www.madridiario.es
El exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano.
Ampliar
El exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano. (Foto: Juan Luis Jaen)

José María Álvarez del Manzano, 12 años de trabajo de un alcalde que creyó en Madrid y en los madrileños

José María Álvarez del Manzano es un alcalde de récord: con sus doce años al frente de la corporación municipal, es el regidor que más tiempo ha ocupado la Casa de la Villa. Él mismo destaca de su gestión el desarrollo urbanístico de la ciudad y está orgulloso de haber impulsado la creación de grandes infraestructuras como Ifema o el Palacio Municipal de Congresos, así como la remodelación de la Plaza de Oriente, "la mayor de Europa", como él mismo dice. Sevillano de nacimiento, hombre de trato afable y amante de la familia (cuatro hijos y otros tantos nietos, el más pequeño de apenas dos meses) católico convencido, aficionado al tenis, al submarinismo, al mus y a la lectura, asegura que su mayor satisfacción es haber "creído en Madrid y en los madrileños". Su larga trayectoria en el Ayuntamiento no le ha restado energías y, tras su etapa como alcalde, está dispuesto a reincorporarse al Cuerpo de Inspectores de Finanzas del Estado al que pertenece desde 1963... si no recibe una oferta más interesante.

Incombustible, afable y de trato cercano, José María Álvarez del Manzano y López del Hierro afronta su última etapa como alcalde de Madrid tras doce años consecutivos en el cargo -ningún regidor había alcanzado ese récord- lleno de energías. A ello se añaden dos años como primer teniente de alcalde (desde 1989 hasta 1991) y otros diez en la oposición. En total, toda una vida dedicada a la política municipal madrileña. El jurado de los Premios Madrid ha querido distinguir su trayectoria con el Premio Especial a Toda una Vida en reconocimiento a su dedicación. No siempre las decisiones de su equipo de gobierno o sus declaraciones públicas han encontrado respaldo y es muy consciente de ello, pero asegura risueño que cuando va por la calle "me dicen más cosas agradables que desagradables". De su larga etapa en la Alcaldía de la capital, subraya sobre todo "la satisfacción de haber trabajado por Madrid y de haber creído en la ciudad y en los madrileños".

Balance positivo

De los muchos proyectos de su gestión, se siente especialmente orgulloso de "haber impulsado grandes e importantes infraestructuras que necesitaba Madrid, como Ifema o el Palacio de Congresos", que funcionan, a la vista de los datos, a la perfección. Otro punto que destaca es "el haber hecho tanto urbanismo, con lo que hemos logrado el pleno empleo en el sector de la construcción", y especialmente grandes obras como "la Plaza de Oriente, la mayor de Europa", hoy totalmente peatonalizada. Y, por supuesto, una de sus mayores satisfacciones es haber apoyado y logrado la candidatura olímpica de la ciudad para los Juegos de 2012. Manzano, licenciado en Derecho y miembro por oposición del Cuerpo de Inspectores de Finanzas del Estado desde 1963, explica con humor que "he aprobado el último examen de mi vida, nunca he suspendido ninguno; y ahora, empleando un símil taurino, el toro ya está en el ruedo".

Un hombre de familia

José María Alvarez del Manzano nació en Sevilla hace 65 años, está casado y es padre de cuatro hijos que ya le han dado otros tantos nietos. "El más pequeño tiene sólo dos meses", dice, sin ocultar su pasión por la familia. "Por las obligaciones propias del cargo no he tenido mucho tiempo libre, pero todo el que he tenido lo he pasado con ellos". Eulalia, su mujer, decoradora de profesión, ha sido su compañera y su gran apoyo durante todos estos años en la Casa de Villa. "Es estupenda", asegura -una vez más- sin ambages. Manzano es un hombre abierto que no duda en decir lo que piensa. Como católico practicante, "defiendo la vida y estoy en contra del aborto y de la pena de muerte", opiniones que ha hecho públicas en multitud de ocasiones. Reconoce que el no haber ocultado nunca sus firmes creencias le ha costado no sólo críticas de sus adversarios, sino también de sus colaboradores. "Pero creo que los votantes tienen derecho a conocer a la persona a la que votan", afirma.

Mirando al futuro

Dice que sigue tratando con sus amigos de toda la vida, le gustan el tenis, el submarinismo, la lectura- "aunque tengo poco tiempo, voy guardando los libros que me interesan en invierno para leerlos en verano"- y el mus. En cuanto a la música, afirma que "me gusta casi toda, menos el bakalao" y que siente debilidad por Beethoven. Pero en sus gustos musicales también entra por ejemplo Rosa, de Operación Triunfo. "Yo no veía los programas, pero mi hija Mónica me aficionó". Disfruta además con la zarzuela y la ópera. Ahora que ya no se presenta a la reelección, no piensa sin embargo en disfrutar de más tiempo de ocio, sino en seguir trabajando. Explica que tras su marcha de la Casa de la Villa "solicitaré en principio volver al Cuerpo de Inspectores, donde estaba en excedencia especial", pero está dispuesto a "ocupar cualquier cargo adecuado y en el que pueda ser útil", concluye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.