www.madridiario.es
'Doña Francisquita', en el Teatro de la Zarzuela
Ampliar
'Doña Francisquita', en el Teatro de la Zarzuela (Foto: Antonio Castro)

Doña Francisquita sin libreto

jueves 16 de mayo de 2019, 09:00h

El teatro de La Zarzuela estrena una nueva producción de Doña Francisquita dirigida por Lluís Pasqual. En la representación se cuenta como invitada especial con la gran Lucero Tena.

Doña Francisquita, de Amadeo Vives con libro de Romero y Fernández Shaw, se estrenó el año 1923 y desde el primer momento entró en el gran repertorio lírico español. Cada nueva producción se espera con interés ya que tiene una de las partituras más hermosas de nuestra lírica. Musicalmente, el nuevo espectáculo es impecable y cuenta con unos solistas que afrontan con seguridad romanzas tan comprometidas como la canción del ruiseñor o Por el humo se sabe donde está el fuego. El coro se luce en sus intervenciones, sobre todo en el coro de románticos, que es justamente aclamado. Sabina Puértolas, Ismael Jordi y Ana Ibarra, a los que vi con el primero de los repartos, están brillantes y responden a la expectativa con que los conocedores de la zarzuela esperan sus momentos estelares. Claro que, para momento estelar la aparición de una leyenda de la música: Lucero Tena, la extraordinaria solista de los palillos. Se le rinde un merecido homenaje en el tercer acto, antes del fandango, que ella interpreta a sus ochenta y un años con la maestría de siempre. Al terminar el público la aclama incansablemente. Verdaderamente oportuno este homenaje que podría repetirse con otros grandes artistas. En este caso, por la propuesta escénica de Pasqual, no interfiere en absoluto en la representación.

Que a los directores de escena actuales no les gustan nada los libretos de las zarzuelas lo han demostrado varias veces en las últimas temporadas. Es cierto que muchos de ellos están totalmente anticuados, pero son necesarios para entender el devenir de las partes cantadas.

Lluís Pasqual, desde la primera escena, deja claro que no se va a hablar en la representación. Una especie de narrador resume, más o menos, el argumento, basado en La discreta enamorada de Lope de Vega. Pero quien no conozca la historia no se enterará de nada. Aunque siempre podrá disfrutar de la música. El director sitúa el primer acto en un estudio de grabación en los años cuarenta del pasado siglo. Orquesta, coro y solistas se encuentran grabando un disco con la música de Doña Francisquita. No faltan comentarios airados de algunos solistas que reclaman decir sus escenas habladas. El segundo acto cuando, desde mi punto de vista, comienza a remontar el espectáculo, transcurre en un plató de TVE donde se graba la famosa zarzuela. Aquí la mano del director se advierte por doquier y todo funciona en ese pretendido escenario con una extraordinaria precisión y fluidez. Finalmente, en el tercer acto asistimos al ensayo de una producción contemporánea que pretende adaptar a los nuevos tiempos el ambiente de la zarzuela. Sobre la gran pantalla del fondo van proyectándose viejas películas que sirven como decorado a este pretendido ensayo. Nuevamente se deja sentir la mano maestra de Pasqual para poner en pie un espectáculo con decenas de artistas. No conviene dejar de reseñar la gran coreografía de Nuria Castejón ni la vigorosa dirección orquestal de Oliver Díaz.

La nueva Doña Francisquita no es, desde luego, convencional. Si algún espectador pretende ver la vieja propuesta de don José Tamayo sacando a Mari Carmen Ramírez en calesa para finalizar el primer actor, no la va a encontrar.

Doña Francisquita se representa en el teatro de La Zarzuela hasta el 2 de junio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.