www.madridiario.es
Dani Rovira da comienzo con un monológo a la XXXI gala de los Premios Goya
Ampliar
Dani Rovira da comienzo con un monológo a la XXXI gala de los Premios Goya (Foto: BDI)

Arranca la XXXI gala de los Goya, con el debutante Raúl Arévalo dominando las quinielas

sábado 04 de febrero de 2017, 11:51h
Cuenta atrás para que arranque la XXXI edición de los Premios Goya, la gran fiesta del cine español que este año repite con Dani Rovira como conductor y promete música, humor y menos política.

Sería la cuarta vez en la historia de los premios que ocurre. Es habitual que en la categoría de mejor película de los Goya se cuele una ópera prima, el quinto elemento que se suma a los cuatro títulos cuyos directores, por lo general, se disputan el apartado de mejor dirección; el espaldarazo de la Academia de Cine a uno de los debutantes, al futuro, que, desde el aparatado de mejor dirección novel, coloca a su primogénita entre las grandes. Y en tres ocasiones ha ocurrido la magia: Agustín Díaz Yanes (1995), Alejandro Amenábar (1996) y Achero Mañas (2000), lograron en la misma noche el Goya al mejor director novel y el galardón a mejor película, con Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, Tesis y El Bola, respectivamente. Raúl Arévalo tiene todas las papeletas para convertirse este sábado en el cuarto.

Tarde para la ira, la puesta de largo del director madrileño tras convertirse en uno de los intérpretes mejor valorados y haber dirigido varios cortometrajes, está arrasando en la temporada de premios: los Feroz, los Forqué y los CEC han caído rendidos a esta bomba de relojería que empieza como un drama social costumbrista y de barrio para convertirse en un thriller asfixiante con referencias a la España rural más seca de Saura y Camus.



Con la intuición del premio gordo en este sentido, todo puede pasar este sábado en el Centro de Congresos Príncipe Felipe del Hotel Auditórium Madrid a partir de las 22:00 horas. El cine español se viste de gala y se prepara para una noche conducida, por tercer año consecutivo, por el actor y cómico Dani Rovira, reconciliado oficialmente desde el mes de noviembre con los premios tras la mala experiencia –dicho por él mismo a través de Twitter- del año pasado. Esperemos que esta vez Rovira termine más contento con los tuiteros, que afilan a esta hora su retórica minimalista. Porque hay cosas que pueden cambiar, y otras que se heredarán como tradiciones inapelables, por más que insistamos.

En este segundo apartado estará, seguro, la duración de la gala. Todos los años se pide brevedad y todos se va de las manos. Es inevitable, sobre todo en las categorías de los menos acostumbrados a los focos, saludar al primo del pueblo y dedicar el premio “a todas las personas que me han apoyado”. Con cierta ternura al principio y con ganas de cortarse las venas según avanzan los minutos, los espectadores aguantaremos estoicos esperando el último invento de la Academia para echar a los premiados del escenario. Este año, tirarán de la música en directo de la Film Symphony Orchestra (FSO), la única orquesta instrumental de nuestro país dedicada exclusivamente a la música en el cine.





¿Adiós a la crítica política?

Lo que, al parecer, pretende cambiar la organización de este año es el ya tradicional matiz político de la gala de los Goya. Durante el cóctel de nominados celebrado en enero, Dani Rovira, que además de presentador es coguionista del evento junto a J. J.Vaquero e Iñaki Urrutia, aseguró que “no habrá menciones políticas”. En 2016 el cine compartió protagonismo con el esmoquin de Pablo Iglesias, la sonrisa de Pedro Sánchez y la percha de Albert Rivera, recién salidos de unos resultados electorales atípicos e inaugurando una situación de ingobernabilidad inédita en España. La intención este año es que los premios del celuloide sean del celuloide y la invitación de Íñigo Méndez de Vigo le ha llegado, esta vez, sin paraguas. No parece casualidad que apenas tres días antes de la gala, la presidenta de la Academia, Yvonne Blak -que asiste, por cierto, a sus primeros premios en el cargo-, y el ministro de Cultura, firmaran un convenio de colaboración entre ambas instituciones para la promoción internacional del cine español. La pipa de la paz que no podrá, sin embargo, controlar los a menudo incisivos discursos de los premiados, empezando por el Goya asegurado, el de Honor, que este año recoge la actriz y cantante Ana Belén. Veremos.



El año pasado, el ganador del Goya el mejor actor por Truman, Ricardo Darín, se dirgió a los políticos: "Hagan algo por la cultura", y se quejó de que desde realización subieran "la musiquita" para indicar que debía acabar su discurso.

Con quien también se ha sentado a fumar la Academia ha sido con los guionistas, que en la pasada edición tuvieron que entrar por la puerta de atrás a la gala y que este sábado sí que están invitados a la alfombra roja. Rectificar es de sabios, dicen.

La polémica de este año viene por otro lado: el de los patrocinios. El gigante mediático Mediaset anunció hace unas semanas que no acudirá a la gala, en sus películas parten con 19 nominaciones – las 12 de Un monstruo viene a verme más las 4 de Kiki, el amor se hace, las 2 y la del documental Omega-como protesta por la presencia del patrocinador Saphir Parfums, marca condenada en firme por competencia desleal.

Alfombra roja ‘made in Spain’

La otra cara de los Goya se vive, sin duda, en la alfombra roja, que volverá a lucir el diseño español como seña de identidad. Lorenzo Caprile, Roberto Verino, García Madrid, Juanjo Oliva, Ana Locking, Basaldúa y Ulises Mérida son algunas de las firmas de nuestro país que vestirán a nominados, entregadores, presentadores e invitados de la 31 edición de los galardones.

Bajo la dirección de Juan Luis Iborra, la producción ejecutiva de Emiliano Otegui y la realización de Gustavo Jiménez, la cita arranca a las 22:00 horas, retransmitida por RTVE y con foco de público en los cines Capitol de Callao, que exhibirán la gala en pantalla grande para quienes lograron conseguir una de las entradas gratuitas antes de que se completara en aforo de la sala. La cuenta atrás para conocer a los ganadores de los Goya 2016 agota sus últimas horas. Luces, cámara y acción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios