www.madridiario.es
Francisco Granados hablando por el móvil.
Ampliar
Francisco Granados hablando por el móvil. (Foto: Diego Sanchez)

Púnica: Granados se llevó "entre 3.000 y 6.000 euros por vivienda construida en Valdemoro" entre 1999 y 2007, según Marjaliza

Por MDO/E.P.
martes 17 de mayo de 2016, 13:21h

Al ser preguntado por el execretario general del Partido Popular de Madrid, Francisco Granados, David Marjaliza, presunto cabecilla de la trama Púnica, admitió que el exalcalde de Valdemoro y 'exnúmero dos' de Esperanza Aguirre se "llevó" dinero "contante y sonante" con las adjudicaciones de suelo en las que intervenía la trama Púnica y que lo entendía como un "negocio" a partir del cual alcaldes y empresarios sacaban un "margen" de beneficio. En concreto, Marjaliza asegura que Granados recibía "sobres" con entre 3.000 y 6.000 euros por cada vivienda construida en Valdemoro entre 1999 y 2007.

A preguntas de una de las fiscales Anticorrupción, Marjaliza señala que los sobres se entregaban por "paquetes", es decir, por operación, "si había 100 viviendas, pues 300.000 euros". Este dinero, en metálico, lo recibió casi en todas las ocasiones Granados a través de su jefe de gabinete, Ignacio Palacios y en algunas ocasiones, "Alguna vez se los he dado a Paco también" (Francisco Granados, precisó en la Audiencia Nacional.

Los cobros se realizaron tanto a Granados como a sus sustituto, José Miguel Moreno, con quien Marjaliza cree que tenía algún tipo de acuerdo, e incluso siendo ya consejero de Justicia y Presidencia de la Comunidad de Madrid. "Por viviendas, por obras y por diversas cosas", puntualiza Marjaliza en este punto, si bien no sabe cómo guardaba Granados este dinero. Estos datos los confirma la que fuera secretaria de David Marjaliza, Ana María Ramírez, quien en su declaración ante Velasco confirma que en el despacho del cabecilla de la trama había una caja fuerte oculta en la que se guardaba el dinero en negro que se obtenía con cada venta de piso. En concreto, asegura que por cada piso que vendía, Marjaliza apartaba entre 3.000 y 6.000 euros, dinero que le daba a su secretaria en sobres y ella lo guardaba en la caja fuerte.

En otro momento del interrogatorio detalló el 'modus operandi' de la organización en varios municipios madrileños. Respecto a si con esos favores urbanísticos "ganaba" la localidad madrileña de Valdemoro o "ganaban" sus alcaldes, Marjaliza contestó: "Yo creo que en esa época hemos ganado todos. Cuando se adjudicaban los suelos, tú pactabas y pagabas un precio", añade.

"¿Y cómo se pagaba el dinero: en mano, con dinero contante y sonante?", preguntó el juez, a lo que Marjaliza responde con un "Claro". "¿Y se lo llevaba Granados?", le pregunta. "Claro", vuelve a responder el constructor.

Además, Marjaliza precisó que en los pagos realizados al primer edil popular de Valdemoro, José Carlos Boza Lechuga, "estaría alguien más". "Entiendo que el alcalde, porque iba a algunas reuniones y comidas", admitió entonces. En esa afirmación Marjaliza se refiere a la adjudicación otorgada por el Consistorio en 2012 a Sacyr y una de sus filiales para controlar el estacionamiento regulado en la localidad del sur de la Comunidad de Madrid.

"Se pagaron en varias veces, más de 150.000, yo creo que fueron 'doscientos algo mil', al año siguiente de la adjudicación", dijo el empresario durante el interrogatorio practicado en junio del año pasado. "Como fue en varias veces no me acuerdo", agregó. "Hablábamos con el jefe de gabinete y él haría las gestiones oportunas", explicó, en respuesta a las preguntas de las fiscales Teresa Gálvez y Carmen García.

Proyecto empresaral Plaza Éboli

Por otro lado, y siempre según su declaración, la Púnica pagó contraprestaciones al alcalde socialista de la localidad madrileña de Pinto, Antonio Fernández, por la construcción del proyecto comercial y empresarial Plaza Éboli.

En los audios del interrogatorio, Marjaliza sostiene que esos pagos no fueron realizados directamente por él, sino por el considerado su mano derecha, el empresario José Luis Capita. "No recuerdo si eran sobres porque no los llevé yo, pero seguramente sí", dijo el empresario al juez. "¿Cobró algún cargo público?", se le preguntó y Marjaliza contestó: "Si, si, Antonio". Asimismo, el empresario indicó que los pagos tuvieron lugar hace una decena de años y, por ello, el posible delito cometido estaría prescrito en este caso.

"Allí lo que se hizo fue un concurso con el grupo Sonae portugués. Nosotros nos quedamos con la parte del hotel y las oficinas y el grupo Sonae con la parte comercial", afirmó.

En otro punto de su declaración, Marjaliza se refiere a la compra que realizó de cuatro parcelas pertenecientes a Francisco Granados que éste había heredado de su padre, que era agricultor. La finca se recalificó en cuatro parcelas diferentes de las que una fue vendida a la hermana de la mujer de Granados por 170.000 euros mientras que las otras tres le costaron a Marjaliza 360.000 euros cada una. Este sobreprecio era una especie de "compensación" que el empresario pagó al alcalde.`

Eva Borox

En cuanto a la exdiputada de Ciudadanos Eva Borox, en su etapa como concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Valdemoro, Marjaliza asegura que le pagó 30.000 euros. El pago estaba destinado "a que no hiciera mucho ruido" y se posicionara a favor de determinadas adjudicaciones que convenían a la trama. "Era la portavoz del PSOE en Valdemoro y, en un momento dado, interesaba que votara a favor o se abstuviera en determinadas votaciones", explica el empresario en el interrogatorio. Según Marjaliza, fue "José Miguel" --en referencia al alcalde de la localidad José Miguel Moreno Torres-- el que le pidió que hablara con ella. "Fue en la legislatura que comenzó en 2007", precisó el que fuera amigo de la infancia del exsecretario general del PP madrileño, Francisco Granados.

Borox entregó hace unos meses su acta de diputada después de que se hiciesen públicas unas imágenes en las que aparecía acompañada de Marjaliza. Aseguró que no tenía relación con él y que simplemente lo conocía por ser un vecino de Valdemoro.

"El que reparte se lleva la mejor parte"

Sobre si Granados fue partícipe en la recepción de comisiones para financiar campañas electorales, Marjaliza afirma: "No lo he visto nunca, pero supongo que sí por comentarios que él hacía, hay que pagar esto o lo otro", responde el empresario y amigo de la infancia de quien llegara a ser consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid. Su amistad "prácticamente murió" más adelante y Granados estrechó sus lazos con el constructor Ramiro Cid.

En ese momento, el juez y las fiscales Anticorrupción Carmen García y Teresa Gálvez pidieron su colaboración para descifrar las iniciales que acompañaban a las salidas y entradas de dinero anotadas en la agenda que el antiguo 'número dos' de Esperanza Aguirre guardaba su domicilio.

"Creo que esa letra es de Granados. Me suena que 'JLM' puede ser Javier López Madrid, que 'BG' será el gerente del partido a nivel regional, 'NP' puede ser Nacho Palacios (jefe de gabinete de Granados)", interpreta el constructor. En su opinión, la palabra 'ME' podría hacer referencia al propio Granados, quien podría haberse apropiado de parte del dinero. "Podría ser él. En estos casos, como se dice siempre, el que parte y reparte se lleva la mejor parte. Puede ser él mismo", agregó.

Granados enseñó a Marjaliza en 2003 cómo sacar de España el dinero negro

Según la versión que cuenta Marjaliza, Granados le puso en contacto con un señor llamado Michael Langdon, y con una gestora, Fabienne. "Paco (Francisco Granados) me dice que tiene una cuenta desde hace mucho tiempo y me abre una cuenta a mí". "Yo no manejo idiomas y no me gusta mucho eso, pero prefería tener el dinero fuera" añade, para relatar como hacía entregas de efectivo, hasta 100.000 euros a esas personas en cafeterías de hoteles. El dinero, según él, no se movía, pues servía para hacérselo llegar a otra persona que necesitaba traer dinero desde sus cuentas de allí y a él se le ingresaba en su depósito en Suiza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios