www.madridiario.es
    5 de julio de 2022

LGTBIfobia

"Madrid lleva años siendo un referente mundial de diversidad, tolerancia y acogida"

Los derechos LGTBI llegan a la Asamblea

Este sábado a las 20:30 en la plaza Pedro Zerolo de Chueca se organizará una nueva 'besada' como la de esta semana en Alcalá de Henares -convocada por COGAM y KifKif- para denunciar que el amor "no se cura".

El Gobierno regional abrirá un proceso sancionador contra una coach por promocionar en Internet terapias para 'curar' la homosexualidad. La decisión se ha acordado después de una denuncia presentada por la asociación Arcópoli.

Este lunes se ha condenado al presunto agresor de una pareja gay a una pena de 2.190 euros por quebrantar la orden de alejamiento que se le había impuesto tras insultarles y agredirles en julio de 2018 en Fuenlabrada.

La última agresión homófoba de este año en Madrid se produjo el pasado 26 de diciembre cerca de la estación de Príncipe Pío, donde un hombre propinó un golpe con una botella a un chico tras increparle. En total, en 2018 se han registrado 296 delitos de odio contra el colectivo LGTB.

La Comunidad de Madrid ha publicado el Proyecto de Decreto que regula la creación y el funcionamiento de un Consejo en el que el Gobierno regional y las asociaciones supervisarán la implantación de la Ley contra la LGTBifobia aprobada en junio de 2016. Durante este tiempo, las críticas sobre su no cumplimento han sido incesantes. Tanto, que fue una de las excusas con las que el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM) justificó la no invitación al Gobierno al último Orgullo.

La asociación Arcópoli ha convocado para este jueves una concentración en repulsa a una agresión ocurrida en Lavapiés, donde una mujer transexual fue insultada, amenazada y golpeada por un hombre.

Una persona transexual no binaria ha denunciado ante la Policía Municipal de Madrid una agresión por parte del controlador de accesos de una conocida sala de fiestas del barrio de Chamberí. Al parecer, el trabajador le practicó una llave tras impedirle la entrada. La víctima se había negado a identificarse como hombre o mujer, pese a que el local tuviera distintas tarifas de acceso.