www.madridiario.es

Reivindicación de la memoria

miércoles 07 de marzo de 2018, 10:14h

Museos, instituciones y organismos se ha volcado este año en la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Junto a las manifestaciones y la huelga convocada, se han organizado conciertos, exposiciones y charlas que ponen de manifiesto que la mujer también ha ocupado, cuando le han dejado, un papel en el mundo musical, artístico, literario, científico o histórico.

Los actos programados han permitido repasar la historia de mujeres como Isabel la Católica, Gertrudis Gómez de Avellaneda o Concepción Arenal. El Ayuntamiento, dentro de una agenda especial que ha incluido tertulias, conferencias, presentación de libros y un concierto en la plaza Mayor, también ha organizado un recorrido por el centro de la capital para recordar a artistas como María Calderón, María Guerrero o La Fornarina, religiosas como Santa María de la Cabeza o la Beata Mariana de Jesús y reinas como Mariana de Austria, Isabel II o Margarita de Austria.

Evidentemente es necesario reivindicar el papel de las mujeres que, luchando contra todos los convencionalismos y trabas sociales, lograron destacar. Pero una cosa es que lograran descollar contra viento y marea en una sociedad profundamente machista y otra que, posteriormente, se reconociera su labor.

Valga un ejemplo. En 1990 el Ayuntamiento, con Álvarez del Manzano en la alcaldía, puso en marcha un loable programa llamado Plan Memoria de Madrid consistente en la colocación de placas romboides en aquellos puntos donde vivieron y murieron los vecinos ilustres de Madrid, tuvieron lugar hechos famosos y existieron monumentos, instituciones, establecimientos o empresas destacables ya desaparecidos.

Podía haber sido una oportunidad para paliar el profundo desequilibrio que hay entre el número de calles dedicadas a hombres y el que tienen las mujeres en el callejero de Madrid. Pero, de nuevo, primó el criterio masculino. En los dos primeros años del plan se pusieron nada menos que 172 placas. ¿Saben cuántas de dedicaron a mujeres?: 12, lo que significa que no llegaban al 7 por ciento. Las afortunadas fueron La Fornarina, Adelina Patti, María Zambrano, Mariana de Austria, María de Austria, Juana de Austria, Rosa Chacel, Emilia Pardo Bazán, Beatriz Galindo, Mariana de Jesús, Santa Teresa de Jesús y Santa María de la Soledad Torres Acosta.

Las sucesivas corporaciones de Ruiz Gallardón, Ana Botella y Manuela Carmena han elevado la cifra de placas hasta las 382 actuales. ¿Y cuántas de esas placas están dedicadas a mujeres?: 46, el 12 por ciento. Y eso gracias a que una cuarta parte de ellas han sido colocadas por decisión de la actual Corporación, interesada en reconocer la labor de las mujeres en nuestra ciudad.

Para cuantos sientan curiosidad por saber las elegidas, ahí va el listado de las 34 restantes: Cecilia, Victoria Kent, María Lejárraga, Luisa Carnés, Ernestina de Champourcín, Dolores Vargas “La Terremoto”, Clara Campoamor, María Guerrero, Agustina de Aragón, Ana princesa de Éboli, Blanca de Igual, Carmen Bravo-Villasante, Carmen Burgos, Carmen Conde, Carmen Laforet, Carolina Prokofiev, Concha Espina , Concha Piquer, María de Miranda, Elena Fortún, Fabiola de Mora y Aragón, Gabriela Mistral, Gloria Fuertes, Josefina Carabias, Juana Doña Jiménez, María Isabel Salvat, Luisa Roldán “La Roldana”, María Fernanda Ladrón de Guevara que comparte placa con Amparo Rivelles, María Moliner, Santa María de la Cabeza que comparte placa con San Isidro, Santa María Micaela y Teresa Berganza. Asimismo se dedicó una placa a los hombres y mujeres de Lavapiés, el Rastro y la Paloma que combatieron contra los coraceros franceses en la Guerra de la Independencia y a dos instituciones de mujeres como el Lyceum Club femenino y la Residencia de Señoritas.

Vaya ahí mi homenaje a todas las mujeres y está claro que aún queda mucho que reivindicar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios