www.madridiario.es
Peatonalización, bicis y el cambio climático: la movilidad en 2020
Ampliar
(Foto: Kike Rincón)

La peatonalización, las bicis y el cambio climático marcan la movilidad en 2020

viernes 25 de diciembre de 2020, 08:51h

La peatonalización de Sol junto con más de 29 calles repartidas por todos los distritos de Madrid ha marcado la movilidad en un año condicionado por la pandemia y por las medidas que se han implantado tanto en la calle como en los transportes de la región.

El bus con parada a demanda fue una de las primeras medidas que llegaron con la entrada del nuevo año. Un proyecto piloto por el que las mujeres y los menores que viajan en los autobuses nocturnos interurbanos pueden solicitar bajarse fuera de las paradas del itinerario "con el objeto de acortar su recorrido y proporcionarles una mayor seguridad. Entró en marcha a finales de enero en los municipios de Leganés, Fuenlabrada, Las Rozas, Pinto, Valdemoro y Parla y, a principios de marzo, unos días antes del inicio de la pandemia, este servicio ya había sido utilizado por cerca de 200 personas.

Un proyecto parecido en las formas que también puso en marcha la EMT bajo el nombre de 'EMT Smart Bus Madrid', una línea que cubría hasta finales de agosto el trayecto entre los hospitales Infanta Leonor y 12 de Octubre y que contaba con 73 puntos de recogida. Era el usuario el que a través de su aplicación podía reservar el servicio hasta con una semana de antelación, además de poder pagarlo desde una aplicación. El servicio se prolongó hasta finales de agosto con le objetivo de comprobar sus beneficios ya que, según declaró el Ayuntamiento en ese momento, este sistema permitirá "tejer mejor" la red de la EMT.

Pero Madrid Central, después de años de polémica desde que el gobierno de Carmena lo anunciara, ha vuelto a ser noticia este año que termina. José Luis Martínez Almeida, alcalde de la capital, recibió un gran jarro de agua fría en pleno verano, cuando un juez anuló la decisión de junio de 2019 del Ayuntamiento de establecer una moratoria de las multas en la Zona de Bajas Emisiones de la capital por ser 'disconforme a derecho' y al considerar que se debe proteger el Medio Ambiente.

A pesar de que se fue de uno de los pilares fundamentales del programa de gobierno con el que el popular ganó las elecciones, Almeida decidió no recurrir la decisión judicial, aunque no la compartía, y defendieron que el Ayuntamiento estaba centrado "en elaborar una estrategia que combata eficazmente las emisiones contaminantes, como es Madrid 360", con el que se prevé relajar las restricciones actuales y la vuelta al centro de los vehículos de gasolina posteriores a 2006 y diésel a partir de 2014.

Sin embargo, dentro del borrador de esta nueva Ordenanza, Almeida también tuvo que renunciar a a una de las medidas estrella de su estrategia anticontaminación. Aunque de manera temporal, en el borrador no se incluye los permisos para que los coches con etiqueta C puedan circular por Madrid Central.

Dentro de este plan, sin embargo, ya existen algunos apartados que han comenzado a funcionar por la capital. Es el caso de las líneas de autobuses 0 emisiones que la EMT ha ido desplegando para cruzar Madrid Central a lo largo de este año. La primera de ellas, la línea este-oeste, que une la estación de Atocha con el intercambiador de Moncloa, entró en funcionamiento la tercera semana de febrero con coste cero para los usuarios. A ella se han sumado dos más. A principio de marzo comenzó a rodar la línea que une Argüelles y Puerta de Toledo y que está en funcionamiento desde las ocho de la mañana hasta las nueve de la noche con una frecuencia de diez minutos. La tercera y última línea de cero emisiones que se ha puesto en funcionamiento este año es la perimetral de la EMT, denominada CO3 y que circunvala el distrito Centro.

Asimismo, con el objetivo de facilitar la circulación de los autobuses incidiendo de forma directa en la mejora de la velocidad comercial y, por tanto, en la oferta de plazas necesiarias por parte de la EMT, el consIstorio puso en marcha en verano 45 kilómetros adicionales de carril bus de manera provisional, tanto dentro como fuera de la M-30 Una medida que, en noviembre, pasó a ser permanente.

Y aunque no se trata de una puesta en marcha, la Comunidad de Madrid, anunció a pocos meses de que finalizara el año que el barrio de El Cañaveral, ubicado en el distrito madrileño de Vicálvaro, contará a comienzos de 2021 con un nueva línea exprés de autobús que conectará con Conde de Casal por el corredor de la A-3.

El coronavirus en el transporte

Esta no ha sido la única novedad que han podido observar los madrileños en lo relacionado a los autobuses en este 2020, un año que, sin duda, está marcado por la pandemia. Por ello, y para evitar contagios en el transporte público, tanto en los autobuses urbanos e interurbanos no se permitía, durante los primeros meses de la pandemia, el pago en efectivo del billete. Es decir, o se estaba en posesión de un título de transporte válido o los usuarios solo podían pagar con tarjeta bancaria. Una medida que también adoptaron en Renfe para prevenir contagios.

En esta misma línea, Metro de Madrid puso en marcha un sistema de control de aforo en las estaciones de la red que cuentan con una afluencia mayor de viajeros. Comenzó con 49 vigilantes de seguridad que lo realizaban de forma manual, aunque posteriormente se amplió hasta 148 estaciones del suburbano con un control de aforo automático. Asimismo, para la vuelta de las vacaciones de verano, y antes de que comenzara la segunda ola de la pandemia, Metro instaló dispensadores de gel hidroalcohólico en 50 estaciones. Ya en diciembre, y como medida de prevención de cara a la Navidad, desde la Consejería de Transportes se decidió, para ayudar a evitar aglomneraciones en la Puerta del Sol, que la estación de Sol cerrara todos los sábados de 19 a 20 horas hasta el 2 de enero.

Es en este entorno, precisamente, donde se llevó a cabo uno de los proyectos de peatonalización que el Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha en este año. Desde agosto, la Puerta del Sol se hizo peatonal, aunque las obras para su remodelación comenzarán en 2021. Bien es cierto que esta actuación si afectó desde el primer momento a la movilidad en la zona, cambiandose el itinerario de líneas de la EMT.

A pesar de todo, el mayor proyecto de peatonalización impulsado por el consistorio comenzó en mayo, cuando, para ayudar a prevenir contagios, decidió peatonalizar 29 calles los fines de semana y festivos. Es decir, se peatonalizaron 19 kilómetros de extensión, medida que se ha ido alargando en el tiempo durante todo 2020.

Más allá de la M-30

Pero no se puede hablar de movilidad si no se tiene en cuenta uno de los transportes que cada vez coge más fuerza entre los madrileños: la bicicleta Por ello, el Ayuntamiento de Madrid decidió extender BICIMAD a los distritos del sur de la capital e instalar 50 nuevas estaciones, de las cuales el 44 por ciento se han situado fuera del perímetro que acota la M-30. Así, Usera, Latina Carabanchel, Moratalaz y Fuencarral-El Pardo han concentrado 22 de las nuevas plataformas. Asimismo, la EMT llevó a cabo la sustitución de 700 bicicletas en el mes de febrero.

Esta ampliación del servicio hizo que los sindicatos denunciaran la pérdida de calidad que estaba sufriendo BICIMAD debido al gran volumen de trabajo y a los pocos efectivos con los que contaban en plantilla. Es más, denunciaron que en las cocheras de la EMT había más de 600 bicicletas acumuladas esperando a ser reparadas. Todo ello provocó que el Pleno municipal aprobara en octubre contratar más efecitos para BICIMAD y ayudas para la compra de bicicletas, convencionales y eléctricas.

Aunque este no ha sido el único cambio en cuanto al modelo de bicicletas distribuido en la capital. En agosto comenzaron a desplegarse por Madrid las primeras bicis eléctricas sin base fija. En total, 3.900 bicicletas eléctricas privadas, de las que 1.900 se han situado fuera de la M-30.

Pero la pandemia obligó a readaptar el modelo de movilidad regional y el Gobierno Central instó a las grandes ciudades a favorecer los itinerarios ciclistas. Sin embargo, la primera reacción por parte del Ayuntamiento fue una negativa a implantar en la capital carriles provisionales. Una medida que, tan solo un día después, el alcalde de Madrid rectificó y aseguró que "no descartaba cualquier alternativa que pueda mejorar los desplazamientos". Así las cosas, las diferentes asociaciones ciclistas, que también defendían posiciones distintas, llenaron Madrid de bicicletas para reivindicarla como medio de transporte durante la desescalada.

Ante las protestas, el propio alcalde de Madrid anunció en los primeros días de julio que el Ayuntamiento iba a poner en marcha un total de seis nuevos carriles bici que, de manera provisional, darían servicio a la demanda de los ciclistas. Pero estos carriles, ubicados, entre otros emplazamientos, en Méndez Álvaro, Paseo Camoens y Avenida de Daroca con Arcentales, no fueron bien acogidos por las asociaciones ciclistas, que denunicaron que eran inconexos e inseguros. Todo ello a pesar de que en los Pactos de la Villa se especificaba que debían ser "continuos y coherentes".

Un taxi sin destino

Los taxistas, sin duda, fueron uno de los gremios que más afectados se vieron por la declaración del estado de alarma y la prohibición de salir de casa si no era por causa justificada. A pesar de todo, trasladaban de forma altruista al personal sanitario.

Pero en junio, a parte de denunciar las dificultades que estaban teniendo para solicitar las ayudas municipales a la renovación de vehículos, pidieron al consistorio una "desescalada" en el sector y que se permitiera reducir el número de vehículos activos en calle ante la falta de demanda por la bajada de la actividad económica de la ciudad. Una medida que el Ayuntamiento incluirá en la nueva Ordenanza reguladora del taxi, que verá la luz el próximo año, y que la normativa vigente no permite actualmente.

Asimismo, la Comunidad de Madrid ha impulsado la puesta en marcha, por primera vez, de un servicio de taxi a demanda en la Sierra Norte como complemento al transporte de autobús. Este proyecto está enmarcado en la Estrategia para Revitalizar los Municipios Rurales.

Aparcamientos disuasorios

Por otro lado, también dentro de la estrategia Madrid 360, el Ayuntamiento de Madrid arrancó en el mes de agosto la construcción de tres aparcamientos disuasorios en la capital. El primero de ellos fue el del Fuente de la Mora, que contará con 403 plazas de aparcamiento. Además, también se está construyendo uno en Pitis y otro en Aviación Española, que tendrá 344 plazas y estará finalizado en el mes de junio.

Este último, y aunque pueda parecer a priori una buena noticia, ha estado envuelto en polémica por las protestas de los vecinos de Las Águilas, un barrio de clase trabajadora con problemas históricos de falta de aparcamiento. Por ello, los vecinos se mostraron partidarios al parking pero "público y gratuito". En cualquier caso, el consistorio tiene planeado en el Plan de Aparcamientos Disuasorios construir 14 espacios de este tipo.

Pero, sin duda, el aparcamiento que más ha dado que hablar ha sido el de la calle Menéndez Pelayo. Todo comenzó cuando la Asociación de Vecinos de Retiro Norte, tras conocer los planes del Ayuntamiento de esta obra, reunió casi 17.000 firmas contra la construcción de este aparcamiento subterráneo muy cerca de El Retiro, por lo que se decidió realizar una consulta ciudadana.

Sin embargo, debido al estado de alarma, la consulta ciudadania sobre el proyecto que se pondría en marcha quedó en suspenso y Almeida decidió llevar la propuesta a los Pactos de Cibeles. Tras varias polémicas, Begoña Villacís anunció a principios de diciembre que finalmente no se llevaría a cabo esta obra, aunque sí se modificaría la avenida. A pesar de las palabras de la vicealcaldesa, posteriomente desde el ala popular del gobierno municipal aclararon que todavía no había una decisión definitiva.

La Diagonal de Madrid

Y la ampliación de la línea 11 de Metro volvió a ser noticia este año. Aunque a mediados de 2020 se anunció que las obras de ampliación arrancarían en la segunda mitad de 2021, y tras obtener la declaración de impacto ambiental favorable, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, anunció, junto al consejero de Transporte, Ángel Garrido, la Diagonal de Madrid. Se trata de la ampliación de la línea 11 de Metro, que cruzará 11 de las líneas de Metro existentes -todas menos la 12, Metrosur- y tocará siete intercambiadores.

Es un proyecto que unirá Cuatro Vientos con Valdebebas Norte, pasando también por la estación de Atocha, Mar de Cristal o el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, entre otras. Sin embargo, este anuncio no fue bien acogido por los vecinos de Carabanchel, que llevan más de dos décadas escuchando ampliaciones de la línea 11 pero que, a la hora de la verdad, nunca se cumplen. Por ello, les cayó como un jarro de agua fría el nuevo proyecto, que empezará a construirse en 2022 y que espera contar con la financiación de los Fondos de Reconstrucción de la UE.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios