www.madridiario.es
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.
Ampliar
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (Foto: Chema Barroso)

Reacciones políticas a lo sucedido en el debate de la SER

viernes 23 de abril de 2021, 15:17h

La campaña electoral de Madrid ha vivido uno de los momentos más tensos hasta la fecha durante el debate electoral desarrollado este viernes en la Cadena SER. El candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha abandonado el debate por las dudas planteadas por Rocío Monasterio sobre las amenazas de muerte recibidas en la sede del Ministerio de Interior. La misivas estaban dirigidas al que fuera vicepresidente segundo del Gobierno; al titular de dicha cartera, Fernando Grande Marlaska, y a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. Este enfrentamiento ha levantado los ánimos entre los políticos, que no han tardado en pronunciarse al respecto.

La candidata ausente del debate, la presidenta de la Comunidad de Madrid y cabeza del PP, Isabel Díaz Ayuso, ha sostenido en un primer momento a través de su cuenta de Twitter que "sin ninguna duda" condena "cualquier amenaza", como ha hecho "siempre". Ya por la tarde, en un acto de campaña en Tres Cantos, Ayuso ha lamentado la "confrontación" y los "ataques", y ha sostenido que condena "la violencia venga de donde venga", ya "sea un escrache, sea acordonar una casa o, por supuesto, enviar unas balas por correo". Para añadir luego que "lo que no puede ser es que aquellos que provocan esa violencia luego se hagan los ofendidos".

El PP de Madrid, tras finalizar el debate, ha escrito a través de la cuenta del partido el siguiente mensaje: "Iglesias, cierra al salir. 4 de mayo". Minutos después lo han borrado.

En esa línea, el alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha indicado que confía en que tras las elecciones del próximo 4 de mayo, el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, "cierre la puerta al salir", pues eso significa que los madrileños "no le habrán dado la fuerza suficiente". Almeida ha aseverado que la actitud de Rocío Monasterio "no se sostiene", pero ve un gesto "hipócrita" que el exvicepresidente segundo del Gobierno se haya marchado del debate cuando "ha alentado a la violencia en protestas por Hasel o en Vallecas".

Más suave se ha pronunciado el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, que ha matizado que desconoce "lo del tuit, probablemente se ha puesto eso para decir que en los debates es bueno estar y cuando se han enterado de la razón, imagino que lo habrán borrado, porque creo que no condenar este tipo de agresiones personales es muy grave", ha zanjado Casado. Asimismo, ha condenado "sin matices" los mensajes amenazantes porque "no condenar este tipo de agresiones es muy grave".

A pesar de ya haberse pronunciado durante el debate, los candidatos a las elecciones del 4 de mayo han vuelto a hacer referencia a lo sucedido tras la salida de la Cadena Ser. En el caso del candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha explicado que la salida del debate de Iglesias tiene que ver con que Vox ha hecho "apología de valores no democráticos", además de no haber condenado la amenaza particular que ha recibido el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.

"Las propuestas y nuestros verdaderos valores están por encima de cualquier listado de propuestas. Ante las amenazas particulares contra una persona que estaba allí, a mí no me basta una condena global", ha sostenido el candidato socialista.

También el candidato de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha denunciado lo sucedido y ha instado este viernes de nuevo a Isabel Díaz Ayuso a que diga que "no gobernará con Vox". Ha insistido diciendo que "con más razón es imprescindible que los madrileños se den cuenta de que para que el futuro de Madrid no depende de la radicalidad y uno de los extremos hay que votar a Cs", ha añadido.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha lamentado lo ocurrido y considera que se ha visto cómo "los extremos se necesitan y se retroalimentan". Del mismo modo, Luis Garicano, ha señalado que "la violencia se condena siempre" y que "ni las palabras, ni la actitud de Rocío Monasterio son aceptables". "Vox ha demostrado una vez más que no es digno de estar en el gobierno de Madrid, ni en ningún otro", ha añadido.

También por parte de la formación naranja, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha advertido este viernes de que su partido no va a permitir "que se convierta a Madrid en un campo de batalla. No hay que elegir entre quien cuestiona la violencia cuando la sufre otro, ni entre quien se levanta muy digno, pero se presenta con una lista cargada de violentos. No permitiremos que convirtáis Madrid en un campo de batalla. 4 de mayo: O un Madrid de ellos o un Madrid de todos", ha señalado en un tuit colgado en su cuenta de Twitter.

Unidas Podemos y Más Madrid no participarán en más debates con Vox

La candidata de Más Madrid, Mónica García, ha adelantado que "con esta ultraderecha no se dan las circunstancias" para más debates. A su juicio, es "absolutamente intolerable y despreciable la manera en la que ha actuado la señora Monasterio sin condenar los ataques y amenazas a uno de los candidatos que estaba sentado y se ha tenido que ir".

En la misma línea ha ido el líder de Más País, Íñigo Errejón, que en Twitter ha coincidido en señalar que "no hay condiciones para debatir así. No más shows regalados a la extrema derecha. Este ha sido el último. A barrerlos en las urnas".

Los dos implicados directos en la disputa tampoco han evitado comentar lo sucedido. Por su parte, Pablo Iglesias ha asegurado que no se puede normalizar a la "ultraderecha" y sus "barbaridades", como poner en duda las amenazas de muerte que recibió ayer, y que "cualquier demócrata" tiene que entenderlo. Por tanto, ha exhortado que se les tiene que derrotar en las urnas aparte de interponer denuncias. "Ayer fueron balas de Cetme. Mañana qué va a ser", ha declarado.

Asimismo, ha insistido en que no volverá a compartir espacio con esta formación y "se acabaron los debates contra la ultraderecha", dado que los demócratas no pueden legitimarles: "no se puede consentir lo que está pasando; demasiada impunidad, demasiado blanqueamiento".

Del otro lado, Rocío Monasterio ha criticado al resto de candidatos para las próximas elecciones por no querer "debatir" y ha asegurado que se ha querido "amordazar" a Vox. La candidata ha afirmado que "me voy con la sensación de que yo he condenado la violencia y nosotros somos los que sufrimos la violencia en las calles", ha señalado la candidata, quien ha reprochado a la cadena no querer que los candidatos "debatieran".

Tanto la cuenta oficial de Vox en Twitter como numerosos dirigentes del partido han mostrado en redes sociales su apoyo a Monasterio y se han burlado del enfado de Iglesias. "No llores, Pablín", ha pedido la secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, que ha instado al líder de Podemos a "aguantar el tirón" delante de "una mujer libre". Incluso el dirigente del partido, Santiago Abascal, ha lanzado un mensaje a través de su cuenta de Twitter.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios