www.madridiario.es
El renacimiento de la imprenta artesanal

El renacimiento de la imprenta artesanal

Por Enrique Villalba
miércoles 07 de julio de 2010, 00:00h
La imprenta artesanal ya tiene su sitio. El organismo que se ocupa de componer las joyas editoriales relacionadas con el municipio de Madrid se ha trasladado al edificio de la antigua imprenta municipal, el único inmueble de arquitectura racionalista industrial que queda en la zona centro, situado en la calle de Concepción Jerónima, 17.
La remodelación de Conde Duque motivó un efecto dominó que ha tenido como efecto colateral este traslado. El Área de Las Artes ha decidido ubicar en el inmueble el nuevo Centro de las Artes del Libro para mostrar y explicar a los ciudadanos el patrimonio inmaterial que supone el mantenimiento de las técnicas tradicionales ligadas a la escritura, la edición, la impresión, la encuadernación y la restauración de los libros. Según el coordinador general de Infraestructuras Culturales, Juan José Echeverría, "el potencial de crecimiento de esta imprenta puede permitir que se convierta en un espacio de referencia en la ciudad".

El proceso hasta llegar a esta transformación comenzó en 2009. Se recuperó el edificio, en desuso, en una reforma que duró ocho meses. La inversión ascendió a 3,57 millones, financiados con el Fondo Estatal. La imprenta municipal fue proyectada en 1933 por el arquitecto Francisco Javier Ferrero Llusiá, responsable del mercado de pescados de Puerta de Toledo. Fue ampliado en 1955 para dar cabida al trabajo que allí se desarrollaba.

El traslado ha terminado y el organismo está en plena recuperación de la actividad. Parece ser que el Ayuntamiento de Madrid, gracias a que la imprenta cuenta ahora con más espacio, ha proyectado reorganizar y dividir el trabajo, antes centralizado. Fuentes de CCOO explicaron a Madridiario que los trabajadores están a la espera de conocer cuál va a ser la división por departamentos (probablemente: encuadernación, artes gráficas, restauración y museo). Los sindicalistas temen también que la nueva denominación de la institución suponga la eliminación de las antigüedades de los trabajadores o que les cambien de categoría profesional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios