www.madridiario.es

ANUARIO 2020

El año de la pandemia
Ampliar

Anuario 2020: el año de la pandemia

Un año para olvidar

Si recordamos cuando comenzó la pandemia nos parece que fue hace años pero no es así. En marzo, el estado de alarma y el confinamiento sumían a Madrid, y al mundo entero, en una espiral complicada que amenazaba con la vida de millones de personas. Los pronósticos se cumplieron. La peor de las pandemias jamás vividas, la Covid, irrumpía con fuerza en el hogar de los madrileños con un final agriculce en muchos de ellos. Un año para olvidar pero también un año para reflexionar sobre la capacidad de una sociedad que debe enfrentarse a un mal al que todavía no se ha conseguido vencer, aunque parece que comienza a ver la luz al final del túnel con la vacunación que se inició en los últimos días de 2020.

Aún así, la evolución epidemiológica en España sigue preocupando y mucho con la aparición de la nueva cepa británica que, según los expertos, se transmite con mayor facilidad. Un virus que dejó una tremenda huella en lo social: las colas del hambre y el infierno que vivieron algunas residencias todavía perdura entre los recuerdos más amargos.

Sin duda, 2020 estará marcado en el imaginario colectivo como el año en el que la salud de millones de personas en todo el mundo se vio amenazada por una pandemia sin precedentes. El coronavirus afectó a la economía del país y de cada hogar con efectos devastadores: cierre de negocios, aumento del paro, ERTE y ayudas para contener la sangría económica o de gasto extra de las administraciones que, en medio de la emergencia social, no pierden la ocasión de litigar sobre armonización fiscal o regla de gasto.

El virus también afecto profundamente al sector educativo. El cierre de las aulas y la falta de medios para seguir las clases en los hogares pusieron de manifiesto el déficit de medios tecnológicos para continuar la formación de manera virtual. A pesar de estas deficiencias, los alumnos pudieron finalizar el curso escolar. El regreso a los colegios en el mes de septiembre marcó una nueva manera de entender la educación: brotes en las aulas, cierre de clases y confinamientos temporales marcaron el inicio de un curso que se enfrentó a planes de contingencia y contratación de profesores de refuerzo para poder asumir el desdoble de clases y grupos burbuja. Pero la educación también vivió otros momentos polémicos como ocurrió con la Ley Celaá o el colectivo de familias que no llevaron a clase a sus hijos.

Pero a pesar del parón que supuso el virus, Madrid siguió creciendo como pudo. Proyectos que ven la luz y echan a andar, otros que continúan y algunos que ya pueden ser disfrutados por los ciudadanos; todos ellos forman parte de la transformación que la capital ha seguido experimentando este 2020.

La movilidad de la ciudad también ha estado condicionada por la pandemia y por las medidas que se han implantado tanto en la calle como en los transportes de la región. La peatonalización de Sol junto con más de 29 calles repartidas por todos los distritos de Madrid fue uno de los hitos relevantes junto al cambio climático y las bicicletas.

En materia de Medio Ambiente, han sido muchos los temas que han protagonizado este ámbito. El 2020 se inauguró con la polémica que ha traído el traslado de residuos al vertedero de Valdemingómez, procedentes de la Mancomunidad del Este. La anulación de Madrid Central, Madrid 360 y el Bosque Metropolitano coparon también parte de la actualidad el pasado año. Y la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), durante el confinamiento, alcanzó en abril los niveles más bajos de la última década y el cielo volvió a tornarse azul intenso.

La cultura se convirtió en otro de los sectores gravemente afectados este 2020. La llegada de la Covid-19 situó al mundo cultural en una encrucijada difícil de solucionar. Protestas y concentraciones intentaron paliar las consecuencias de una crisis y que sigue abierta en la actualidad. El teatro, la música, el cine y los eventos deportivos vieron como el virus les arrebató el ocio y la cultura de Madrid.

Un año político marcado por la pandemia, algunas dimisiones y muchos rumores. La gestión de la crisis sanitaria y los encontronazos entre los socios de Gobierno regional, así como otras críticas de la oposición, derivaron en rumores de moción de censura a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Este y otro asuntos generaron críticas y reproches de unos y otros.

Desde los primeros compases de la pandemia, se fraguó un vínculo sin precedentes entre los cinco grupos municipales representados en Cibeles. La oposición aparcó los naturales reproches para adoptar una “lealtad crítica” que alabó el propio José Luis Martínez-Almeida. Tras la suspensión del Pleno de marzo, la actividad parlamentaria se retomó en abril en una jornada en la que tanto la izquierda como Vox tendieron la mano al equipo de Gobierno. Más Madrid y PSOE reprobaron la actitud condescendiente del alcalde con la gestión de la crisis por parte de su compañera de siglas, Isabel Díaz Ayuso, pero brindaron su apoyo al tándem PP-Cs para reflotar la ciudad.

Además, la aprobación de los Presupuestos, los grandes proyectos, los toques de atención de la oposición y las discrepancias entre los socios de Gobierno fueron algunos de los temas más candentes a nivel municipal en la ciudad de Madrid.