www.madridiario.es
    10 de diciembre de 2019

Ángel del Río

Estamos ya en pleno éxodo de las vacaciones estivales. La carretera adquiere toda la importancia propia de estas fechas, y el coche se convierte en el protagonista que lleva los sueños de un lugar a otro. Entre las muchas recomendaciones que por estas fechas nos hace la DGT, está la de no utilizar el vehículo privado cuando los desplazamientos puedan hacerse en otro tipo de transporte. Con esta recomendación se quiere evitar los atascos, pero sobre todo los accidentes: menos coches circulando, menos posibilidad de siniestros con víctimas; ningún coche circulando, cero posibilidades de muertos y heridos en las carreteras. Lógica aplastante, imposible de hacerla realidad.