www.madridiario.es
Mónica García, candidata de Más Madrid a las elecciones del 4M
Ampliar
Mónica García, candidata de Más Madrid a las elecciones del 4M (Foto: MÁS MADRID)

Mónica García, la médico más mediática

miércoles 07 de abril de 2021, 07:35h

Mónica García está en todas partes. La anestesista y diputada de la Asamblea, que compagina su labor como líder regional de Más Madrid con su puesto en el Hospital 12 de Octubre de la capital, lleva meses siendo uno de los principales focos de atención y cara más visible de la oposición a Isabel Díaz Ayuso. A pesar de que desde 2014 ha hecho frente públicamente a las políticas populares, la llegada de la pandemia ha aupado su perfil y su labor hasta ser la primera en la lista de la formación errejonista en las elecciones regionales del próximo 4 de mayo.

Hija de dos psiquiatras madrileños y criada en el barrio de Retiro, Mónica García tuvo claro desde joven que quería estudiar Medicina y, como parece que sucede con la mayor parte de las cosas que se plantea, lo hizo. Estudiante de la Universidad Complutense de la capital, tras licenciarse se especializó en Anestesiología y Reanimación haciendo la residencia en el Hospital 12 de Octubre, la que se convirtió en su casa profesional desde 2004. Doctorada en Dirección médica y Gestión Pública en la Escuela Nacional de Sanidad e Instituto de Salud Carlos III, García ha llevado de la mano el activismo y la política con su profesión.

De hecho, sus primeros pasos -y apariciones televisivas- las llevó a cabo como miembro y coportavoz de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), a la que se unió en 2012. Entonces, García fue una de las que se situó en primera línea de las manifestaciones y, tras las pancartas, plantó cara a las políticas del entonces consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, quien por entonces promulgaba su Plan de Medidas de Garantía de la Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid. El proyecto del popular, uno de los miembros más aguerridos del Partido Popular madrileño, comprendía entre otras medidas un recorte del presupuesto en Sanidad del 7 por ciento así como la privatización de algunos servicios hospitalarios.

Miembro de AFEM en manifestaciones, movilizaciones y encierros, García se hizo conocida entre los círculos del Partido Popular como una de las sanitarias más guerreras de la Marea Blanca, el movimiento sanitario que los años posteriores al 15M inundaron varias ciudades españolas bajo el lema 'La sanidad pública no se vende, se defiende’. Precisamente, en 2015 fue donde García dio el saltó oficial a la política regional de la mano de Podemos, siendo la número 26 en la lista de la formación morada que consiguió, encabezada por José Manuel López, hacerse con 22 diputados en la Asamblea vallecana en aquellos comicios.

“Me metí en política por la sensación de que las instituciones no nos representan y no están haciendo lo que tienen que hacer. Teníamos que hacer algo proactivo y no solo quedarnos en casa quejándonos. ¿Por qué Podemos? Porque es una herramienta para cambiar las cosas, donde se ha unido mucha gente con mi mismo perfil que antes éramos ajenos a la política, ahora ya no podemos decir que lo somos. Protestar en la calle y en el hospital está muy bien, pero donde verdaderamente se cuece el caldo es en las instituciones. Intentas cambiar las cosas desde ahí o es muy difícil hacerlo”, dijo García en una entrevista concedida a CUV3en 2015.

Desde entonces, García no ha abandonado el Parlamento regional, donde hoy lidera a la formación impulsada por Iñigo Errejón. Antes, sin embargo, ya ocupó puestos de relevancia dentro de la estructura de Podemos. En diciembre de 2017, durante la X Legislatura y debido a una reestructuración del grupo parlamentario Podemos, García se convirtió en la presidenta del grupo parlamentario en sustitución de Marco Candela y se incorporó poco después al Consejo de Coordinación de Podemos en la Comunidad de Madrid, una época en la que fijó sus labores en denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción del "despilfarro sanitario durante el mandato de Esperanza Aguirre".

En mayo de 2018, tras meses de desavenencias entre los 'pablistas' y 'errejonistas' en Podemos, Errejón lanzó su candidatura para el liderazgo y composición de la candidatura de la formación morada de cara a las elecciones a la Asamblea de Madrid. El proyecto, denominado 'Sí Madrid 2019', fue apoyado por el 98 por ciento de los militantes que participaron en aquellas primarias y permitió a Errejón incluir en la lista a 15 diputados -entre nacionales y regionales- más cercanos. Entre los nombres, Mónica García, quien ocupó la posición número 14, una por debajo de quien haya sido su compañero más próximo en la Cámara regional desde que Errejón la dejara, Pablo Gómez Perpinyà.

A pesar de que en los círculos políticos se esperaba que García estuviera más arriba en aquella lista, aquella idea se hizo realidad cuando Errejón anunció que concurriría finalmente a los comicios con la plataforma Más Madrid y de la mano de Manuel Carmena como candidata a la Alcaldía de Madrid. La ruptura entre Más Madrid y Podemos permitió a García ascender hasta la posición número 10 en la lista electoral, de nuevo, un puesto por debajo de Perpinyà. Así, ambos fueron elegidos diputados en los comicios del 26 de mayo, en los que la formación consiguió hacerse con el 14, 69 por ciento de los votos y 20 escaños.

Llegada de la pandemia

Desde entonces, el ascenso de Mónica García ha sido imparable. A pesar de que García ya había ejercido como portavoz en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid, primero con Podemos y después con Más Madrid, la llegada de la pandemia del coronavirus a España catapultó su labor. La gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, en especial por las determinaciones tomadas desde la Consejería de Sanidad, encabezada por el también médico Enrique Ruiz Escudero, han encontrado la críticas de García de manera constante y directa.

La médico no dejó su puesto en el Hospital 12 de Octubre de Madrid durante los meses más duros de la crisis sanitaria, se valió de las redes sociales para hacer llegar sus discursos a la sociedad madrileña, confinada en sus casas. “Lo que me parecía fundamental era no dedicarme a la política en exclusividad porque no es mi terreno, mi casa es el hospital. También es importante para tener un marco de realidad, porque cuando haces política te desconectas un poco. En mi caso, como estoy haciendo sanidad, tener un pie en el hospital y tener un pie en la asamblea me parece fundamental para mantener un equilibrio y para tener una opinión más amplia de cuáles son los problemas”, explicaba en la mencionada entrevista.

Así, compaginando su carrera profesional con la política, García tomó relevancia dentro del Hemiciclo, algo que pudo comprobarse cuando, el 26 de abril de 2020, defendió junto a Perpinyà la postura de su formación durante el Pleno monográfico sobre la gestión del Covid-19. En su intervención desde la Tribuna, García criticó el discurso de Ayuso y lamentó que “al parecer, los éxitos han sido solo suyos y los fracasos del resto. Esto me parece irresponsable e irreal. No puedo volver mañana al hospital diciendo a los trabajadores que la Comunidad no ha hecho nada mal y que es culpa la tiene una izquierda sectaria".

"Somos la cuarta Sanidad española con menos profesionales públicos. Los profesionales han estado solos en esta crisis, hemos tenido que montar un chat para organizarnos. Han cerrado en tres años 40 camas de UCI. Han construido 11 hospitales, 11 pelotazos urbanísticos y han reducido en 200 las camas, dos Ifemas por el camino", denunció García, que puso sobre la su rotundo desacuerdo con la creación de este último. “Habrá maravillado a sus directores de márketing, pero es el síntoma de su fracaso. No hubiera sido necesario abrirlo si no hubieran cerrado tantas camas. Ifema es su gran tapadera propagandística. Tiene tres hospitales en Madrid que son más grandes que Ifema y no se siente orgullosa de ellos", denunció García.

Asimismo, García demandó la llegada de rastreadores y denunció los sobrecostes del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, el que ha denominado como “el plató de televisión más caro” de Isabel Díaz Ayuso. Figura clave en la oposición al Gobierno de la Comunidad de Madrid, la anestesista se hizo con el liderazgo orgánico de Más Madrid en junio de 2020 por su valentía y compromiso" frente al modelo "de abandono" de la presidenta de la Comunidad de Madrid, como dijo Perpinyà entonces.

Sin embargo, sus constantes críticas al Partido Popular desde su inicio como activista, así como sus discursos directos y enjuiciadores en la Asamblea de Madrid, le han valido la animadversión de la bancada de la derecha, con la que en más de una ocasión ha protagonizado broncas en el Parlamento. Una de las más sonadas fue en diciembre de 2020, cuando García se dirigió al consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, como un "talibán", lo que dio paso a una discusión entre ambos en la que la médico hizo un gesto interpretado como una “amenaza” a Lasquetty. Las imágenes de televisión captaron el momento en el que García levanta la mano y simula la acción de robar, para posteriormente señalar, con el dedo pulgar levantado, al consejero, lo que desde el Partido Popular interpretaron como si García simulara apuntar con una pistola a Lasquetty.

La "Señora Difamadora", como la catalogó desde entonces el portavoz del Partido Popular, Alfonso Serrano, llegó hasta el Congreso de los Diputados después de que Cuca Gamarra denunciara los hechos en tiempo real, lo que hizo que su nombre cogiera peso también a nivel nacional. A partir de entonces, han sido varios los rifirrafes en la Cámara regional entre García y los miembros del Partido Popular, que incluso solicitaron su dimisión tras conocerse que había percibido una serie de retribunaciones como parlamentaria que no le correspondían por no contar con dedicación exclusiva, mientras permanecía de baja laboral -después de fracturarse el codo en mayo de 2020- como anestesiologa.

En esa ocasión, García indicó que ella misma avisó a los servios de la Asamblea de Madrid del error y que solicitó que se corrigiera de manera inmediata, para lo que propuso devolver el importe a través de un "único pago". Sin embargo, señaló García a través de un hilo en Twitter, "el personal de la Asamblea pide que sea descontado de su nómina mensualmente" hasta alcanzar los 13.000 euros acumulados, ya que alegan que "es más fácil la gestión". Para facilitar la salida de este error, dijo García, se aceptó la idea planteada por los servicios de la Cámara.

Convocadas las elecciones anticipadas, Más Madrid tardó poco en anunciar que Mónica García sería su candidata, a la que la militancia apoyó con un 90,38 por ciento de los votos. Y si bien pareciera que las cosas estaban claras dentro del partido una vez anunciados los comicios, el anuncio de su antigua formación, Unidas Podemos, de poner como cabeza de lista a Pablo Iglesias, la negativa de García a confluir con ellos en una lista conjunta -a pesar de lo que electoralmente podía suponer para la formación- lo dejó claro.

"Madrid no es una serie de Netflix. Llevo mucho tiempo trabajando para Madrid en los momentos más complicados desde la Asamblea. Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que en los momentos históricos nos pidan que nos apartemos, cuando hemos demostrado con creces que las mujeres sabemos frenar a la ultraderecha sin que nadie nos tutele", espetaba García, que admite a través de sus redes sociales tener como referentes a figuras de la izquierda como la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra; la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la política demócrata norteamericana Alexandria Ocasio-Cortez o la regidora barcelonesa, Ada Colau

Vida personal

Nacida el 16 de enero de 1974, Mónica García es madre de tres hijos, de edades comprendidas entre los 5 y los 10 años, por lo que “cierra en su agenda” para pasar tiempo con ellos. De hecho, a través de sus redes sociales la de Más Madrid comparte instantáneas de momentos como cumpleaños, paseos o excursiones con ellos.

“Soy madre de tres hijos maravillosos a los que tengo pensado dejar como herencia un mundo más justo y una sociedad mejor. Y ellos saben que cuando me empeño en algo, me empeño de verdad”, dice su biografía como diputada.

Entre sus otras pasiones, García disfruta del deporte, el que practica desde la adolescencia. Con 15 años comenzó a practicar atletismo, primero en el estadio de Vallehermoso y después en el INEF, disputando como corredora de 100 metros vallas en las semifinales de los campeonatos de España.

Amante asimismo del esquí, dedicó unas palabras en Instagram -junto a una fotografía- a Blanca Fernández Ochoa, a quien García se refirió como una mujer que “rompió techos de cristal y puso al deporte femenino en lo más alto cuando ser mujer y deportista era casi una utopía”, y con quien tuvo la “suerte” de cruzarse “cuando yo quería ser como ella: sonriente, valiente y luchadora”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios