primero es que Ahora Madrid está teniendo problemas para sustituir a los Vocales Vecinos de los distritos y ojo que son cargos muy remunerados, según informaba Iván Gil para El Confidencial este verano, motivados entre otras en “una creciente decepción con la evolución del proyecto tanto en lo político y en lo organizativo, como con el sentido, funcionamiento y posibilidades que, para la acción política y de gobierno, tienen las vocalías vecinales”. El otro testigo son las liquidadas asambleas vecinales; arrancaban, según el propio digital, con unas 200 personas y hoy en día según las actas de la Asamblea de Villa de Vallecas son aproximadamente entre 7 y 10 personas y las últimas actas publicadas son de 2016. Recordemos que Carmena, en Villa de Vallecas, tuvo el apoyo de casi el 50% del electorado.

Yo a mi alcaldesa le deseo lo mejor en lo personal; nunca seguiría el ejemplo de Franco, Mao Zedong, Iósif Stalin, Georges Pompidou y Kim Jong-Il, que pasaron sus últimos días con las botas puestas; yo haría lo que hoy no puedo hacer con tanto trabajo: estar con los míos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.